El edificio de la Reserva Federal
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Los grandes del mundo de la banca central se reúnen el jueves en el Simposio anual de la Reserva Federal en Jackson Hole, Wyoming. El tema, titulado con gracia, es “Reevaluar las limitaciones de la economía y la política”. Es necesario reflexionar honestamente sobre las causas de la inflación desenfrenada que enfrenta actualmente la mayor parte del mundo. El historial de previsiones económicas de los bancos centrales está en ruinas, al igual que la confianza en que nuestros señores de la moneda saben lo que hacen. Los errores cometidos esta semana pueden desencadenar dislocaciones en los mercados.

No ayuda el hecho de que el concepto de orientación anticipada de la política de tasas de interés se esté descartando en favor de la dependencia de los datos antes de cada reunión. Algo tiene que llenar este vacío, por lo que el discurso principal del presidente de la Fed, Jerome Powell, el viernes, tiene que aclarar cuánto riesgo está dispuesto a asumir el banco central estadounidense con la economía para matar a la bestia de la inflación. Es simplista decir que hay una contrapartida entre el crecimiento y el aumento de los precios al consumo, pero cualquier respuesta a la situación actual que no intente al menos cuadrar ese círculo no se sostendrá.

En el foro del Banco Central Europeo celebrado en Sintra (Portugal) en junio, Powell admitió que “ahora comprendemos mejor lo poco que entendemos sobre la inflación”. Ahora se necesita más franqueza sobre cómo se subestimó tanto el monstruo inflacionario, y hasta dónde están dispuestos a llegar los responsables de formular políticas para sacrificar el crecimiento -y el empleo- para domarlo.

La reacción de los bancos centrales del mundo ante la pandemia evitó una gran recesión, pero el estímulo se mantuvo durante demasiado tiempo. Las condiciones financieras súper relajadas, los mercados bursátiles en alza y los precios de los activos deberían haber dado suficientes pistas. Para decirlo en términos militares, la expansión de la misión combinada con la falta de planificación de la retirada tras la invasión nos ha llevado hasta aquí.

PUBLICIDAD

Powell fue categórico en Sintra al afirmar que no controlar las expectativas de inflación suponía una amenaza mayor que la recesión. En otras palabras, los golpes a las tasas de interés continuarán hasta que mejore la moral de los consumidores. ¿Pero qué significa esto para la política futura? ¿Dónde está el umbral de dolor de la Fed para ahogar el crecimiento económico y provocar el desempleo?

La hoja de balance de la Fed solo se ha contraído un 2% desde su picodfd

Esta es la tercera vez que la Fed intenta reducir su balance, con rápidos retrocesos tras el “taper tantrum” de 2013 y otro giro en 2018 en los primeros días del mandato de Powell. Es comprensible que los mercados financieros mantengan una sensación de desconfianza, basada en todas las reacciones de las autoridades monetarias desde la crisis financiera mundial, de que los bancos centrales volverán a bombear estímulos si el mercado bursátil se desploma o la economía tropieza.

El mundo tiene un problema de un dólar demasiado fuerte, alimentado por las subidas de tasas en EE.UU., y a medida que la economía mundial se resienta, el alza del billete verde se convertirá también en un lastre para el crecimiento estadounidense. La reducción de la cantidad de dólares en circulación, que la Reserva Federal está a punto de intentar mediante la reducción de su balance en US$1 billón por año, tiene posibles consecuencias no deseadas.

PUBLICIDAD

La Fed no dejó de añadir estímulos hasta marzo, cuando también empezó a subir las tasas oficiales desde casi cero. Apenas hemos empezado a endurecernos con sólo un 2% de las compras de flexibilización cuantitativa. Los riesgos de cometer más errores de política, al saltarse alegremente el pasado, son elevados.

Los operadores y los inversores apuestan por un giro de tuerca. La retórica de los funcionarios de la Fed, incluso de las supuestas palomas, ha sido sorprendentemente dura, pero aún no ha conseguido reajustar las expectativas del mercado. La economía estadounidense sigue estando en buena forma, salvo algunas señales preocupantes del mercado inmobiliario, pero una mirada al otro lado del Atlántico debería hacer reflexionar.

El BCE se encuentra en un dilema peor, ya que se enfrenta a un crecimiento mucho menor y a un repunte de la inflación impulsado por su dependencia energética de Rusia. El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, ha subrayado que la inflación alemana superará el 10% y ha manifestado su deseo de acelerar la retirada de los estímulos. El BCE no dejó de añadir estímulos hasta julio, poniendo fin a una era de ocho años de tasas de interés negativas. Sin embargo, el euro ha caído por debajo de la paridad con el dólar, su nivel más débil en 20 años. Las advertencias de recesión se disparan con el índice compuesto de gestores de compras de la zona euro, que cae por debajo del nivel 50 que separa el crecimiento de la contracción.

El mejor indicador a futuro para el crecimiento europeo se ha debilitado notablemente este trimestredfd

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, no asistirá este año a Jackson Hole, por lo que los ojos estarán puestos en la participación de su compañera en el Comité Ejecutivo, Isabel Schnabel, en una mesa redonda el sábado. En una entrevista con Reuters la semana pasada, Schnabel hizo hincapié en el riesgo de desanclaje de las expectativas de inflación, incluso si la zona del euro entra en recesión. También mencionó la posibilidad de que el BCE discuta pronto una salida de sus programas de QE de 5 billones de euros. Esto se produce mientras los rendimientos italianos a 10 años vuelven a situarse en torno al 3,7%, cerca de la zona de peligro en la que la carga de su deuda se hace menos sostenible.

PUBLICIDAD

El Banco de Inglaterra se encuentra en una situación similar a la del BCE, con una inflación que ya alcanza los dos dígitos y la complicación añadida de que la política fiscal se ha endurecido a principios de año, pero es probable que sea mucho más relajada en los próximos meses. El gobernador Andrew Bailey asistirá a Jackson Hole, pero no está previsto que intervenga. Dado que el Banco de Inglaterra está a punto de embarcarse en la venta activa de su casi US$1 billón de tenencias de flexibilización cuantitativa, es de esperar que aproveche su tiempo para consultar con sus homólogos de la Fed sobre sus experiencias de aumento de los costos de endeudamiento al mismo tiempo que se reduce el balance.

Retirar el estímulo es complicado, ya que el dinero fluye como el agua por el sistema mundial. Los programas de compra de bonos en las principales economías tuvieron un efecto estimulante en otros lugares, por lo que lo contrario debe ser un gran riesgo a medida que el ajuste cuantitativo se pone en marcha en múltiples regiones. Ahora que ha llegado el momento de retirar la ponchera, esperemos que se repita la unidad mostrada entre los bancos centrales durante la pandemia, pero eso debe comenzar con una comunicación clara de lo que ha ido mal, así como de lo que hay que hacer para solucionarlo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com