Europa

Primera ministra de Finlandia da negativo en test de drogas tras críticas por fiesta

El escándalo no ha provocado ninguna petición seria para que Sanna Marin dimita y los socialdemócratas en el poder respaldan a su líder

Sanna Marin, primera ministra de Finlandia
Por Leo Laikola y Kati Pohjanpalo
22 de agosto, 2022 | 03:41 PM

Bloomberg — Un análisis de drogas realizado a Sanna Marin dio resultado negativo este lunes, lo que refuerza la idea de que la primera ministra de Finlandia no verá impactos materiales por las críticas recibidas tras la aparición de videos suyos de fiesta.

El análisis, realizado el viernes, no mostró ningún indicio de consumo de drogas, según informó el gobierno en Helsinki en un comunicado. En el análisis de orina se buscó la presencia de cocaína, opiáceos y anfetaminas, así como de otras sustancias, dijo la oficina de Marin a través de un correo electrónico en respuesta a una serie de preguntas.

Marin se sometió a la prueba para refutar las especulaciones sobre el consumo de drogas que surgieron a raíz de la filtración de un vídeo en el que aparecía bailando y de fiesta con amigos en una residencia privada a principios de agosto.

PUBLICIDAD

Distintos medios de comunicación de Finlandia se han enfrentado a críticas por alegar, sin pruebas, que se hubo cosumo drogas en la fiesta en cuestión. El escándalo no ha provocado ninguna petición seria para que Marin dimita y los socialdemócratas en el poder respaldan a su primer ministro.

Aun así, la posición de Marin se ha visto debilitada tras los anteriores escándalos provocados por su afición a las discotecas.

En diciembre, Marin se enfrentó a intensas críticas de los medios de comunicación tras disfrutar de una noche de fiesta a sabiendas de que había estado expuesta al Covid-19, aunque no infringió ninguna norma oficial de aislamiento.

PUBLICIDAD

También fue criticada por dejar su teléfono oficial en casa esa noche, lo que hizo que se cuestionara la facilidad con la que se podía contactar con ella en caso de crisis. En otro caso, invitó a un grupo de juerguistas a una fiesta ad hoc en la residencia oficial, lo que suscitó preocupación por la seguridad.

Los políticos finlandeses pueden verse sometidos a una tormenta de atención mediática por acciones que no suscitarían ninguna preocupación en otros lugares. El entonces Primer Ministro Alexander Stubb fue reprendido por llevar pantalones cortos a una rueda de prensa, mientras que la Comisaria Europea finlandesa Jutta Urpilainen se enfrentó a críticas al principio de su carrera por posar con medias de rejilla.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD