Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Después de años de ignorar en gran medida las peticiones de los inversores para desbloquear su valor, Volkswagen AG finalmente apretó el gatillo a última hora del lunes para dar luz verde a una oferta pública inicial de su muy rentable unidad de coches deportivos Porsche AG.

¿Ahora? ¿En serio?

PUBLICIDAD

A primera vista, el lanzamiento de la que podría ser una de las mayores OPIs de Europa durante uno de los periodos más sombríos para las nuevas cotizaciones en bolsa de los últimos tiempos parece casi temerario. El aumento de la inflación, las subidas de las tasas de interés y la escasez de energía hacen que este sea un mal momento para vender miles de millones de euros en acciones. VW no tiene ninguna necesidad urgente de conseguir dinero, pero sigue adelante como si no tuviera marcha atrás.

Aunque VW todavía puede dar marcha atrás -el compromiso del consejo de administración de salir a bolsa en octubre está condicionado a “nuevos desarrollos del mercado de capitales”-, no parece que los agentes de poder de la empresa estén dispuestos a hacerlo.

PUBLICIDAD

Las familias Porsche y Piech, que controlan la mayoría de las acciones con derecho a voto de VW, tienen un gran interés en pisar el acelerador. Y desde la perspectiva de los inversores externos de VW, una salida a bolsa subóptima sigue siendo mejor que no salir a bolsa.

La confianza de VW refleja en parte el considerable atractivo de la marca Porsche. Los banqueros -muchos de los cuales probablemente tienen un 911 o un Taycan eléctrico en su garaje- han alineado suficientes pedidos previos de instituciones y oficinas familiares con una valoración de entre 60.000 y 85.000 millones de euros (US$84.800 millones), informó Bloomberg el mes pasado. Involucrar a inversores minoristas, como se dice que se está considerando, es una idea sensata para generar más entusiasmo y aumentar la liquidez de las acciones.

PUBLICIDAD
Una OPI de Porsche sería una de las más grandes de Europadfd

La supuesta valoración sugiere que la problemática estructura del acuerdo y la gobernanza serán ignoradas en medio del entusiasmo por hacerse con una parte de un negocio icónico y muy generador de dinero.

La salida a bolsa sólo ha sido posible gracias a un acuerdo difícil de alcanzar entre los poderosos grupos de interés de VW: las familias Porsche y Piech, los sindicatos y el estado de Baja Sajonia (que posee el 20% de las acciones con derecho a voto de VW). ¿Quién sabe cuándo volverán a alinearse los astros políticos?

PUBLICIDAD

El holding de las familias Porsche y Piech obtiene un derecho exclusivo a comprar acciones con derecho a voto de Porsche, mientras que a los forasteros sólo se les ofrecerán acciones sin derecho a voto. VW repartirá la mitad de los ingresos como un dividendo especial, lo que ayudará a las familias a financiar su inversión, al tiempo que llenará las arcas de Baja Sajonia. Mientras tanto, los trabajadores alemanes recibirán una bonificación de 2.000 euros por su aceptación.

Pero si VW se echa atrás ahora, es posible que no tenga otra oportunidad de cotizar en bolsa durante un tiempo. Es poco probable que las condiciones del mercado de capitales sean mejores el año que viene, cuando Europa probablemente esté sumida en la recesión y luchando por mantener las luces encendidas. La salida a bolsa de Porsche ofrece a VW una segunda vía para obtener capital, si alguna vez fuera necesario.

PUBLICIDAD

Tampoco hay que olvidar que maximizar el valor de la salida a bolsa de Porsche no es necesariamente la prioridad. Las familias Porsche y Piech se benefician de una valoración inicial más baja que hace más barata la adquisición de acciones.

De hecho, esta transacción no consiste tanto en liberar a Porsche de las garras de VW, sino en restaurar el control familiar sobre un activo muy querido.

PUBLICIDAD

Hasta 2008, las familias Porsche y Piech eran propietarias de la mitad de Porsche (y del 100% de los derechos de voto), pero dilapidaron esa herencia con un intento casi desastroso de adquirir la mucho mayor VW. En el desenlace posterior a la crisis financiera, VW adquirió por completo a Porsche por unos 8.000 millones de euros y dejó a las familias con una participación económica del 16% en VW (el holding familiar Porsche SE posee alrededor del 32% de VW, y la mitad de Porsche SE pertenece a instituciones).

Esta fue una operación muy mala desde la perspectiva de las familias. Los beneficios de Porsche se han disparado en la última década a medida que los clientes adinerados se hacían con sus utilitarios deportivos y se calentaban con su estrategia de electrificación (el Taycan supera en ventas al 911). Por su parte, la salida a bolsa de Ferrari NV en 2015 demostró que los inversores concederían una valoración superior a las marcas de coches de lujo con una gran herencia de carreras.

PUBLICIDAD

Aunque los clanes Porsche y Piech no están en la cuerda floja, ahora serían mucho más ricos si se hubieran alejado de VW. Si hay un grupo al que no se debe pedir consejo sobre la oportunidad de una transacción importante, es a ellos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.