Actualidad

Entusiasmo por Copa del Mundo trasciende a Catar; turismo se esparce a otros países

La escasez de hoteles y las estrictas reglas sobre el alcohol hacen que los aficionados miren más allá de Doha

Viajeros en la terminal de salidas del aeropuerto internacional Hamad de Doha, Qatar, el jueves 23 de junio de 2022.
Por Leen Al-Rashdan
04 de septiembre, 2022 | 08:14 AM

Bloomberg — Catar se prepara para recibir más de un millón de aficionados al fútbol en el marco del boom turístico que implicará la Copa del Mundo. No obstante, enfrenta una complicación, y es que muchos de ellos no podrán o no querrán quedarse allí.

La escasez de alojamiento y la baja tolerancia al consumo de alcohol y a las fiestas en un país musulmán y conservador han llevado a decenas de miles de aficionados a tomar la decisión de instalarse en países cercanos durante el transcurso del torneo.

Los vuelos de los días de partido desde las principales ciudades de la región transportarán a los espectadores a los partidos, lo que beneficiará a las aerolíneas, los hoteles y la hostelería de países como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Omán.

PUBLICIDAD
Gulf Tourism | UAE leads annual visitorsdfd

El ya popular centro turístico de Dubai es el que más se beneficiará. De los más de 90 nuevos vuelos que aterrizarán cada día en la ciudad anfitriona, Doha, unos 40 saldrán de los EAU. Se ha reservado un nuevo hotel construido en una isla artificial con forma de palmera para los huéspedes que planeen establecerse en Dubai y tomar el vuelo de 40 minutos a Doha, con procedimientos de inmigración simplificados.

Dubái será “la principal puerta de entrada” a la Copa del Mundo, con un número probablemente mayor de personas que pasarán por la ciudad que por Catar, afirmó Paul Griffiths, CEO de Aeropuertos de Dubái. “La capacidad hotelera de Catar es bastante limitada y tenemos mucho que ofrecer aquí”.

Catar lleva 12 años preparándose para recibir a la Copa y calcula que la afluencia de 1,2 millones de visitantes añadirá US$17.000 millones a su economía. En medio de la preocupación por la escasez de alojamiento, los organizadores han alquilado dos cruceros y montarán más de 1.000 tiendas de campaña en el desierto. Un servicio de transporte regional conectará Doha con otras ciudades, como Mascate, Riyadh, Jeddah y Kuwait.

PUBLICIDAD

Arabia Saudita y Omán están celebrando festivales para atraer a los aficionados y planean agilizar los procedimientos de viaje. La Autoridad de Turismo de Arabia Saudita dice que espera un aumento significativo de visitantes relacionados con la Copa Mundial, y que los inscritos en la tarjeta de aficionado Hayya de Catar pueden solicitar visados de entrada múltiple al reino.

Por su parte, el Ministerio de Patrimonio y Turismo de Omán afirma que el torneo “elevará el perfil de muchos destinos regionales” y tendrá un impacto económico más allá del evento.

Tanto la FIFA como Catar han acogido con satisfacción los beneficios turísticos que llegarán a la región.

Hinchas dubitativos

No es sólo la escasez de alojamiento lo que hace que los aficionados busquen otros lugares.

Los códigos de vestimenta locales, que obligan a hombres y mujeres a cubrirse el cuerpo desde los hombros hasta las rodillas en muchos espacios públicos y las estrictas normas sobre el consumo de alcohol no hacen de Catar el destino ideal para algunos.

“A los aficionados al fútbol les gusta divertirse mucho y creo que hay muchas dudas”, afirma Dan Allen, director general de la agencia londinense DPA Sports Travel. “Dubai parece la opción más segura para los aficionados que quieren vivir al límite”.

PUBLICIDAD

Un alojamiento más asequible, la disponibilidad de habitaciones en cadenas de confianza y la percepción de que los EAU tendrán un enfoque más indulgente hacia el alcohol están impulsando a muchas personas a elegir Dubai en lugar de Doha, dijo Allen.

Queda por ver si el principal patrocinador, Anheuser-Busch InBev NV, puede convencer a Catar de que permita a los aficionados beber cerveza Budweiser en los estadios, una batalla que tuvo que afrontar en el Mundial de Brasil 2014 y que ganó.

El Comité Supremo de Catar para la Entrega y el Legado ha prometido que habrá alcohol en algunas “zonas de aficionados” designadas fuera de los estadios y otros lugares de hospitalidad, y que se anunciarán más detalles a su debido tiempo.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, se crearán zonas de aficionados en todo Dubai, incluido el NH Dubai The Palm, donde la agencia de viajes Expat Sport ofrece paquetes que incluyen vuelos a Catar y un bar deportivo para ver los partidos. La agencia espera tener el cupo completo de 5.000 ocupantes y ha reservado habitaciones en otros hoteles en previsión del aumento de la demanda.

Evento compacto

El periodo de mayor actividad para Catar será la fase de grupos, en la que se celebrarán cuatro partidos al día en estadios de Doha y sus alrededores. Dos de los estadios están a sólo 10 minutos en auto, mientras que el más lejano está a sólo una hora. Esto hace que el evento sea más compacto que las 21 Copas del Mundo que lo precedieron.

PUBLICIDAD

Rusia, que organizó el último torneo, tenía estadios repartidos en 11 ciudades, mientras que Brasil celebró partidos en 12 ciudades. Para el Mundial de 2026, México, Canadá y Estados Unidos compartirán la responsabilidad de la organización.

Un torneo compacto ofrece a los aficionados la oportunidad de ver más de un partido en un día, dijo Alan Holt, CEO de Expat Sport. Holt, que durmió en el suelo de un gimnasio en Japón durante el Mundial de 2002, y compartió un departamento de una habitación con cuatro amigos en Moscú en 2018, dijo que la escasez de alojamiento para un evento deportivo tan grande no es nada nuevo.

Y los aficionados al Mundial han demostrado una y otra vez que están dispuestos a viajar para ver los partidos.

PUBLICIDAD

“Espero que quienes visiten la región por primera vez se vayan impresionados”, dijo Holt. “Para algunos se trata de una experiencia en la lista de deseos, para otros es un viaje de cuatro años con amigos y para muchos es una oportunidad de venir a una parte del mundo diferente a la que tenían antes”.

Con la asistencia de Simone Foxman.

PUBLICIDAD