Estilo de vida

Mercedes-Maybach S 580 resurge gloriosamente de entre las cenizas

La nueva oferta de la marca Maybach es un opulento carro que combina lo mejor de la conducción Mercedes con un exceso de comodidades

Mercedes-Maybach S 580
Por Hannah Elliott
03 de septiembre, 2022 | 07:02 PM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — “Un momento. Dejaste tu teléfono”.

El tono dulce de la voz procedente de las profundidades del Maybach me agarró desprevenido. No sabía quién era, pero tenía razón. Había dejado mi celular cargando en el tablero central.

Resulta que el Mercedes-Maybach S 580, especialmente su sistema de vigilancia de inteligencia artificial a bordo, no pierde mucho para las personas que pueden gastar los US$184.900 (precio inicial) para obtener uno.

PUBLICIDAD

Cuenta con portavasos que mantienen tu café caliente o tu spritz frío. También tiene sistemas que promueven la circulación y la respiración profunda a través de los músculos y ajustando los sonidos, la iluminación, la purificación del aire y la aromatización. A ello se suman parasoles que proporcionan tanto discreción como protección de los rayos solares.

Mesas plegables con vetas de madera que se despliegan para apoyar computadoras portátiles. Almohadones de ante hinchados como malvaviscos atados a los reposacabezas. Calentadores que tuestan tu cuello y brazos, no solo tu espalda. Es demasiado.

No había tenido la posibilidad de reseñar este auto hasta hace poco, aunque los clientes lo han conducido (o se han subido a él, en realidad) durante todo el año. Y cuando vi el auto prestado, fui reticente a aceptarlo. La pintura bicolor Champagne/Coca-Cola me hizo dudar; me pareció demasiado llamativa y anticuada para un auto que esperaba que fuera “sólo” un Mercedes-Benz Clase S mejorado.

PUBLICIDAD

Al final de la semana, me sentí tan cómodo y seguro dentro de esta digna máquina de la que puede que me haya enamorado accidentalmente. Con su color y todo.

La fuerza y el estatus del nombre Maybach siguen siendo confusos en el mercado actual, ya que tiende a entrar y salir de la cultura pop. La marca, de 113 años de antigüedad y amada por magnates y titanes de la música, ha sobrevivido a años de letargo salpicados de éxitos salvajes. Pero, independientemente de que la gente acabe queriendo comprar esta iteración, puedo ofrecer una nota definitiva: conducir el Mercedes-Maybach S 580 es algo para recordar. Ir como pasajero es aún mejor.

De vuelta de entre la cenizas, otra vez

Es posible que hayas oído hablar de “Maybach” recientemente junto con el nombre del diseñador Virgil Abloh. El difunto director de moda masculina de Louis Vuitton diseñó un Mercedes-Maybach S 680 de 18 pies (5 metros) de largo, que saldrá a la venta de forma limitada en todo el mundo a finales de este año. También diseñó un concept car Project Maybach todoterreno, que no llegará a producirse, pero que deja entrever posibilidades futuras.

Son los últimos de una larga lista de autos de una de las marcas de automóviles más antiguas del mercado, que se convirtió en sinónimo de velocidad, potencia y prestigio después de que Wilhelm Maybach y su hijo, Karl, la fundaran en 1909. Ya en la década de 1920, los Maybach, incluido el SW 42, incorporaban inventos tan novedosos como las ventanillas eléctricas.

Desde entonces, y hasta los últimos años, a los que me referiré en un momento, la marca ha oscilado entre el estado de coma y el soporte vital, con algunos momentos brillantes de relevancia y popularidad. En 1960, Daimler-Benz adquirió el tambaleante negocio de Maybach Motorenbau, y en 1997, tras un largo letargo, Mercedes presentó un moderno concepto de Maybach en el Salón del Automóvil de Tokio. Los Maybach 52 y 62 llegaron a principios de la década de 2000. Un Maybach 57 de 2004 fue inmortalizado cuando Jay-Z y Kanye West lo presentaron en un vídeo para su canción Otis de 2011, justo cuando la marca se retranqueó debido a las bajas ventas.

En 2014, Mercedes revivió la insignia con la nueva denominación Mercedes-Maybach; un modelo de producción se estrenó en 2015 y dio lugar a modelos muy limitados como el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet (99 unidades) y el Mercedes-Maybach S 650 descapotable (300 unidades) emitidos en los años intermedios, así como modelos de nicho como el Mercedes-Maybach S600 Pullman. Está previsto un Mercedes-Maybach eléctrico para 2023.

PUBLICIDAD

Rejuvenecimiento por doquier

Todo el mundo está de acuerdo en que el potencial de Maybach para ganar mucho dinero para su empresa matriz es enorme. De hecho, es la pieza clave de una nueva estrategia comercial anunciada por Mercedes-Benz Group AG (DMLRY), que se centrará más en vehículos de gama alta y mayor margen. (El precio inicial del Maybach que conduje es aproximadamente US$75.000 más que el de un Mercedes Clase S normal, y los precios suben a partir de ahí).

Es un gran éxito.

El año pasado, Mercedes-Maybach vendió más de 15.000 unidades en todo el mundo, lo que supone un aumento de más del 50% respecto a 2020, impulsado en gran medida por las ventas en China.

En mayo desveló un nuevo concepto (un ejercicio de ideas para mostrar lo que la marca podría considerar para futuros vehículos de producción) que incorporaba boucle tipo Chanel, tachuelas de oro rosa, cuero blanco y piel sintética desgreñada que básicamente parecía una máquina expendedora que había explotado. Pero eso es sólo cosa mía.

PUBLICIDAD

El diseño del coche está pensado para “darte un puñetazo en la nariz”, me dijo Steffen Köhl, director de diseño exterior avanzado, en una entrevista en el estudio de diseño de Mercedes en Niza, Francia, en aquel momento. Me consideré golpeado.

A principios de este año, Maybach nombró a Daniel Lescow, un exejecutivo de la división Smart de Daimler de modales suaves, como su máximo responsable y portavoz principal para promover el rejuvenecimiento de la marca.

PUBLICIDAD

En Carmel, California, la semana pasada para el salón del automóvil, Lescow me dijo que Mercedes-Maybach ya ha vendido más de 10.000 unidades en todo el mundo en el primer semestre de este año, un aumento del 80% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Como he dicho, un éxito de ventas.

El aquí y el ahora

Lo que nos lleva al auto que examinamos, destinado a lanzar la marca de nuevo a la modernidad. El Mercedes-Maybach S 580 ofrece mucho rejuvenecimiento a los que estamos dentro de sus confines, por razones que tienen poco que ver con su motor V-8 de 496 caballos y 516 libras-pie de par.

Conduciendo desde Hollywood hasta la redacción de Bloomberg en Century City, me sentí más en sintonía con su suspensión “airmatic”, la amortiguación activa y la suave transmisión automática de nueve velocidades, lo que significaba que se deslizaba sobre los baches de Santa Mónica Boulevard como una mantarraya atravesando una piscina de mareas.

PUBLICIDAD

El hecho de que pueda alcanzar las 60 mph en 4,7 segundos y obtenga sólo 24 mpg en la carretera no es genial, pero no estás comprando un carro de confort de 5.236 libras por su velocidad y eficiencia. Más relevantes para la discusión son la media docena de puertos de carga, una nevera opcional en la cabina trasera con copas de champán y el abundante espacio para las piernas, ya que la distancia entre ejes del Maybach es más de 7 pulgadas más larga que la del Clase S estándar. El objetivo de este auto, en caso de que no lo haya explicado lo suficiente, es la relajación y el confort totales.

El color de las luces ambientales interiores puede cambiarse según el estado de ánimo y las preferencias.  Fotógrafo: Hannah Elliott/Bloombergdfd
Puede que los colores del algodón de azúcar te parezcan demasiado, pero desde el asiento del conductor tienen sentido. Fotógrafo: Hannah Elliott/Bloombergdfd

Hablando de eso: Aunque yo no bebí en copas de champagne dos amigos que me acompañaron en una noche en la ciudad sí se dieron el gusto de disfrutar de la experiencia de lujo de Maybach. (Cenamos en Gigi’s, en West Hollywood. Si no vas a conducir, pide el cóctel de tequila y carbón Smoke & Mirrors. Si no vas a pagar, pide el lenguado Dover de US$58).

Me encanta invitar a gente que no conduce a acompañarme en cosas elegantes; la forma en que abordan y digieren todo es fascinante e informativa, y a menudo se acerca más a los comentarios de la vida real que cuando “los expertos” los examinan.

PUBLICIDAD

Mis amigos reclinaron los dos asientos traseros calefactados y ventilados a nivel de jet privado (también está disponible un asiento trasero) y jugaron con los auriculares inalámbricos negros de la cabina trasera y el sonido envolvente de alta gama Burmester.

Ajustaron los 64 colores de la iluminación ambiental interior para que se pareciera a un “club nocturno de Tokio, pero en el buen sentido” y elogiaron lo que descubrimos que era el “No. 12 Mood” que perfuma el espacio desde el pequeño disco de fragancia que se encuentra en la guantera.

Comentaron lo bueno que era que los soportes de los cinturones de seguridad tuvieran una fina línea roja iluminada alrededor del lugar donde se encajan, para que no te cueste abrocharte el cinturón por la noche.

Comentaron lo genial que era que el logotipo de Maybach, similar a una señal de murciélago, se mostrara en el suelo cuando se abrían las puertas. Les fascinó el cierre suave de las puertas, algo que a nadie se le ocurriría preguntar al estudiar los autos bonitos, pero que contribuye en gran medida a la sensación general de lujo opulento. Ni siquiera los dos colores de la pintura exterior molestaron a mis gemelos fashionistas; de hecho, les encantaron.

A la mañana siguiente, cuando volví a sentarme en el Maybach en mi trayecto diario, me encontré con mis ojos acariciando la preciosa madera a rayas del salpicadero (me hizo soñar que estaba descansando en uno de esos caros barcos de madera que se encuentran en el lago Como) y haciendo llamadas telefónicas a gente que normalmente evitaría, sólo porque era muy fácil pasar por las opciones multimedia utilizando los comandos de voz, los controles del volante y la pantalla central multimedia táctil OLED de casi 13 pulgadas.

Ni siquiera me importó el calor de 38 grados ni la lucha constante contra los conductores ineptos por Olympic Boulevard en hora de mucho tráfico.

En algún momento, cerca del bulevar Robertson, me percaté. Mercedes había conjurado algún tipo de factor X aquí: El atractivo del Maybach S 580 es mayor que la suma de sus muchos detalles. Cuanto más tiempo pasaba en él, más cuidado me sentía y más me gustaba. Ahora sólo tengo que contratar a un conductor.

Lee más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD