Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — “Insoportable”. Así es como un miembro del parlamento finlandés describe la visión de los turistas rusos que cruzan la frontera, abasteciéndose de recuerdos mientras el ejército de Vladimir Putin bombardea Ucrania.

Y lo que es peor, el hecho de que algunos de estos turistas se adentren en la zona Schengen sin visado de la Unión Europea parece socavar una red de sanciones que ha cerrado el paso a los superyates de los oligarcas, los pasaportes dorados y los vuelos procedentes de Rusia. Los datos de la aseguradora Rosgosstrakh PJSC muestran que los destinos de la UE representaron el 25% de sus contratos de seguros de viaje en línea en junio y julio, con España e Italia en los tres primeros puestos, según Russian Travel Digest.

PUBLICIDAD

En respuesta, se están aplicando restricciones a los visados nacionales. Pero a medida que aumenta la presión para que se prohíban los visados a los ciudadanos rusos en toda la UE -con el apoyo de la República Checa, actual titular de la presidencia de turno de la UE- debemos preguntarnos hasta qué punto sería efectiva o “inteligente” esa sanción.

Aunque dicha prohibición sería un gesto de apoyo a los Estados vulnerables a las puertas de Rusia, también corre el riesgo de agrupar a los amigos y enemigos de Putin, tanto desde el punto de vista moral, como forma de castigo colectivo, como desde el punto de vista práctico, al ayudar a los disidentes rusos a encontrar seguridad en el extranjero. La ruta finlandesa de Schengen ha sido utilizada, por ejemplo, por ciudadanos rusos que se oponen a la guerra y que han acabado en Francia.

PUBLICIDAD

Algunos políticos dicen que esto no tiene por qué ser un problema: la UE ofrece visados “humanitarios” a los rusos que huyen de la persecución, lo que significa que sólo los veraneantes serían el objetivo de la medida. Pero si la ruta Schengen ha sido clave, dicen los observadores, es precisamente por los caprichos del proceso de asilo y el escaso número de visados humanitarios que se entregan. Los exiliados que huyen se enfrentarán a más puertas cerradas.

Ninguno de estos trastornos es comparable a la situación de los refugiados ucranianos y los familiares que entierran a sus muertos, obviamente. Pero sería un paso atrás. Uno de los recién llegados a Francia desde Moscú, el especialista en salud pública Daniel Kashnitsky, de 41 años, me dice que sabe lo afortunado que es: Después de pasar una noche en una cárcel rusa por protestar contra la guerra, solicitó con éxito el asilo en abril y huyó con su familia para evitar que su hijo de 18 años fuera reclutado.

PUBLICIDAD

Kashnitsky dice que apoya cualquier medida que pueda cambiar el curso de la guerra, pero cree que una prohibición de visado podría ser contraproducente. “Hace el juego a Putin”, dice, temiendo que los exiliados que regresen o los disidentes a los que se le impida entrar en la UE sean utilizados como propaganda. “Estamos en el mismo bando y tenemos que unirnos”.

De hecho, Occidente podría considerar a la diáspora como un recurso a cultivar. Mientras que los defensores de la prohibición dirían que la mayoría de los rusos no están en absoluto en el mismo bando, con una aprobación de la guerra del 77%, el grupo de expertos CEPA considera que el apoyo principal a la guerra se solapa con el 76% de los rusos que nunca han estado en el extranjero. A ellos no les afectaría ni les conmovería una prohibición de visados, a diferencia de los profesionales altamente cualificados que abogan por la emigración como forma de agotar el estado de Putin. Estados Unidos aspira a atraerlos renunciando a algunos requisitos de visado (como hizo en la Guerra Fría).

PUBLICIDAD

Aprovechar la fuga de cerebros de Putin podría defender los valores democráticos dando asilo a las víctimas de la persecución y también aportar los beneficios económicos de la inmigración cualificada, dice Konstantin Sonin, economista de la Escuela de Políticas Públicas Harris de la Universidad de Chicago. Supondría un cambio con respecto a los visados para inversores y los pasaportes dorados que han beneficiado al entorno más cercano de Putin y han alimentado una comprensible indignación.

No se trata de desestimar las preocupaciones de seguridad de los Estados de Europa Central y Oriental que han desempeñado un enorme papel en la acogida de millones de refugiados ucranianos y están directamente expuestos a las amenazas de Moscú, como por ejemplo sobre las mercancías que transitan por el enclave báltico de Kaliningrado. Estonia acaba de repeler la mayor oleada de ciberataques en más de una década.

PUBLICIDAD

Pero los debates sobre los visados distraen la atención de la prioridad de ayudar a Ucrania aumentando la ayuda financiera a Kiev, desbloqueando el estímulo económico para los hogares y acelerando las decisiones vitales sobre la ampliación de las centrales nucleares en Alemania y los campos de gas holandeses. La inflación agobiante y la escasez de energía son la verdadera amenaza para el esfuerzo bélico; hablar de aislar a Rusia con una prohibición de viajar choca con los 83.300 millones de euros que la UE ha enviado a Rusia en concepto de combustibles fósiles desde la invasión. Esto, más que los autobuses llenos de turistas, puede ser la contradicción más insoportable de todas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com