Bloomberg Green

Una startup de Utah hace un “mapa del tesoro” de la energía geotérmica

Zanskar pretende solucionar un importante punto ciego a medida que más empresas excavan en la tierra para obtener energía limpia

Una central geotérmica de vapor seco en Calipatria, California. Fotógrafo: Bing Guan/Bloomberg
Por Mark Bergen
28 de agosto, 2022 | 04:13 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Carl Hoiland creció en una zona rural de Oregón, haciendo viajes a las montañas de la Sierra con su abuelo para buscar oro y uranio. En la escuela de posgrado, Hoiland estudió la energía geotérmica, la compleja ciencia de convertir las fuentes de calor enterradas en la tierra en electricidad.

Pronto se dio cuenta de lo poco que había avanzado este campo. Los promotores de la geotermia a veces tienen suerte con un géiser o una fuente termal natural, pero, por lo demás, las operaciones conocen tanto los riesgos y las recompensas del terreno como los buscadores de oro o los exploradores de petróleo hace décadas. “Hay que guiarse por el instinto”, dice Hoiland. “Así trabajaba mi abuelo”.

En 2019, Hoiland cofundó Zanskar, una empresa de análisis de datos con la intención de resolver ese problema. El progreso técnico ha renovado el interés en la geotermia como método limpio para calentar los hogares y proporcionar energía de grado de utilidad. La empresa de Hoiland, con sede en Utah, construye un modelo de software de los pozos (con información sobre el volumen del yacimiento, la densidad de la roca y los campos magnéticos) para obtener una instantánea de la producción potencial de energía. A continuación, vende estos datos a los promotores, ofreciéndoles una idea más clara de dónde excavar y de los riesgos de determinados lugares. Hoiland lo califica de “mapa del tesoro” para un sector renovable que está recibiendo una repentina atención.

PUBLICIDAD

“Hay suficiente energía en la corteza terrestre para alimentar miles de millones de vehículos eléctricos, bombas de calor y centros de datos, si sólo pudiéramos localizarla”, dice Chris Sacca, socio gerente de Lowercarbon Capital, un inversor. “Entra Zanskar”.

La energía geotérmica estuvo de moda hace unas décadas, pero la inversión se agotó porque la energía solar y la eólica requerían mucho menos capital inicial. El método, como dijo un analista de energía el año pasado, tiene “riesgo de petróleo y gas, pero con rendimientos de servicios públicos”.

Los nuevos métodos de perforación de recursos más profundos y calientes han hecho que los inversores sean más optimistas en cuanto a la rentabilidad. Fervo, una empresa emergente de geotermia que trabaja con Google, anunció una ronda de financiación de US$138 millones a principios de esta semana. Las grandes petroleras han invertido en este campo.

PUBLICIDAD

El Departamento de Energía de EE.UU. ha liberado fondos para la geotermia. Y la nueva Ley de Reducción de la Inflación equipara la geotermia con la eólica y la solar para obtener créditos fiscales en los proyectos que comiencen a construirse hasta 2024, según BloombergNEF.

“La ganancia potencial parece mucho mayor”, dice Michael Sachse, director general de Dandelion Energy, una empresa que trabaja en la geotermia para la calefacción residencial. “Ahora hay muchos más dólares disponibles”.

Zanskar se dirige a los desarrolladores a escala de red, no a las empresas emergentes ni a las operaciones residenciales, aunque Hoiland declinó compartir los clientes. Su empresa acaba de recibir una inversión de US$12 millones de Lowercarbon, Union Square Ventures y la rama de riesgo de Munich Re, la aseguradora alemana. Albert Wenger, socio gerente de Union Square Ventures, dice que Zanskar está “muy por delante de cualquier otro” con su oferta.

Un informe de 2019 del Departamento de Energía calculó la tasa de éxito de los pozos geotérmicos durante la exploración en torno al 50%. Algunas estimaciones sitúan la tasa de pozos productivos incluso por debajo.

Hoiland ve su ventaja en los datos. Durante una llamada por videoconferencia, gira su cámara para mostrar pilas de cajas situadas frente a su escritorio. Están llenas de material topográfico que Zanskar compró a un geólogo que trabajó para una empresa geotérmica que quebró hace décadas (Hoiland no quiere dar el nombre de la empresa). Al analizar estos datos históricos con un software de aprendizaje automático, la empresa promete una previsión más sólida de la energía disponible en los emplazamientos geotérmicos.

Hoiland afirma que su empresa ha cartografiado cientos de yacimientos geotérmicos y puede medir señales sísmicas que los modelos convencionales del sector del petróleo y el gas suelen ignorar. “Hemos sido capaces de encontrar anomalías que nadie más ha encontrado”, afirma.

PUBLICIDAD

En la actualidad, la geotermia representa un escaso 0,2% de la capacidad mundial de generación de energía, unos 16 gigavatios, según el BNEF. Sin embargo, a medida que bajen los costes y aumente la inversión, la empresa de investigación prevé que esa producción alcance los 27 gigavatios en 2030.

“Se trata de un recurso totalmente infrautilizado”, afirma el inversor Wenger. “Está justo debajo de nuestros pies”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD