Partidarios celebran tras el rechazo del referéndum constitucional nacional en Santiago, Chile, el domingo 4 de septiembre de 2022.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Hola. Bienvenidos a Elementos de hoy, nuestro boletín diario sobre energía y materias primas. Es un inicio de semana ajetreado: los precios del gas natural se dispararon en Europa después de que Rusia mantuvo cerrado el gasoducto Nord Stream y de que la OPEP+ se reuniera para fijar la política de producción. Y como explica Clara Ferreira Marques, de Bloomberg Opinion, en Today’s Take, el rechazo de Chile a una nueva constitución tiene grandes implicaciones para la industria minera mundial.

La opinión de hoy: La nueva normalidad incierta de la minería

Los inversores consideran que el rechazo de la propuesta de nueva constitución en Chile es el resultado menos perjudicial, ya que el peso se fortalecerá y el mercado accionario subirá. Siendo un documento idealista y maximalista nacido de la agitación social de 2019, habría supuesto cargas ambientales y de otro tipo peligrosamente vagas, en particular para los mineros, además de las onerosas demandas de gasto para un gobierno que no puede permitírselas.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la contundente victoria del domingo para el bando del rechazo, el “no”, tampoco es precisamente una buena noticia. El primer país productor de cobre del mundo seguirá inmerso en un periodo de turbulencias políticas que seguramente obstaculizarán las inversiones en un momento en el que son muy necesarias: los yacimientos están madurando, la calidad está disminuyendo y el boom ecológico está acelerando la demanda tanto del mineral rojo como del ingrediente clave de las baterías, el litio.

En teoría, con el largo proyecto rechazado, el país debería simplemente volver a su constitución actual. En la práctica, ese documento, que data de la dictadura de Pinochet, está desacreditado. Lo más probable es que se celebre otra asamblea constituyente, otro proyecto y otra votación.

PUBLICIDAD

Esto dejará a los ejecutivos mineros esperando lo mejor, pero temiendo lo peor en la que fue una de las jurisdicciones más fiables de la industria. Ya están lidiando con un dramático aumento de la incertidumbre en el prometedor (pero ciertamente menos estable) Perú. En Chile se han descartado extremos como la nacionalización, pero el debate sobre los derechos del agua (el sistema privatizado ha sido una importante fuente de descontento) no desaparecerá. Tampoco desaparecerá la perspectiva de un sistema político nuevo y más imprevisible si el Senado es sustituido por una alternativa menos fuerte. La propuesta de un impuesto minero, con su preocupante énfasis en las ventas, ya es bastante mala, pero se agrava si se modifica constantemente a medida que cambian los vientos políticos.

El continuo descontento popular plantea interrogantes sobre el gigante estatal Codelco, que necesita una cantidad significativa de dinero sólo para mantener la producción estable, pero que puede encontrar sus necesidades compitiendo con otras demandas en las arcas del gobierno. En cuanto a empresas como BHP Group y Anglo American Plc, es posible que se detengan en sus decisiones de inversión. No hay muchas fuentes ricas alternativas de cobre, pero sí algunas, y los riesgos en esos lugares parecen menos graves en este nuevo contexto.

PUBLICIDAD

Según BloombergNEF, la demanda anual de cobre aumentará más del 50% de aquí a 2040. Alguien tiene que cavar.

-Clara Ferreira Marques, Bloomberg Opinion

PUBLICIDAD

Gráfico del día

 Los progresos de Europa con las reservas enfriaron los precios la semana pasada, pero la decisión de Moscú de apretar las tuercas a la oferta ha hecho que la referencia del gas en Europa se disparedfd

Tras caer la semana pasada, los precios del gas natural en Europa se dispararon hasta un 35% el lunes después de que la empresa rusa Gazprom PJSC detuviera el crucial gasoducto Nord Stream de forma indefinida. La decisión parecía una rápida represalia contra los países del Grupo de los Siete (G-7) que apoyan un plan para imponer un tope de precios a las compras de petróleo y productos petrolíferos rusos. Esta idea se recibe con una fuerte dosis de escepticismo (los detalles son escasos y muchos piensan que será fácil de eludir), pero no cabe duda de que la guerra energética entre Rusia y Occidente se está intensificando, con enormes consecuencias económicas y políticas en los próximos meses.

Las noticias más destacadas

El petróleo subió en la apertura de la semana mientras los ministros de la OPEP+ se preparaban para su reunión mensual. Un recorte de la producción, el primero desde el acuerdo que puso fin a una guerra de precios a principios de 2020, es una posibilidad.

PUBLICIDAD

Los ministros europeos debatirán medidas especiales para frenar el aumento de los costos energéticos cuando se reúnan a finales de esta semana, desde los límites de los precios del gas natural hasta la suspensión del comercio de derivados de la energía, mientras el bloque se apresura a responder a la creciente crisis.

La tensa red eléctrica de California se verá sometida el lunes a una presión aún mayor debido a la ola de calor, lo que aumentará las probabilidades de que se produzcan apagones.

PUBLICIDAD

John Kerry, el principal enviado del presidente Joe Biden en materia de clima, declaró a Bloomberg que tiene la “esperanza” de que se reanuden las conversaciones climáticas con China, después de que quedaran estancadas tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán el mes pasado.

La cadena de suministro del uranio es tan susceptible a la manipulación geopolítica como el gas natural, el cobalto y las tierras raras, escribe David Fickling, de Bloomberg Opinion. Si los países desarrollados quieren contar con la energía atómica como fuente fiable de energía con cero emisiones de carbono, van a tener que empezar a bloquear los recursos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.