Actualidad

Muere Isabel II, monarca del Reino Unido por más de 70 años

Así lo anunció este jueves, 8 de septiembre, la familia real. Tenía 96 años. Su hijo mayor, el príncipe Carlos, la sucederá en el trono

Isabel II.
Por Kitty Donaldson y Robert Hutton
08 de septiembre, 2022 | 01:32 PM
Tiempo de lectura: 14 minutos

Bloomberg — La reina Isabel II, la monarca del Reino Unido durante más de 70 años, murió este jueves 8 de septiembre a los 96 años.

“La reina murió en paz en Balmoral esta tarde. El rey y la reina consorte permanecerán en Balmoral esta tarde y volverán a Londres mañana”, indica la declaración de la familia real.

La reina, cuyo reinado llevó a Gran Bretaña de la era del vapor a la de los teléfonos inteligentes, y quien reinó durante la mayormente pacífica partición de un imperio que alguna vez se extendió a lo largo del mundo, falleció en el palacio de Balmoral.

PUBLICIDAD

Isabel ascendió al trono en 1952 y lideró al Reino Unido durante un tiempo de agitación política. Comenzó su reinado como líder de un imperio, uno en declive. Para el momento de su muerte, el futuro del Reino Unido como tal está en duda, dadas las reiteradas llamadas para la independencia por parte de Escocia y las tensiones con Irlanda del Norte catalizadas por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Isabel se convirtió en la monarca más longeva del Reino Unido en 2015, cuando superó el récord de la reina Victoria, que había gobernado entre 1837 y 1901. El compañero al que Isabel describió como su “fuerza y estancia”, el príncipe Felipe, su marido durante 73 años, murió en abril de 2021, a los 99 años.

Su hijo mayor, el príncipe Carlos, la sucederá en el trono.

PUBLICIDAD

Isabel llegó al final de su reinado con su popularidad totalmente rehabilitada tras un periodo de críticas en la década de los 90, que culminó con la indignación mediática por la escasa respuesta de la familia a la muerte de la princesa Diana en 1997. Cuando celebró sus 60 años en el trono en 2012, el mismo año en que Londres acogió los Juegos Olímpicos, cientos de miles de personas se agolparon en las calles de Londres durante cuatro días de actos del Jubileo de Diamante.

Su Jubileo de Platino, que marcó sus 70 años en el trono, tuvo lugar en 2022. La celebración de su reinado estuvo marcada por la aparición en el balcón del Palacio de Buckingham de un grupo reducido de herederos directos al trono y sus familiares directos.

Una bandera británica a media astadfd

En otro momento simbólico de la continuidad de la monarquía, su heredero, el príncipe Carlos, y su primer hijo, el príncipe Guillermo, rindieron homenaje público a la reina ante una multitud de decenas de miles de personas que inundaron los alrededores del palacio para asistir a un concierto en directo.

Uno de los mayores desafíos durante su reinado fue el enfoque implacable de los medios de comunicación sobre la vida privada de sus hijos y nietos.

La boda del Príncipe Carlos con Lady Diana Spencer en 1981 fue vista por televisión por unas 750 millones de personas. El arzobispo Robert Runcie, que celebró el matrimonio, lo calificó de “material de cuento de hadas” y la pareja no tardó en tener dos hijos, los príncipes Guillermo y Harry. Pero a los pocos años el matrimonio dio muestras de tensión, ya que Carlos y Diana se desairaron abiertamente en sus salidas públicas y pronto la prensa sensacionalista informó de sus respectivas infidelidades con todo lujo de detalles.

El consejo de la reina

Al parecer, la reina trató de salvar el matrimonio de su hijo y, con él, el prestigio de la corona, instando a la pareja a permanecer juntos y a ser estoicos. Según los biógrafos, la reina no se compadecía de sus problemas emocionales.

PUBLICIDAD

La reina tampoco sentía mucho cariño por la fotogénica Diana, que se resistía a las costumbres de la corte y eclipsaba a Isabel.

“Simplemente no quería tener nada que ver con esa chica imposible”, dijo Martin Charteris, antiguo secretario privado de la reina, a Carolly Erickson para su biografía de 2004, “Lilibet: Un retrato íntimo de la reina Isabel II”.

Pero la relación de Diana con el público estaba acumulando problemas para Isabel. En comparación con la carismática princesa, la reina parecía más apegada a sus corgis mascota, sus caballos y sus palacios que a sus súbditos. En una fría noche de noviembre de 1992, el castillo de Windsor, donde había pasado parte de su infancia, ardió después de que una lámpara de tungsteno quemara una cortina de la capilla privada. Algunas de las habitaciones más grandiosas del castillo fueron destruidas.

PUBLICIDAD

Annus Horribilis

El castillo, que no estaba asegurado, requería reparaciones por valor de decenas de millones de libras, que los contribuyentes británicos no querían pagar: La reina ya estaba bajo presión por estar exenta de impuestos. Poco después del incendio, el Palacio de Buckingham anunció que tanto ella como Carlos pagarían impuestos con sus ingresos privados.

El incendio de Windsor llegó a simbolizar la acumulación de desgracias -incluidos los divorcios de otros dos de sus hijos adultos- que le ocurrieron a la reina en un año que más tarde describiría como un “annus horribilis”.

PUBLICIDAD
Personas en las inmediaciones del Palacio de Buckingham el día del fallecimiento de la Reina Isabel IIdfd

El periodista Andrew Morton publicó una biografía reveladora de la princesa Diana con la ayuda de la propia princesa. Otra nuera de la reina, Sarah Ferguson, fue fotografiada bronceándose en compañía de un amante cariñoso y Carlos y Diana anunciaron finalmente el fin de su matrimonio.

Cuando Diana murió en un accidente de coche en París el 31 de agosto de 1997, junto con su amante, Dodi Al Fayed, hijo de un multimillonario egipcio, empezó a imponerse la impresión de que la reina era una figura sin corazón, apartada de las preocupaciones del público.

“Muéstranos”

Mientras todo el país estaba de luto, la reina permaneció en su residencia de verano del castillo de Balmoral, en Escocia, y se resistió inicialmente a las peticiones de que la bandera ondeara a media asta sobre el Palacio de Buckingham. “Muéstranos que te importa”, instaba el titular del periódico Daily Express. “Háblenos a nosotros, señora”, suplicaba el Mirror. “Ni una sola palabra ha salido de los labios reales, ni una sola lágrima ha sido derramada en público por un ojo real”, escribió The Sun.

PUBLICIDAD

La reina, que había permanecido con sus nietos tras la muerte de su madre, regresó finalmente a Londres cinco días después de la muerte de la princesa y pronunció un discurso televisado. Describió a Diana como “un ser humano excepcional” que había “hecho feliz a mucha, mucha gente”, aunque no llegó a expresar su afecto personal por su difunta nuera.

Con el tiempo, la amante de Carlos, Camilla Parker-Bowles, salió de las sombras y fue aceptada en la corte. Cuando se casaron, casi ocho años después de la muerte de Diana, la reina estuvo presente en un servicio de bendición en el castillo de Windsor y ofreció una recepción para ellos, aunque no asistió a la ceremonia civil. En una señal de la plena aceptación de Camilla en la vida real, la reina dijo que en 2022 debería ser nombrada reina como consorte de Carlos.

Primeros años

Elizabeth Alexandra Mary Windsor nació el 21 de abril de 1926 en el barrio londinense de Mayfair. Al principio era incapaz de pronunciar su nombre, por lo que se llamaba a sí misma Lilibet, un apodo que llegó a ser muy utilizado por sus familiares.

PUBLICIDAD

“Tiene un aire de autoridad y reflexión sorprendente en un infante”, dijo Winston Churchill, que más tarde sería el primer primer ministro de la reina, sobre la princesa Isabel, de dos años, tras una visita a sus padres. Educada en casa por tutores, la pequeña Lilibet era, según la institutriz Marion Crawford, “muy adorable” y aficionada a los caballos.

La reina durante su juventuddfd

Isabel tenía 10 años cuando su vida se transformó.

Su tío, Eduardo VIII, renunció a la corona para poder casarse con Wallis Simpson, una divorciada estadounidense, y el padre de Isabel, el príncipe Alberto, se convirtió a regañadientes en el rey Jorge VI. La familia se trasladó al Palacio de Buckingham e Isabel, su primogénita, se convirtió de repente en la heredera del trono. Los recuerdos de la abdicación reforzaron su fuerte sentido del deber público, que más tarde se convirtió en un sello distintivo de su reinado.

Su vida durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, el rey se negó a enviar a Isabel y a su hermana Margarita a Canadá, manteniéndolas en cambio en residencias reales fuera de la capital. Cuando los bombarderos nazis atacaron el East End de Londres en septiembre de 1940, la pareja real visitó a las víctimas. El Palacio de Buckingham también sufrió los ataques de la aviación alemana.

En 1945, cuando la guerra tocaba a su fin, Elizabeth Windsor fue autorizada a ingresar en el Servicio Territorial Auxiliar, la rama femenina del ejército británico, como subteniente, convirtiéndose en la primera mujer de la familia real en ser miembro activo de los servicios a tiempo completo. Realizó un curso de seis semanas de duración sobre conducción y mantenimiento de vehículos, aprendiendo a conducir camiones de convoy y a desmontar motores.

Una vez terminada la guerra, la princesa dejó claro que estaba enamorada del príncipe Felipe de Grecia, al que había conocido en 1939 cuando la familia real visitó el Colegio Naval de Dartmouth. Los dos se comprometieron en julio de 1947 y se casaron cuatro meses después en la Abadía de Westminster. Felipe se convirtió en Duque de Edimburgo. Carlos, el heredero al trono, nació un año después.

Reina

En los años siguientes a la guerra, el Imperio Británico empezaba a deshacerse. La India se libró del dominio británico en agosto de 1947, Birmania, ahora conocida como Myanmar, consiguió la independencia en 1948, e Irlanda se declaró república en 1949. En 1952, durante un viaje a Kenia, la princesa Isabel se enteró de la muerte de su padre. Voló inmediatamente de vuelta a Gran Bretaña para ser recibida como reina por Churchill al desembarcar de su avión.

Isabel fue coronada en la Abadía de Westminster en junio de 1953 en una ceremonia televisada, la primera para la monarquía, que fue vista por más de 20 millones de personas, la mitad de la población adulta de Gran Bretaña.

Aunque el papel de la monarca era en gran medida ceremonial e Isabel no tenía apenas voz en los asuntos de gobierno, se reunía con cada uno de sus primeros ministros una vez a la semana para mantener una conversación confidencial de la que no se guardaba ningún registro, lo que le daba una perspectiva única de la vida de su nación. Su última primera ministra, Liz Truss, fue invitada a formar gobierno en una reunión en el castillo de Balmoral el 6 de septiembre.

En esas reuniones semanales, la reina escuchaba las preocupaciones sobre política interior y exterior, examinaba diariamente las cajas rojas de los informes de Estado y ayudaba a suavizar las relaciones diplomáticas recibiendo a los líderes mundiales. También mantuvo una ajetreada agenda de eventos, que incluía ceremonias de apertura y reuniones con personas de todo el Reino Unido y otros países, además de realizar giras periódicas por los países de la Commonwealth.

En sus primeros años como soberana, la reina forjó estrechos vínculos con Churchill. “Al igual que su padre y su abuelo, era una conservadora nata”, escribió su biógrafo Kenneth Harris.

Documental de 1969

Churchill había servido a su padre, Jorge VI, durante los años de la guerra, e Isabel y su primer ministro intercambiaban frecuentemente cartas de admiración, según el biógrafo de Churchill, Martin Gilbert.

A medida que se desarrollaba la década de 1960, con la desintegración del imperio, el cambio social se apoderó de Gran Bretaña. La familia real hizo un intento consciente de desmitificar su imagen, y la reina, el príncipe Felipe y sus hijos aparecieron en un documental televisivo en 1969. Se les vio por primera vez haciendo cosas cotidianas, como cenar y hacer un picnic.

Aunque la intención era presentar una visión más moderna e informal de la familia, también abrió la puerta a una mayor cobertura televisiva y periodística de sus actividades, que en los años siguientes desató la polémica. La monarquía ha estado históricamente teñida de un aura de misterio, y como dijo el periodista y economista victoriano Walter Bagehot “No debemos dejar entrar la luz del día sobre la magia”. Harris escribió que aunque la familia real “debe contar con los medios de comunicación”, también dijo que “más allá de un punto, los miembros de la familia real no quieren publicidad”.

En el año del Jubileo de Plata de 1977, el declive de la deferencia quedó ilustrado por el lanzamiento de un sencillo de la banda punk inglesa Sex Pistols titulado “God Save the Queen”. El disco tenía una foto desfigurada de la monarca en su portada y contenía la letra: “Dios salve a la reina, el régimen fascista”. La BBC prohibió a su personal que lo pusiera en antena.

La relación de la reina con Margaret Thatcher, que se convirtió en primera ministra conservadora en mayo de 1979, se describió en la prensa como fría, aunque Thatcher lo negó en sus memorias “The Downing Street Years”.

Reina Isabel II y Margaret Thatcherdfd

Dos mujeres

“Por supuesto, dadas las circunstancias, las historias de enfrentamientos entre ‘dos mujeres poderosas’ eran demasiado buenas como para no inventarlas”, escribió Thatcher. En su lugar, destacó el “formidable conocimiento de los temas de actualidad y la amplitud de la experiencia de la reina.”

Cuando Thatcher murió en 2013, Isabel se unió a los dolientes en la Catedral de St. Paul de Londres, la primera vez que asistía al funeral de un primer ministro británico desde el de Churchill en 1965.

Con el cambio de milenio, la popularidad de la realeza se estaba recuperando de los días oscuros de la década de 1990 y una nueva generación de la familia también empezaba a entrar en escena. Guillermo y Harry atraían más la atención de los medios, que se intensificó cuando Guillermo empezó a salir con Catalina Middleton, a la que había conocido en la Universidad de St. Andrews. Las celebraciones del Jubileo de Oro de la reina en 2002, para conmemorar sus 50 años en el trono, atrajeron a más gente de la esperada.

La boda real en 2011, marcada por una fiesta nacional, señaló que la rehabilitación estaba cerca de completarse. Guillermo y Kate, que dieron la impresión de ser una pareja con los pies en la tierra y en sintonía con los tiempos, habían ayudado a suavizar el recuerdo de las indiscreciones de Carlos y Diana. El nacimiento de su hijo, George, en julio de 2013, también hizo las delicias del público. Le siguieron otros dos hijos.

Nueva generación

A medida que Guillermo y Kate, ahora duques de Cambridge, asumían más funciones públicas, la reina las redujo, diciendo a finales de 2016 que dejaría parte de su trabajo de caridad.

El príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, en cambio, decidieron abandonar sus funciones como miembros trabajadores de la Familia Real y trasladarse a Estados Unidos. Markle, cuya madre es negra, dijo en una entrevista con Oprah Winfrey en marzo de 2021 que un alto miembro de la realeza no identificado había preguntado cuán oscuro sería el color de la piel de su hijo no nacido, lo que provocó una rara respuesta pública de la reina, que dijo que las cuestiones planteadas por la pareja se tomarían muy en serio. El Palacio también luchó para contener la controversia sobre la amistad del príncipe Andrés con el delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein, y finalmente se llegó a un acuerdo legal en febrero de 2022, después de que éste renunciara a sus funciones reales. También fue despojado de los rangos militares y de los patrocinios reales, aunque la reina demostró su cariño por su segundo hijo dándole un lugar destacado en el servicio conmemorativo del príncipe Felipe.

Con el fin del reinado de Isabel, la clase dirigente británica pierde una figura que ha sabido conectar a cada uno de sus primeros ministros con Churchill y con el espíritu de tiempos de guerra que se ha convertido en una parte clave de la identidad nacional.

La reina con parte de su familiadfd

David Cameron, el duodécimo primer ministro que ha servido bajo el mandato de Isabel, dijo que valoraba sus audiencias semanales como una oportunidad para aprovechar “sus conocimientos, su compromiso, su sabiduría probada por el tiempo” y “una abundancia de lo que yo llamaría el “gran sentido común británico”, la capacidad de dejar de lado el alboroto y ver lo que realmente importa”.

Espíritu divertido

También era conocida por su tranquilo sentido de la picardía. Según una anécdota ampliamente difundida, cuando paseaba cerca de Balmoral, se cruzó con una pareja de turistas estadounidenses, que no la reconocieron pero se alegraron al saber que tenía una casa cerca. “¿Ha conocido a la reina?”, le preguntaron. “No”, respondió ella, antes de señalar al policía de paisano que la acompañaba. “Pero él lo ha hecho”.

Ese espíritu de diversión se volvió a manifestar en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012. La ceremonia de inauguración contó con la presencia de la reina en su primer papel cinematográfico, en un corto en el que era recibida por el actor de James Bond, Daniel Craig, en el Palacio de Buckingham. “Buenas noches, señor Bond”, dijo la reina, antes de que, al parecer, fuera trasladada en helicóptero y se lanzara en paracaídas al Estadio Olímpico, una maniobra para la que contó con un doble.

“No tienes que decirle algo dos veces”, dijo el director, Danny Boyle. “Lo capta enseguida, lo de las cámaras y los ángulos. Es una buena actriz”.

En 2022, la Reina encantó al público británico cuando formó parte de un sketch con una versión CGI del oso Paddington. En el sketch, la monarca demostró su sentido del humor al “revelar” que guardaba en su bolso un sándwich de mermelada, el bocadillo preferido por el oso de ficción.

Lea más en Bloomberg.com

Lea esta historia en

English
PUBLICIDAD