La sede de la Reserva Federal
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El programa de orientación a futuro de la Reserva Federal ha sido un desastre, tanto que ha puesto a prueba la credibilidad del banco central. El presidente de la Fed, Jerome Powell, parece estar de acuerdo en que hay que eliminar las estimaciones de dónde ve la Fed las tasas de interés, el crecimiento económico y la inflación en diferentes momentos del futuro. “Creemos que ha llegado el momento de ir reunión por reunión y no proporcionar el tipo de orientación clara que habíamos proporcionado”, dijo después de la reunión de política monetaria de la Fed del 26-27 de julio.

Cuando comenzó a ofrecer orientación prospectiva hace casi 14 años, la Fed esperaba que al dejar claras sus intenciones a través de su Resumen Trimestral de Proyecciones Económicas y sus conferencias de prensa, podría evitar perturbaciones en el mercado y reducir la volatilidad. El colapso financiero de 2008 había puesto de manifiesto la opacidad del antiguo sistema y la necesidad de transparencia. El banco central sucumbió a las presiones de transparencia y, en diciembre de 2008, comenzó a utilizar la orientación prospectiva cuando recortó la tasa de fondos federales a un día hasta casi cero y dijo que “empleará todas las herramientas disponibles para promover la reanudación del crecimiento económico sostenible y preservar la estabilidad de los precios. En particular, el Comité [Federal de Mercado Abierto, FOMC por sus siglas en inglés] anticipa que es probable que la debilidad de las condiciones económicas justifique niveles excepcionalmente bajos de la tasa de federales durante algún tiempo.”

PUBLICIDAD

El problema básico de la orientación hacia el futuro es que depende de datos que la Fed ha pronosticado de forma lamentable. Fue sistemáticamente demasiado optimista sobre una recuperación económica después de la Gran Recesión de 2007-2009. En septiembre de 2014, los responsables de formular políticas pronosticaron un crecimiento del producto interior bruto real en 2015 del 3,40%, pero se vieron obligados a rebajar constantemente sus expectativas hasta el 2,10% en septiembre de 2015.

La tasa de fondos federales no es una tasa de interés determinada por el mercado, sino que es fijada y controlada por la Fed, y nadie desafía al banco central. Sin embargo, los miembros del FOMC fueron infames a la hora de pronosticar lo que ellos mismos harían, como se ve en el llamado diagrama de puntos de las proyecciones de tasas individuales de los miembros del FOMC que se muestra en el gráfico. En 2015, su proyección media de la tasa de fondos federales para 2016 era del 0,90% y del 3,30% en 2019. Las cifras reales fueron del 0,38% y del 2,38%.

PUBLICIDAD
Proyecciones de la tasa de fondos federales de la Feddfd

La orientación a futuro no solo ha sido un fracaso, sino que puede haber aumentado, no reducido, la volatilidad de los mercados financieros. La Fed subió las tasas en febrero de 1994 sin previo aviso y en seis meses duplicó la tasa de fondos federales, desde el 3% al 6% de noviembre. Eso perturbó los mercados y provocó que los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense se dispararan en lo que se conoció como “La gran masacre de los bonos de 1994″. El rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años se disparó 2,3 puntos porcentuales, una cifra sin precedentes, entre febrero y noviembre de ese año. El índice de volatilidad del Chicago Board Options Exchange, o VIX, que sigue al mercado de valores, se disparó de 10,8 a 23,9 en abril.

A pesar de la restricción crediticia sin previo aviso, la volatilidad de los mercados financieros en 1994 fue moderada, en comparación con la experiencia reciente. Medida por la media móvil de 20 días de la variación porcentual diaria de los rendimientos, independientemente de que sea positiva o negativa, la volatilidad media de los bonos del Tesoro a 10 años en 1994 fue del 0,12%. La volatilidad media del índice S&P 500 fue negativa en un 0,01% y el índice VIX en 1994 fue de 13,9 de media.

PUBLICIDAD

Sin duda, muchos eventos actuales han causado incertidumbre en los mercados, pero la Fed ha estado allí con mucha fuerza con su orientación a futuro. Recordemos que a principios de este año el banco central creía que la inflación causada por las fricciones en la reapertura de la economía tras la pandemia y las interrupciones de la cadena de suministro era temporal. Solo, y de forma tardía, cambió de opinión, elevó las tasas y señaló que se avecinan más aumentos sustanciales. Los pronósticos defectuosos de la Fed dieron como resultado una orientación a futuro defectuosa y una mayor volatilidad del mercado financiero.

En consecuencia, la volatilidad de los mercados es mucho mayor que en 1994, antes de que el banco central difundiera sus planes. Utilizando mi misma medida de la volatilidad, este año hasta la fecha ha sido de media un 0,46% para el billete del Tesoro a 10 años. La volatilidad del S&P 500 también es mayor, un 0,09% negativo, y el VIX ha alcanzado una media de 25,8.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, los mercados financieros sin orientación futura pueden estar más tranquilos. Como presidente de la Fed, Powell tiene un enorme peso en el banco central y creo que su sugerencia de poner fin a la orientación a futuro prevalecerá.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com