Liz Truss, ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, en el escenario durante una campaña electoral del Partido Conservador en Norwich, Reino Unido, el jueves 25 de agosto de 2022.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Los pronósticos sobre el nombramiento de Liz Truss como próxima primera ministra británica el 5 de septiembre son tan elevados que la mayoría de la gente ha dejado de prestar atención a la carrera por el liderazgo del partido conservador. Así que consideremos las probabilidades de que sea una líder eficaz, o incluso una gran líder.

Las posibilidades son, sin duda, bastante bajas. Su trayectoria en una serie de puestos en el gobierno, desde la educación hasta el medio ambiente, pasando por el comercio y ahora la secretaría de Asuntos Exteriores, no ha mostrado aspectos extraordinarios. En su afán de eficiencia como secretaria de Medio Ambiente y de acuerdo a la prensa británica, redujo los fondos destinados a las autoridades dedicadas a garantizar que las compañías de agua no vertieran demasiadas aguas residuales en ríos y mares. ¿Adivina qué es lo que han hecho en exceso?

PUBLICIDAD

Al iniciarse la contienda por el liderazgo, los conservadores la describieron (en su mayoría de forma anónima) como rara, propensa a las equivocaciones o, en el mejor de los casos, una pobre imitación de Margaret Thatcher. El líder que una gran parte de su partido parece querer es -aguarden- Boris Johnson.

Según las encuestas actuales, su partido será expulsado en las próximas elecciones y Keir Starmer, el líder laborista que nunca ha hecho vibrar el pulso electoral, sería mejor primer ministro. Con los precios de la energía en disparada y llevando a millones de hogares a la pobreza energética y un crecimiento bajo o negativo, el panorama económico es sombrío. La crisis invernal anual del Servicio Nacional de Salud (NHS por su sigla en inglés) se ha adelantado y no hará más que agravarse; cuando el NHS está en dificultades, se considera que el gobierno está fallando.

PUBLICIDAD

Aun así, vale la pena dejar el escepticismo. Es posible contar con todos esos obstáculos, ser profundamente escéptico con algunas de las políticas que Truss esbozó durante su campaña (como es mi caso) y ver pocas cosas en su historial que la hagan destacar. Pero no sería la primera vez que un líder fuerte o eficaz es subestimado al principio. Quizá pueda estar a la altura de las circunstancias.

Thatcher, que había sido considerada como la “mujer simbólica” del gobierno de Ted Heath, fue considerada una ministra poco excepcional y estuvo a punto de ser despedida. Puede que el largo historial de Angela Merkel tenga que revisarse ahora a la luz de la guerra de Rusia en Ucrania, pero fue un coloso en la escena europea durante muchos años. También se la subestimó profundamente y a menudo se la descartó desde el principio por parte de la clase política y de muchos miembros de su propio partido. Por otro lado, Barack Obama fue comparado con John F. Kennedy; se esperaba grandeza. David Cameron, el etoniano que pareció deslizarse al poder, fue presentado como el hombre que restauraría las perspectivas electorales de los conservadores después de tres derrotas consecutivas y modernizaría el conservadurismo.

PUBLICIDAD

¿Qué indicios tenemos de que Truss podría dar una sorpresa en la carrera electoral? Ya ha terminado con las expectativas de una lucha reñida contra el excanciller Rishi Sunak. Si se confirma como líder, no sólo habrá derrotado a su oponente, sino que lo habrá neutralizado. No es una hazaña menor, dado que durante mucho tiempo fue el favorito para sustituir a Johnson.

Sí, se dirigió a un público muy limitado en la campaña, pero demostró disciplina y habilidad en los mensajes; conectó con los votantes conservadores en los debates y actos electorales y fue capaz de corregir el rumbo en las pocas ocasiones en que tropezó. Un buen líder se rodea de los asesores adecuados, que ella claramente ha tenido.

PUBLICIDAD

Como secretaria de comercio, exageró una serie de acuerdos de prórroga, lo que provocó bufidos de expertos en comercio, que señalaron sin cesar que no eran nada importante. El Reino Unido se limitó a traducir los acuerdos comerciales de los que disfrutaba como parte de la Unión Europea en acuerdos bilaterales. Pero los hizo sin dramatizar, lo que es algo en un gobierno que tuvo problemas con la entrega.

Como ministra de Asuntos Exteriores no se tambaleó ni se doblegó ante Moscú. Llevó el ridículo de Vladimir Putin como una insignia de honor. Lo hizo mejor que su predecesor inmediato, Dominic Raab (que estaba de vacaciones cuando Gran Bretaña se retiró de Afganistán) o que Johnson. Sus ataques a la administración pública, al Banco de Inglaterra y, más recientemente, al presidente francés tendrían consecuencias de ser primera ministra, pero fueron una política electoral inteligente.

PUBLICIDAD

Truss ha presionado contra el wokery (forma de referirse a actos y opiniones de personas especialmente sensibilizadas con los problemas sociales) y una vez se describió a sí misma como una “feminista de Destiny’s Child”, diciendo que cree en la independencia de las mujeres. Pero su gabinete puede ser uno de los más diversos de cualquier primer ministro. Kwasi Kwarteng está llamado a ser el primer Ministro de Hacienda negro de Gran Bretaña. Otros candidatos a puestos en el gabinete son James Cleverly, de madre sierraleonesa, Suella Braverman, de origen indio, y Kemi Badenoch, una estrella emergente del partido cuyos padres proceden de Nigeria.

Por supuesto, la primera ministra Truss se apartará de la candidata Truss. Odia las dádivas, pero tendrá que extender cheques a diestro y siniestro ante la crisis del costo de vida. Le encantan los recortes de impuestos, pero no puede permitirse demasiados. Quiere el manto de la responsabilidad fiscal, pero parece que va a disminuir el prestigio de la independiente Oficina de Responsabilidad Presupuestaria y a disparar el endeudamiento británico. Es tibia en lo que respecta a la nivelación, una promesa manifiestamente valiosa pero infrautilizada, pero tendrá que demostrar algún progreso en este sentido si los convervadores quieren ganar unas quintas elecciones consecutivas.

PUBLICIDAD

Su último acto de equilibrio será el Brexit, donde es probable que active el artículo 16 del acuerdo de divorcio sobre las relaciones comerciales en Irlanda del Norte. Su apuesta es que una UE que lucha con sus propios problemas gigantescos negociará con un nuevo primer ministro que votó por la permanencia, mientras que no lo haría con Johnson. Necesitará una victoria del “Brexit” (perdón por el oxímoron) antes de las próximas elecciones.

Los seis líderes descritos por Henry Kissinger en su reciente libro fueron todos divisivos en su momento y Truss tendrá que ser a la vez astuta y radical. Truss tendrá que actuar con rapidez para consolidar su autoridad dentro de su partido y tratar de tomar medidas que marquen su gobierno como competente.

PUBLICIDAD

“Si me hubieran dicho que esta mujer llegaría a ser primera ministra, no quiero decir que me desagrade en absoluto, habría pensado que era ridículo”, dijo el político conservador Ken Clarke sobre la victoria electoral de Thatcher en 1979. Pero la visión de Thatcher, su meticulosa preparación para el poder, su implacabilidad y su valentía acabaron por imponerse no sólo en la carrera por el liderazgo de su partido, sino como la política que definió su tiempo. Los grandes líderes combinan un determinado estado psicológico con decisiones políticas audaces en coyunturas históricas clave.

El momento histórico es, sin duda, éste. Si la carrera es realmente la de Truss, podemos esperar que obtenga un impulso en las encuestas gracias a su elección y a los adornos del alto cargo. Luego tendrá la euforia de una conferencia del partido no mucho después. Tendría que jugar una mala mano excepcionalmente bien para que ese repunte no vaya seguido de una caída hacia la derrota electoral. Pero los líderes de gran éxito suelen tomarnos por sorpresa.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.