Economía

Por qué David Woo dejó Wall Street y hoy dice que no hay que ir allí a trabajar

El ex estratega de Bank of America dedica ahora su carrera a la enseñanza de la economía y la política a un público más amplio y dice que ese es el futuro

David Woo
05 de septiembre, 2022 | 03:56 PM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Imagine trabajar durante 20 años en bancos tradicionales y en las capitales financieras del mundo, ganando un sueldo de seis cifras y obteniendo premios por algunos de los mejores desempeños en el campo de la investigación.

Ahora imagine que un día despierta y se da cuenta de que el trabajo de sus sueños en Wall Street ya no tiene sentido y que el futuro de las carreras no puede estar entre esas pocas manzanas del Bajo Manhattan, hacia donde tantos siguen dirigiendo sus ojos cuando se trata del comportamiento de los mercados financieros.

Es lo que le ocurrió a David Woo, antiguo jefe de tasas globales, divisas y renta fija de Mercados Emergentes (EM) e Investigación Económica de Bank of America, quien se convirtió casi en una celebridad entre sus colegas tras predecir la victoria de Donald Trump en 2016 y que el bitcoin sería una alternativa viable a los proveedores de transferencias tradicionales, en el año 2013.

PUBLICIDAD

Después de diez años viviendo en Nueva York, y otros diez trabajando para Citigroup y Barclays en Londres, decidió abandonar el camino tradicional para iniciar un nuevo negocio como bloguero, youtuber y consultor de macroeconomía y mercados financieros, presentándose ahora como fundador y CEO del foro global David Woo Unbound.

Woo concedió esta entrevista mientras se encontraba en Israel, en un oasis al pie de las colinas de Jerusalén. Rodeado de viñedos y de una reserva forestal que se veía a través del reflejo que había en su computadora, compartió algunas reflexiones sobre la era de la polarización, el racismo y el futuro de las carreras de Wall Street.

Encontré un pequeño oasis en mi escapada para lanzar mi nueva carrera”, dijo, durante una charla con Bloomberg Línea el pasado lunes.

PUBLICIDAD

Nacido en Estados Unidos y criado en Taiwán, Woo fue enviado a su país de origen a los 15 años para estudiar en un internado de Nueva Inglaterra, donde tuvo su primera experiencia de ser, como él dice, “un producto de la globalización”.

“Apenas hablaba una palabra de inglés. Siempre dije que si podía sobrevivir a un internado en el que era el único chico asiático, ¿sabes qué? Podría sobrevivir a cualquier cosa”.

Enemigo declarado del llamado victimismo, Woo dice que su origen chino (sus padres abandonaron Shanghái durante la revolución comunista), no ayudó mucho en los Estados Unidos de los años 80.

Pero con el auge de China en los años siguientes, pronto se convertiría en uno de los pocos que podrían entender ese país, tanto como América., Europa e Israel, a donde se ha desplazado los últimos 30 años para reunirse con su esposa israelí.

Ahora, mientras hace su agenda y estudia para entender las leyes de los algoritmos que deciden si sus vídeos funcionan o no, Woo cree que los días dorados de Wall Street podrían quedar en el pasado, no únicamente para él, sino para todo el mercado.

Esta es la conversación editada:

PUBLICIDAD

¿Cómo ha llegado hasta ahí? Sigue en el mercado, pero haciendo algo muy diferente a lo que hacía antes.

Llevo mucho tiempo en el mercado y me iba muy bien. A veces necesitas hacer un esfuerzo para irte cuando te va bien, pero lo que realmente me hizo pensar en dejar Wall Street fue lo que está sucediendo en todo el mundo. En los últimos tres o cuatro años, todo se volvió extremadamente político. Político hasta un punto que empezó a amenazar no solo la estabilidad de las personas y de las sociedades en las que vivimos, sino sobre todo que si no estás de acuerdo con una determinada narrativa política, corres cada vez más el riesgo de ser anulado y marginado.

¿Está diciendo que el cambio que hemos visto en la forma de hablar de Wall Street, con más precaución, no es honesto, sino más bien un miedo a la “cultura de la cancelación”?

PUBLICIDAD

Digo que hablar es barato. Los inversores dicen algo que no es cierto, desaparecen durante tres meses y luego vuelven hablando de una nueva historia. Yo trato de hacer las cosas bien, soy conocido por ser honesto. Hago predicciones macro; sin embargo, gestiono tres carteras de papel, que reequilibro cada semana. Creo que hay que pensar a largo plazo, pero hay que operar a corto plazo. Porque ¿sabes qué? A largo plazo, estamos todos muertos. Todos los domingos, publico un vídeo, en el que hablo de cómo voy a estar posicionado la próxima semana. Le comunico a la gente exactamente cómo voy a reequilibrar. Y luego pueden seguir las actualizaciones diarias y ver mis rendimientos. Ni siquiera estoy mostrando cómo estoy posicionado en el mercado, estoy mostrando basado en mi cartera. No estoy haciendo esto por el dinero, quiero hacer esto porque quiero tener razón y quiero decirles lo que pienso.

¿Está satisfecho con la respuesta que está recibiendo?

PUBLICIDAD

Solo ha pasado un año, y hace seis meses que tengo Covid-19 prolongado. Creo que las cosas están comenzando a suceder ahora. Me estoy centrando en tres áreas: YouTube, que he estado tratando de hacer crecer desde hace menos de 10 meses. La segunda es mi blog. Estoy vendiendo suscripciones por US$100 al año. Tengo multimillonarios y estudiantes como suscriptores. El tercero son las instituciones, a las que estoy ofreciendo consultoría para ayudar a costear todo lo demás.

¿Cuál es el secreto que nadie cuenta sobre Wall Street?

Hay que tener la suerte de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. En mi carrera, el secreto fue siempre ser internacional. Entendí Asia, entendí América, viví en Europa durante 10 años, mi segundo hogar fue Israel durante 30 años. Esa mentalidad global me dio todas las oportunidades. La gente siempre dice que Wall Street es racista, lo que sea. En los últimos 10 años no he sentido ni una sola vez que ser asiático me perjudicara. Quizá haya que dar crédito a Bank of America por eso, pero no hay duda de que en los Estados Unidos, y en Wall Street, la gente lo entendía. A fin de cuentas, lo que importa es quién eres, y no de dónde vienes. En Wall Street se trata de hacer dinero. Si eres bueno y tienes más razón que los demás, eso es lo que realmente importa. Así es Estados Unidos.

PUBLICIDAD

¿Crees que David Woo, con 15 años de edad y recién llegado de Taiwán, sintió lo mismo?

Fue un reto diferente porque llegué a Estados Unidos alrededor de 1983. En 1983, Estados Unidos era muy racista. Fui a un internado solo con gente blanca, procedentes de las familias más ricas. El hecho de ser asiático no me ayudó en absoluto. Siempre dije que si podía sobrevivir a un internado en el que era el único chico asiático, ¿sabes qué? Podría sobrevivir prácticamente a todo.

No voy a llorar por ser víctima del racismo porque no creo en el victimismo. He llegado hasta aquí, así que no ha sido un impedimento para mí, pero seguro que no ha ayudado. En los puestos de investigación de Wall Street no hay muchos asiáticos, por no decir que en los puestos de jefe global. Desde ese punto de vista, lo que realmente ayudó fue el ascenso de China. En los últimos 20 años, China se ha convertido en una historia muy importante para Wall Street, así que cualquiera que entendiera eso, fueras chino o no, tenía una ventaja. Y no había mucha gente que entendiera China, Estados Unidos y Europa como yo. Así que, al final, se trata de lo que uno sabe.

PUBLICIDAD

Sin embargo, ¿qué hay de lo más reciente? La visión que muchos estadounidenses tienen de China después de la guerra comercial y Covid-19 ha cambiado con respecto a, digamos, hace cinco años.

Creo que hoy en día el mundo ha cambiado hasta el punto de que es mucho más difícil si eres asiático intentar triunfar en EE.UU. China se ha convertido básicamente en un enemigo. Los estadounidenses son más desconfiados, sobre todo de los chinos. Yo crecí en Taiwán, pero eso no importa. Si tienes un apellido chino, la gente se pregunta si estás aquí para robar tecnología. Es irónico hasta el punto de que la globalización ha pasado a un segundo plano, por lo que las cosas van a ser más regionales, más específicas de cada país en el futuro.

¿Qué significa eso para carreras como la suya?

La gente debería centrarse en hacer su carrera en su propio país, con gente que conoce, en lugar de ir a otro sitio. Sé que suena un poco ridículo, tal vez la gente va a decir que estoy exagerando la situación, pero simplemente creo que la barrera se está elevando. Antes del Brexit, cuando todos los europeos iban a Gran Bretaña, Londres era un gran lugar si eras de cualquier otro sitio, era un gran destino para alguien con mentalidad internacional. Londres ya no es lo que era. Si eres brasileño, ¿realmente vas a ir a Frankfurt? ¿A París? No eres alemán para trabajar en un banco en Alemania, con toda la mentalidad orientada a los mercados alemanes.

¿Así que aconsejará a la gente que busque su Wall Street local, su ciudad de Londres?

Hay tanta gente trabajando que tu sueldo será considerablemente inferior al de hace unos años (si vas a Wall Street). Desde ese punto de vista, los días dorados de las carreras en Wall Street han terminado de una forma considerable. En los próximos años va a haber una aceleración en la que cada vez más personas van a ser sustituidas por robots. Tienes operaciones robotizadas, ventas robotizadas. Si quieres construir una carrera en Wall Street, el ingrediente más importante es que tienes que ser una persona única. Único en el sentido de que aportas una perspectiva única, tienes que ser un poderoso comunicador, de modo que cuando hablas, la gente te escucha. Tienes que pensar de forma innovadora. Necesitarás valor y conocimientos reales para afrontarlo.

PUBLICIDAD