Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Los activistas del cambio climático deberían tomar algunas lecciones de la mala gestión y la mala comunicación relacionada a la pandemia. En ambos casos, la gente de todo el espectro político se siente impotente ante el problema. En ambos casos, los expertos tienen que averiguar cómo conseguir que la gente supere esos sentimientos y actúe al respecto.

Es cierto que no son paralelos perfectos; la acción contra el cambio climático se enfrenta a un obstáculo que no ha surgido en la pandemia: un poderoso grupo de presión del sector de los combustibles fósiles que ha sido inteligente e influyente, sembrando las dudas del público sobre la ciencia que hay detrás del cambio climático. Aun así, la negación del cambio climático es cada vez más infrecuente, según una encuesta publicada en abril. El sondeo muestra que más de la mitad de los estadounidenses cree que la actividad humana está causando el cambio climático, y el 64% dice estar preocupado por ello.

PUBLICIDAD

Ese estudio procede de la Universidad George Mason y del Programa de Yale sobre Comunicación del Cambio Climático, fundado por Anthony Leiserowitz. Dice que tanto el Covid-19 como el cambio climático adolecen de lo que él llama falta de eficacia. Leiserowitz ha estudiado cómo ha evolucionado la percepción pública del problema climático a lo largo de los años. Para mantener la motivación para colaborar, dice, la gente necesita tener la sensación de que puede hacer algo que sea eficaz, algo que marque una verdadera diferencia.

Con la pandemia, la gente se siente “harta del Covid” en parte porque gastó mucha energía en cosas que, en retrospectiva, no tenían mucha eficacia: desde desinfectar el correo hasta mantener a los niños fuera de los parques infantiles o intentar correr con máscaras.

PUBLICIDAD

Con el cambio climático, el problema de las emisiones es tan grande que la gente no sabe por dónde empezar. Todo lo que hacemos, comemos y compramos genera emisiones de carbono. “Tenemos que trabajar mucho más en ese aspecto”, dijo Leiserowitz. “Incluso las personas más alarmadas por el cambio climático no saben qué pueden hacer como individuos o colectivamente”.

En una publicación en The New Atlantis, el científico social Taylor Dotson utiliza la expresión “alarmismo insostenible” para describir las burbujas de entusiasmo que se desinflan con respecto al Covid-19 o las acciones de mitigación climática. “[S]i bien las catástrofes exigen a menudo grandes sacrificios personales para superarlas, la capacidad del público para sostener estos sacrificios tiene duros límites, y no debemos tratar esto simplemente como un fracaso moral”, escribió.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los expertos en ambas áreas han sido demasiado condescendientes y se han centrado demasiado en cómo manipular a la gente para que se comporte, dijo Baruch Fischhoff, profesor de ingeniería y política pública de la Universidad Carnegie Mellon. “En ninguno de los dos ámbitos se hace hincapié en dar a conocer los hechos o en ayudar a la gente”, dijo. La gente necesita más medidas que puedan tomar y que tengan un impacto positivo, y menos culpa y culpabilidad por no ser perfectos.

Por ejemplo, pensemos en las mascarillas. Conseguir información científica sobre las máscaras holgadas que la gente encuentra cómodas todavía no es fácil; los limitados estudios sobre el enmascaramiento universal para proteger a la sociedad han mostrado efectos pequeños con mucha incertidumbre. Hace poco intenté preguntar a un experto sobre la eficacia de las mascarillas quirúrgicas -ya que es lo que lleva la mayoría de la gente- y todo lo que obtuve fue una vaga respuesta de que las mascarillas de alta calidad funcionan. Pero, ¿las mascarillas quirúrgicas deben considerarse de “alta calidad”?

PUBLICIDAD

Fischhoff dijo que, para empeorar las cosas, los expertos suelen insistir en cosas que la gente ya sabe y olvidan lo que no saben. En el caso del cambio climático, dijo, los expertos asumieron erróneamente que la gente sabía que el exceso de dióxido de carbono puede persistir en la atmósfera durante siglos, cuando en realidad la gente pensaba que se disiparía rápidamente como muchas otras formas de contaminación atmosférica. No lo veían como algo acumulativo. Y en el caso del Covid-19, la gente sigue sin tener claro qué entornos y actividades suponen los mayores y menores riesgos.

En ambos ámbitos, los expertos han tardado en admitir que todas las medidas de mitigación tienen un costo. A muchas personas les resulta difícil comunicarse y hacerse entender cuando llevan máscaras todo el día en el trabajo o la escuela. Del mismo modo, las medidas para reducir las emisiones causarán más dolor a unos que a otros.

PUBLICIDAD

Por supuesto, la mala comunicación está lejos de ser el único problema. La polarización política ha hecho casi imposible que los estadounidenses trabajen juntos sobre el clima. Todos los republicanos del Congreso votaron en contra de la Ley de Reducción de la Inflación, que destina una cantidad de dinero sin precedentes al desarrollo de energías más limpias. Y tampoco tardaron en abrirse brechas políticas sobre el Covid-19. No tiene por qué ser así. Los estadounidenses no siempre han estado tan polarizados sobre el cambio climático, dijo Leiserowitz, y en Europa hay poca polarización.

Pero el Covid-19 nos ha recordado lo rápido que pueden dilapidarse los preciosos recursos de la preocupación pública y la buena voluntad. No cometamos el mismo error con el cambio climático.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com