Jerome Powell
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, hable en Jackson Hole a finales de esta semana, no le faltarán críticos al acecho para analizar cada uno de sus comentarios. Su tema casi universal es que la Fed ha hecho demasiado poco y demasiado tarde para frenar la creciente inflación. Powell, según el argumento, se creyó la opinión equivocada de que la inflación de 2021 sería transitoria.

Como resultado, la Fed siguió pisando el acelerador cuando debería haber pisado el freno, manteniendo las tasas de interés en cero durante 2021. Para enmendar esos errores, Powell tendrá que convencer al público de que está abandonando el marco de política de la Fed y admitir que está preparado para infligir dolor.

PUBLICIDAD

La verdad es mucho más optimista. Sí, Powell necesita dar un tono sólido y creíble contra la inflación. Pero la Reserva Federal lleva luchando contra la inflación desde marzo, tanto de palabra como, sobre todo, de obra. Y el esfuerzo parece estar dando sus frutos.

El Índice Ajustado de Condiciones Financieras de la Fed de Chicago, por ejemplo, mide lo difícil que es para los consumidores y las empresas obtener préstamos. Una lectura por debajo de cero representa unas condiciones relativamente fáciles; por encima de cero significa que son relativamente difíciles.

PUBLICIDAD

Desde la Gran Recesión, el índice sólo ha estado por encima de cero en tres ocasiones: la primera, tras la crisis del techo de la deuda del verano de 2011; la segunda, durante los primeros meses de los confinamientos por el Covid-19 en 2020; y el pasado junio. Eso fue justo después de que Powell anunciara que la Fed aumentaría las tasas de interés en 75 puntos básicos y dijera que las subiría durante el tiempo necesario para bajar la inflación.

La Fed cumplió esa promesa al subir las tasas en otros 75 puntos básicos en julio. Después de esa reunión, Powell dejó claro que no había compensación entre la inflación y el empleo, porque no se podía garantizar un mercado laboral estable si no se tomaban medidas para estabilizar los precios.

PUBLICIDAD

La naturaleza de sentido común de este comentario podría ocultar su carácter hawkish. Desde la Gran Depresión, los economistas de la corriente dominante han considerado que el papel de la Reserva Federal es tratar de equilibrar las preocupaciones contrapuestas de bajo desempleo y baja inflación.

La posición de Powell es que, en el corto plazo, vale la pena cualquier aumento del desempleo que sea necesario para reducir la inflación al 2%. Esto porque proporciona estabilidad al mercado laboral a largo plazo. Desde el punto de vista de la economía estadística, eso no es estrictamente cierto. Es perfectamente posible que un país acepte tasas de inflación de dos dígitos como “precio” de un crecimiento rápido.

PUBLICIDAD

Sin embargo, desde el punto de vista de la economía política de EE.UU., es exactamente correcto. Hay aproximadamente cero posibilidades de que el sistema político estadounidense acepte unas tasas de inflación tan altas como las actuales año tras año sin hacer algo drástico, y tal vez incluso tontamente destructivo.

Sin embargo, algunos economistas dicen que Powell no ha sido lo suficientemente estridente. El ex secretario del Tesoro Larry Summers, por ejemplo, se ha apoderado de la declaración de Powell de que la Fed había alcanzado casi niveles neutrales de tasas de interés. La lógica de Summers -que con una inflación subyacente de entre el 4% y el 5%, las tasas de interés tendrían que ser al menos tan altas para que las tasas “reales” después de la inflación lleguen a cero- tiene sentido a nivel superficial, pero los datos del mercado lo desmienten.

PUBLICIDAD

El gobierno de EE.UU. vende bonos protegidos contra la inflación que compensan al comprador por la inflación real durante su plazo. La tasa de interés a cinco años protegida contra la inflación pasó del -1,6% a finales del año pasado al 0,3% en agosto. Al igual que el índice de condiciones financieras, esto representa un endurecimiento significativo.

Algunos expertos en bonos consideran que la reciente caída de los rendimientos en los mercados de renta fija en general es una prueba de que los inversores están cuestionando la decisión de Powell. Pero la explicación más plausible es que los bonos están subiendo porque la situación en Europa se está deteriorando rápidamente. Es probable que eso ejerza una presión continuada a la baja sobre los precios de las materias primas y reduzca la inflación en Estados Unidos. Los rendimientos de los bonos ajustados a la inflación se han mantenido fuertes.

PUBLICIDAD

Tras la adopción por parte de Powell de la hipótesis de la inflación transitoria en el retiro de Jackson Hole del año pasado, atacarlo ahora es el camino de menor resistencia. Pero sus críticos están librando la última guerra. Las palabras y acciones de Powell desde principios de este año han dado en el clavo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com