Bloomberg Línea
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Sabemos que la economía estadounidense es actualmente débil, pero la economía real es realmente débil, y el compromiso de la Reserva Federal de precipitar una recesión para frenar la alta inflación hará que esta realidad sea obvia para los inversores, que aparentemente ignoran esto.

El producto interior bruto real ha caído durante dos trimestres consecutivos, y aunque la Oficina Nacional de Investigación Económica todavía no ha declarado que se esté produciendo una recesión, los que se concentran en las cifras nominales, sin corregir la elevada inflación, todavía esperan que se pueda evitar una recesión empresarial. Hablan de salarios crecientes en un mercado laboral ajustado, con un desempleo bajo y unas ofertas de trabajo que superan el número de parados. El salario por hora en términos nominales ha subido un 8,8% desde mayo de 2021.

PUBLICIDAD

Pero corregidos por la inflación, los salarios reales han disminuido cada mes desde entonces, lo que eleva la caída acumulada al 3,2%. Incluso el crecimiento de los salarios nominales está disminuyendo, ya que la tasa de crecimiento anual de marzo, del 5,6%, se redujo al 5,2% en julio. Cuando se incluyen otras fuentes de ingresos personales - beneficios de los empleados, ingresos de los propietarios, alquileres, intereses, dividendos y beneficios del gobierno - y se restan los impuestos sobre la renta, la renta personal disponible aumentó un 6,8% en el segundo trimestre con respecto al año anterior, pero cayó un 0,6% si se ajusta a la inflación.

Los resultados han caído durante todo el año luego de tener en cuenta la inflacióndfd

Los que creen que el gasto de los consumidores es robusto están confundiendo las superposiciones de la inflación con la economía real. Desde marzo de 2021, las ventas minoristas nominales han aumentado un 6,9%, pero han bajado un 4,1% en términos reales.

PUBLICIDAD

La negación de los estragos de la inflación también fue generalizada a finales de los años 60 y 70, cuando el enorme gasto federal en la guerra de Vietnam y los programas de Great Society empujaron la economía a una inflación de dos dígitos. A pesar de la creencia de la administración Johnson, la economía no tenía la oferta de mano de obra ni la capacidad industrial para producir tanto arsenales de armas (gastos militares) como de mantequilla (productos civiles).

Los costos de las empresas se dispararon, ya que los CEOs se sintieron obligados a mantener a los empleados al menos al ritmo de los precios en alza. Así, no sólo crecieron los salarios nominales, sino también los reales. Al mismo tiempo, la depreciación de las instalaciones y los equipos, basada en los costes históricos, fue muy inferior a los fondos necesarios para su sustitución. Además, la inflación creó beneficios de inventario imponibles. El valor en dólares de los inventarios se disparó aunque el tamaño físico de las existencias no cambió.

PUBLICIDAD

En aquel momento, rogué a nuestros clientes corporativos que examinaran los resultados de sus empresas en términos reales para ver cuánto daño infligía la inflación. La respuesta universal fue que a Wall Street no le importan los resultados reales, así que ¿por qué deberían hacerlo? Y mientras que el Promedio Industrial Dow Jones, en términos nominales, osciló en torno al nivel de los 1.000 desde finales de los 60 hasta finales de los 70, en términos reales se desplomó un 73,1% desde enero de 1966 hasta julio de 1982.

A pesar de la alta inflación actual, algunos accionistas también están en un estado de negación. El 16 de agosto, Walmart Inc (WMT), el mayor minorista del país por volumen, informó de un crecimiento de los ingresos del 8,4% en el trimestre que finalizó el 31 de julio con respecto al año anterior, menos que el aumento del 8,5% del índice de precios al consumo. El volumen de ventas de comestibles del minorista se redujo durante el trimestre y los ingresos operativos cayeron un 6,8% debido a los mayores descuentos y a la venta de más artículos de comestibles de escaso margen. Aun así, los inversores llevaron las acciones de Walmart un 5,1% arriba el día del anuncio.

PUBLICIDAD

El 23 de agosto, Macy’s Inc (M), la mayor cadena de grandes almacenes de EE.UU., recortó sus previsiones para este año debido a la recesión económica, la desaceleración del gasto de los consumidores y las rebajas y promociones para deshacerse del exceso de inventarios. Las ventas en las tiendas que llevan abiertas al menos un año cayeron un 1,5% en su segundo trimestre respecto al año anterior. Aun así, las acciones de Macy’s cerraron con una subida del 3,8% ese día.

La elevada inflación está erosionando claramente los resultados empresariales. Desde el segundo trimestre de 2021 hasta el segundo trimestre de este año, el valor añadido bruto de las empresas (en efecto, las ventas de las empresas) aumentó un 12,7% nominalmente, pero sólo un 5,1% en términos reales. Los beneficios corporativos después de impuestos fueron peores, ya que aumentaron un 7,4%, pero sólo un 0,1% cuando se corrige la inflación.

PUBLICIDAD

La inflación puede haber alcanzado su punto máximo, pero sin duda retrocederá lentamente. Así pues, el aumento del 5% en los beneficios del S&P 500 que los analistas de Wall Street prevén para 2022, según S&P Global, equivaldrá a un descenso real. Los inversores, sin duda, atravesarán el velo de la inflación y cambiarán su énfasis a la creciente debilidad de los ingresos y beneficios reales de las empresas. Esto, en parte, puede estar detrás de la reciente y renovada venta de acciones. Mi anterior previsión de una caída total del 40% en el S&P 500 desde el máximo de principios de enero sigue siendo relevante.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.