El alquiler puede ser una salida inteligente para los millennials.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Si esperas que tu trabajo le dé sentido a tu vida, te estás exponiendo al fracaso. En otros tiempos, el trabajo era sólo una transacción económica: Alguien te pagaba por tu trabajo y eso te permitía vivir y mantener a tu familia. Pero, por diversas razones, hoy en día muchos trabajadores esperan algo más. Quieren que su trabajo tenga un propósito y un significado. Y si no lo encuentran, algunos renuncian a sus empleos o se limitan a hacer un esfuerzo mínimo por su sueldo.

Es un error costoso, aunque entiendo que sea tentador. Me encanta mi trabajo y lo encuentro increíblemente gratificante. Deseo lo mismo para todos los demás. Pero no siempre he encontrado mi trabajo especialmente significativo. La satisfacción en el trabajo no es fácil; es algo que se consigue con el tiempo, a medida que se ganan habilidades y estatus en el campo.

PUBLICIDAD

Mi mejor consejo, si estás buscando un trabajo, es que te decantes por el dinero (o por la oportunidad de aprender algo nuevo, o por el equilibrio entre la vida laboral y la personal que necesitas) y te alejes de cualquier empleador que pregone una misión o prometa dar un propósito a tu vida. Esas promesas conducen a la decepción, más que nada. Si eso te parece poco convincente, la mejor solución es ajustar tu definición de lo que consideras significativo.

Los empresarios se han visto obligados a competir por los trabajadores a medida que la escasez de mano de obra se hacía más intensa. Para ayudar a su contratación, varias empresas de consultoría encuestaron a los trabajadores para averiguar qué buscan en un empleo. Y esas encuestas muestran que no se trata del dinero; los trabajadores de hoy buscan más significado. Una encuesta reveló que los trabajadores aceptarían un recorte salarial del 23% por un trabajo que les resulte significativo.

PUBLICIDAD

Hay muchas maneras diferentes de definir el “significado” de un trabajo, pero una respuesta popular es que el trabajo sirva para un propósito superior. No es de extrañar que la necesidad sea más pronunciada en los jóvenes, algunos de los cuales han empezado a presumir en las redes sociales de “renunciar tranquilamente”, es decir, de rehuir los trabajos que no consideran dignos de un esfuerzo adicional. El CEO saliente de Whole Foods, John Mackey, se quejó recientemente de que los más jóvenes no trabajaban tanto porque exigían trabajos significativos antes de habérselos ganado.

Esta percepción de “falta de sentido” no se debe a que la actual generación de jóvenes sea más idealista que sus predecesores, sino a que los primeros puestos de trabajo implican mucho trabajo pesado que a menudo parece inútil. El desarrollo de habilidades puede ser un proceso desagradable, lleno de tareas aburridas que son necesarias para adquirir maestría, y con inevitables fracasos que a veces resultan frustrantes y humillantes. Es difícil encontrar el sentido mientras se bebe café sin parar o se pasa la noche en vela obsesionado con el tipo de letra de la presentación de PowerPoint de otra persona. Pero así es como se aprenden habilidades como la atención al cliente, la gestión del tiempo y la negociación de la cultura laboral.

PUBLICIDAD

Así que los primeros trabajos no son tan diferentes. Lo que puede haber cambiado es la expectativa de que cada trabajo debe ser significativo de una manera particular para salvar el mundo.

Esas nuevas expectativas son el reflejo de un mundo que ha cambiado, especialmente en los últimos tiempos. Trabajar desde casa significa pasar menos tiempo charlando con los compañeros, lo que deja más tiempo para preguntarse qué sentido tiene todo esto. El trabajo también tiene menos sentido si no te sientes parte de un equipo porque no te ves ayudando a tus compañeros. Un mercado laboral ajustado también significa que la gente puede ser un poco más quisquillosa con el trabajo que elige.

PUBLICIDAD

También hay grandes cambios culturales que se han ido gestando durante décadas. Los MBA ya no quieren ser Gordon Gekko, sino Bill Gates (al menos, durante su etapa de filantropía). Muchas empresas tecnológicas prometen a sus trabajadores una misión para hacer del mundo un lugar mejor, y eso suena convincente. Y en todo el país, muchas personas están menos conectadas con sus comunidades o iglesias, y ahora su trabajo tiene que llenar ese vacío.

Esto no es sólo ineficiente desde el punto de vista económico; los empleos con misiones elevadas y promesas de realización espiritual suelen conducir a la frustración. En realidad, gran parte de la satisfacción en el trabajo proviene de la sensación de que hay un camino para avanzar. Esa es una de las razones por las que el ejército (donde mantener la moral es especialmente crítico) tiene caminos tan rígidos y claros para avanzar. Si trabajas en una empresa cuya misión es obtener beneficios, los parámetros para avanzar son claros.

PUBLICIDAD

Cuando la misión es más confusa, el avance se vuelve más arbitrario, y eso puede acabar con la moral. Por ejemplo, la tienda de zapatos en línea Zappos, que alguna vez prometió proporcionar un propósito, ser el tipo de lugar en el que incluso se trabajaría gratis. Con el tiempo, la cultura se volvió tóxica porque los empleados no tenían una idea de lo que significaba el éxito o lo que tenían que hacer para avanzar.

Piensa en esto: Aunque la encuesta de McKinsey reveló que los trabajadores quieren encontrar un sentido a su trabajo, el sector con uno de los mayores índices de abandono es el de las organizaciones sin ánimo de lucro.

PUBLICIDAD

Los empleadores tienen que tomar decisiones difíciles para mantenerse en el negocio. Eso puede significar trabajar con un cliente que no se ajusta a sus normas morales, o evitar cuestiones políticas controvertidas. Puede significar trasladar algunos puestos de trabajo al extranjero, donde la mano de obra es más barata. Estas decisiones son comprensibles cuando la misión es el beneficio. Pero si la misión es hacer del mundo un lugar mejor, cada empleado tendrá ideas diferentes sobre lo que es aceptable (especialmente si se acepta menos dinero y se trabaja muchas horas al servicio de esta misión). Entonces, es difícil no tomarse todo como algo personal, lo que conduce a una cultura mucho más tóxica.

La mayoría de nosotros pasamos una gran parte de nuestras vidas en el trabajo. Es importante tener un sentido de propósito y estar motivados por lo que hacemos. Pero lo que pocas personas dirán es que el significado no proviene de una misión para cambiar el mundo. La gente se siente valiosa cuando puede aplicar sus habilidades para resolver problemas. A veces esa satisfacción viene de resolver los grandes problemas del mundo, pero más a menudo es conquistando los pequeños. Las personas que afirman tener un alto nivel de satisfacción laboral no suelen trabajar en empresas emergentes u ONGs; las encontrarás en todo tipo de trabajos, como la conducción de camiones. Hacen bien su trabajo, aplican sus habilidades y se les paga en consecuencia: no es complicado.

PUBLICIDAD

Todos los trabajos tienen sentido. Si alguien te paga por hacer algo, tiene valor. Y si el deseo de un trabajo con una gran misión que dé sentido a tu vida te impide trabajar duro o permanecer en un trabajo el tiempo suficiente para desarrollar habilidades, no sólo ganarás menos dinero, sino que nunca encontrarás lo que buscas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.