Imagen de Isabel II
Tiempo de lectura: 11 minutos

Bloomberg Opinión — La monarca de Gran Bretaña que más tiempo ha estado en el trono ha muerto.

Parece una muerte de un miembro de la familia. Nacida en 1926, el año en que John Logie Baird hizo la primera demostración pública de la televisión, y coronada en 1953, el año de la muerte de Stalin, la Reina ha estado con nosotros durante tanto tiempo que sólo una pequeña parte de la población puede recordar la vida sin ella. Ha reinado durante más tiempo que cualquier otro monarca británico, superando fácilmente a su tatarabuela, la reina Victoria. Siguiendo el principio de “hay que verme para creerme”, ha conocido personalmente a innumerables personas y ha llegado a la vida de miles de millones de personas a través de la radio y la televisión. ¿Quién no recuerda sus emisiones navideñas? O el consuelo que proporcionó durante la pandemia de Covid-19 cuando citó la promesa de Vera Lynn de que “nos volveremos a encontrar”.

PUBLICIDAD

Ahora no está.

El milagro de la monarquía es cómo ha sobrevivido en una época democrática e igualitaria. Todo lo que representa -la herencia en lugar del mérito y la adscripción en lugar de la elección- es la antítesis de todo lo que apreciamos como civilización. Sin embargo, la monarquía británica no sólo ha sobrevivido, sino que ha prosperado. No ha hecho ninguna de las concesiones de las monarquías ciclistas del mundo escandinavo. De hecho, casi ha disfrutado desafiando hacer concesiones.

PUBLICIDAD

¿Cómo se ha conseguido esto? Al prepararse para su trabajo, la Reina recibió un manual sobre cómo sobrevivir al ácido de la modernidad. Se trataba del gran libro de Walter Bagehot, La Constitución Inglesa, publicado en 1867 en el apogeo del brío victoriano. Cuando era niña, el vicerrector del Eton College, Henry Marten, visitaba regularmente el castillo de Windsor para enseñarle sus deberes constitucionales, haciendo especial hincapié en la sabiduría de Bagehot. Nada de la experiencia era normal. Marten se dirigía a la solitaria princesa como “caballeros”, dándole lecciones como si se tratara de una clase en Eton. Más surrealista aún fue lo que, canalizando a Bagehot, le enseñó: que Gran Bretaña es una “república disfrazada”, que la mejor cualificación para un monarca es la estupidez, y que el trabajo consiste en pasar la vida como una frívola distracción del verdadero negocio del gobierno.

Bagehot pensaba que el trabajo del Estado era demasiado serio para dejarlo en manos de las masas. Más bien, el gobierno debía dejarse en manos de una pequeña élite de hombres de mentalidad seria que entendieran el mundo. Pero, ¿cómo se podía conseguir que el pueblo aceptara tal situación en una época de democratización? La respuesta estaba en la distracción por medio de la monarquía. Bagehot esperaba que el pueblo se concentrara en los espléndidos miembros de la realeza en sus carruajes dorados, encabezando el gran desfile, mientras “los verdaderos gobernantes están escondidos en carruajes de segunda categoría”. “Nadie se preocupa por ellos ni pregunta por ellos, pero se les obedece implícita e inconscientemente en razón del esplendor de los que les eclipsan y preceden”.

PUBLICIDAD
Isabel II con el entonces príncipe Carlosdfd

Bagehot también sustituyó al individuo por la familia en el centro de su drama. Esto formaba parte de su estrategia de distracción. En su opinión, a la gente normal -en particular a las mujeres- le importaba 50 veces más un matrimonio que un ministerio. La distracción también se convirtió en legitimidad: La gente estaba mucho más dispuesta a obedecer a un Estado con rostro humano que a uno que fuera una mera abstracción. Al proporcionar a la gente corriente ediciones brillantes de hechos universales -como el nacimiento, el matrimonio y la muerte-, la Familia Real también anclaba el negocio del gobierno en los asuntos humanos habituales. Era parte de una estrategia de aburguesamiento.

En el esquema de Bagehot, la familia real debía pasar de ser una reliquia de la sociedad aristocrática a una encarnación de las virtudes burguesas. La tarea de Victoria era ser tanto emperatriz de la India como la cúspide del matrimonio de compañía. La monarquía sigue siendo físicamente victoriana. Los palacios y sus decoraciones reflejan los gustos de la reina-emperatriz. Los grandes eventos continúan en sus encarnaciones victorianas. Los uniformes de ceremonia de los guardias son tan victorianos como las operetas de Gilbert y Sullivan.

PUBLICIDAD

Pero Isabel II tuvo que abandonar el manual de Bagehot e inventar uno nuevo por su cuenta. Hoy en día nadie cree que la Reina gobierne además de reinar, y si lo hicieran habrían exigido, con razón, un cambio. La idea de que la monarquía es esencialmente un espectáculo se da por sentada. Es una distracción en el sentido de una diversión más que un disfraz.

La dimensión familiar de este espectáculo es muy celebrada. La monarquía nunca es más popular que cuando nos proporciona brillantes ediciones de acontecimientos del ciclo vital como nacimientos, matrimonios y muertes. Sin embargo, la monarquía actual ha fracasado singularmente en su intento de proyectarse como una familia perfecta de clase media sentada en la cúspide de la sociedad británica. Lejos de ser un modelo a seguir, los Windsor son perseguidos por versiones extremas de enfermedades familiares comunes: divorcio, adulterio, traición, hipocresía. Si hemos celebrado los matrimonios de cuento de hadas, también hemos visto con horror cómo han descendido a una acritud infernal.

PUBLICIDAD

El genio de la Reina fue comprender que la monarquía no proporciona una distracción sino un contrapeso a los imperativos de la vida moderna. A los cortesanos inteligentes les gusta destacar la forma en que ella se movió con los tiempos y modernizó la Firma, como a ella le gustaba llamarla. “Todo ha cambiado, excepto el pañuelo”, dice uno de ellos, dejando de lado pequeñas cosas como el castillo de Windsor y Balmoral. La Reina comprendió el gran dictamen de Edmund Burke de que, para un verdadero conservador, el sentido del cambio es permanecer igual, al menos en las cosas que realmente importan. La monarquía es un freno a la modernidad o no es nada.

El logro más evidente de la Reina fue proporcionar un elemento de continuidad en un mundo que está en una fiebre de cambio. El capitalismo liberal ha llevado el principio de la destrucción creativa a la enésima potencia, no sólo a través de la creación y destrucción de empresas, sino también a través de la constante reordenación de la vida cotidiana (siempre que crees haber aprendido a utilizar la banca electrónica, las reglas cambian y tienes que dominar un nuevo sistema). Sin embargo, las alternativas populistas al capitalismo liberal son todas excesivamente feas, desde el patrioterismo de la extrema derecha hasta la cleptocracia criminal de Vladimir Putin.

PUBLICIDAD

La Reina encarnaba el poder civilizador de la tradición, que contrarresta el cambio sin recurrir a de la reacción directa. Robert Hardman, quizá el más perspicaz de la extraña tribu de observadores de la realeza británica, lo expresa muy bien: “Ella es la encarnación viva de un conjunto de valores y de un período de la historia. En Gran Bretaña, es el Tower Bridge y un autobús rojo de dos pisos, por no mencionar el Big Ben, el té de la tarde, las fiestas de los pueblos y las colinas salpicadas de ovejas bajo una lluvia torrencial. En el resto del mundo, es la figura del noticiario sigue adelante en la era de la alta definición digital”.

Imagen de la reina con el príncipe Felipedfd

Algunas personas objetaron el mundo social que ella encarna: Ella es un trozo de los años 50 conservado en los años 2020 y un trozo de las antiguas clases altas en una época multicultural y demótica. Su mayor pasión era el deporte de los reyes, las carreras de caballos; sus vacaciones las pasaba cazando, disparando y pescando en Balmoral; sus compañeros eran duques y condes. Sin embargo, una de las cosas más notables de su reinado fue que el republicanismo murió en el acto. Porque cuanto más cambia el mundo, más anhelamos puntos de continuidad. Y sea lo que sea lo que pensemos de los fines de semana de caza en Balmoral, todos podemos estar de acuerdo sobre las virtudes de los autobuses de dos pisos y el Big Ben.

PUBLICIDAD

La Reina vivió una vida de deber en una época en la que el deber está pasando de moda. La élite meritocrática que ha llegado a dominar el mundo desde que Isabel llegó al trono está alejada del mundo del deber y del servicio. Creyendo que deben su posición al mérito y no a la suerte, piensan en términos de lo que el mundo les debe a ellos y no en lo que ellos deben al mundo. Y al vivir en la economía global, no tienen tiempo para los lazos y las obligaciones locales.

Por el contrario, la Reina dedicó su vida a cumplir con sus obligaciones, y no sólo las grandes obligaciones de inaugurar el parlamento y hacer giras reales, sino las pequeñas de abrir hospitales y asistir a actos benéficos. Vivió toda su vida en público -incluso cuando estaba de vacaciones, nunca podía bajar la guardia- y viajó incansablemente al extranjero para mantener viva la idea de la Commonwealth, una de sus mayores pasiones. Cuando el Príncipe Alberto murió en 1861, la Reina Victoria no apareció en público durante años, lo que le valió el apodo de “viuda de Windsor” y despertó sentimientos republicanos. Cuando murió el Príncipe Felipe, la Reina volvió al trabajo casi al día siguiente.

Algunas de sus interminables tareas pueden haber sido fascinantes. Conoció a más líderes mundiales que cualquier otra persona viva, incluyendo no sólo a 13 presidentes estadounidenses, sino también a figuras casi míticas como Winston Churchill (que la intimidó cuando llegó al trono), Charles de Gaulle y Nelson Mandela.

Incluso cuando conoció a personas fascinantes, se vio limitada por el protocolo real: La mayor parte de lo que hacía debía ser seguramente tedioso. ¿Puede alguien realmente disfrutar cortando cintas o viendo bailes folclóricos o concediendo títulos de caballero a disc-jockeys? El Príncipe Felipe observó en una ocasión que esa era una vida que nadie elegiría ni se ofrecería como voluntario (sobre todo, cabe añadir, si se hereda suficiente dinero para vivir una vida de autoindulgencia irresponsable). Pero la Reina nunca dejó de entender que lo que podría parecer una reunión habitual para ella es la única ocasión en la que una enfermera o un cuidador puede encontrarse con el monarca.

Su compromiso con el deber iba acompañado de un infalible aire de dignidad. Una vez más, esto es un contrapeso a un mundo cada vez más demótico en el que una estrella de reality TV puede llegar a ser presidente de los Estados Unidos, un hombre que ha sido despedido repetidamente por mentir puede convertirse en primer ministro británico, y las ondas están cada vez más dominadas por maníacos vociferantes. La Reina era el centro de un mundo alternativo en el que todo estaba en su sitio y hay un lugar para todo: un mundo ordenado pero también un mundo en el que hay mucho espacio para enfermeras y cuidadores, así como para diplomáticos y dignatarios, un mundo tranquilo en el que los gritos están prohibidos y las palabras son pocas y bien elegidas.

Hemos sido duros con Bagehot y su noción del monarca como una distracción. Pero igual de importante es la idea de que la constitución británica se basa en una distinción entre la rama digna del gobierno y la rama eficiente. La constitución digna se refiere a las instituciones permanentes que existen en una especie de mundo ideal platónico. La parte eficiente pertenece al mundo impermanente de los políticos y sus luchas por el poder. El trabajo de la Reina consistía en encarnar la primera, al tiempo que se sometía a la segunda. Tenía que leer la agenda del gobierno de turno y, al mismo tiempo, encarnar la dignidad del Estado.

Isabel II con el entonces príncipe Carlosdfd

La reina Isabel hizo ambos trabajos magníficamente. Acompañó cambios que eran profundamente ajenos a su clase: el triunfalismo burgués de Margaret Thatcher, en un extremo, o la abolición del principio hereditario en la Cámara de los Lores, en el otro. Incluso pasó el testimonio a Tony Blair cuando gestionó mal la respuesta real a la muerte de Diana, “la princesa del pueblo”. Desempeñó un papel destacado en la transformación del Imperio Británico en una mancomunidad de naciones autónomas. Al mismo tiempo, encarnaba la grandeza del Estado.

Se hablará mucho del futuro de la monarquía en los próximos meses, a medida que se vaya disipando el primer impacto de la muerte de la Reina. Esta división de poderes se ha vuelto seguramente más, en lugar de menos, importante en los últimos años, a medida que las guerras culturales han hecho estragos y los ánimos se han caldeado. La creencia de Estados Unidos de que el presidente es a la vez un actor político y el jefe de Estado fue profundamente probada por la presidencia de Trump. En Gran Bretaña, es posible aborrecer a Liz Truss o a Keir Starmer pero seguir participando alegremente en los actos de Estado. La Reina logró un truco notable al preservar una monarquía que era simultáneamente majestuosa y apolítica. Es una medida de su logro que el nuevo monarca será juzgado en gran medida por su capacidad de lograr exactamente el mismo truco.

La Reina ha muerto. Larga vida al Rey.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.