Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Hace poco logré un hito personal.

Un hilo de Twitter que escribí fue incluido en un artículo publicado por Know Your Meme, una enciclopedia en línea que ha utilizado software wiki para rastrear la etimología de las tendencias y memes de Internet desde 2008.

PUBLICIDAD

Me paso la mayor parte del día tratando de estar al día con dichas tendencias de Internet. Por eso, Know Your Meme (con más de 25.000 entradas de memes y una comunidad activa de 2 millones de usuarios) es uno de mis sitios más visitados (después de ESPN y el libro de recetas en línea de Guy Fieri).

No soy la única persona que encuentra útil Know Your Meme: El sitio recibe más de 20 millones de visitas al mes, mientras que el fundador de Netscape y capitalista de riesgo Marc Andreessen lo llama “el sitio web más importante del mundo en 2022″.

PUBLICIDAD

En la actualidad, Know Your Meme gana dinero principalmente a través de anuncios (web, vídeo) y de una rama de investigación llamada Know Your Meme Insights. La próxima oportunidad de negocio es convertir su gran base de datos de memes y su experiencia en investigación en una herramienta B2B SAAS, que se lanzó bajo la marca KYM Insights hace unos meses.

“La cultura de Internet es cada vez más importante”, dice Don Caldwell, editor jefe de Know Your Meme. “KYM Insights proporciona conocimientos sobre los memes y ayuda a las marcas a informar sobre su estrategia en las redes sociales”.

PUBLICIDAD

Caldwell me explicó las aplicaciones prácticas de la alfabetización en memes para las marcas o empresas (aparte de hacer macros de imágenes divertidas):

  • Ciclo de vida: Los memes y las tendencias de Internet pueden agotarse rápidamente. Si llegas demasiado pronto, nadie lo sabrá. Si llegas demasiado tarde, tu marca parecerá fuera de onda. El análisis en tiempo real de las conversaciones sociales puede ayudar a proporcionar el punto de entrada adecuado para unirse a la conversación.
  • Seguridad de la marca: Cuando se trata de que las marcas se suban al tren de las tendencias virales, hay que tener en cuenta los matices. El creador o el significado popular de un meme puede ser contrario a la identidad de una marca (como Chick-fil-A, que anteriormente fue objeto de controversia por donar a grupos anti-LGBTQ y que involuntariamente interactuó con el meme de un perro salchicha blanco homofóbico).

Si quieres un ejemplo tangible de lo que ocurre cuando se malinterpreta la cultura de los memes, Caldwell señala la película de Sony de 2022 “Morbius”. La película basada en el cómic y protagonizada por Jared Leto se estrenó en abril y fracasó en la taquilla. Pero Internet se encendió con los memes de “Morbius” y Sony reestrenó la película en junio.

PUBLICIDAD

“La viralidad no siempre se traduce en éxito”, dice Caldwell. “Los memes de ‘Morbius’ hablaban de lo mala que era la película y de que no le gustaba a nadie”.

Y, efectivamente, “Morbius” hizo unos ridículos US$85.000 en 1.000 pantallas (sí, son US$85 por pantalla) en la segunda vuelta.

PUBLICIDAD

El conocimiento de los memes va a ser cada vez más importante.

Cuando Caldwell empezó con Know Your Meme en 2010, Facebook tenía unos 600 millones de usuarios. Ahora, seis redes sociales (Facebook, YouTube, WhatsApp, Instagram, WeChat y TikTok) tienen al menos mil millones de usuarios.

PUBLICIDAD

Con tantos usuarios en línea, la velocidad de la cultura de Internet es vertiginosa. Y los memes (ya sea una imagen con photoshop, un vídeo divertido o un reto de baile) son la unidad nativa de transmisión: Un estudio de Instagram descubrió que los memes se comparten siete veces más que los contenidos que no son memes.

Investigar los memes es una tarea muy fluida, con diferentes plataformas reclamando protagonismo en diferentes años, según Caldwell: 2010 (4Chan), 2011 (YouTube), 2012 (Reddit), 2013 (Twitter), 2014 (Vine), 2015 (Tumblr), 2016 (Grupos de Facebook), 2017 (Instagram) y 2019 (TikTok).

PUBLICIDAD

Gracias a su amplia base de datos y su enfoque enciclopédico, el trabajo de Know Your Meme ha sido incluido en la Biblioteca del Congreso y es citado con frecuencia por los investigadores de la web.

Como empresa con ánimo de lucro, Know Your Meme tiene una estructura diferente a la de la enciclopedia en línea más famosa del mundo, Wikipedia, que está alojada en la Fundación Wikimedia, sin ánimo de lucro.

Sin embargo, Caldwell sostiene que “la imparcialidad es superimportante” para la marca.

“Citamos las fuentes para cada afirmación factual”, dice Caldwell sobre el equipo de Know Your Meme, que cuenta con 17 empleados a tiempo completo y docenas de moderadores voluntarios. “Y nos diferenciamos de otras wikis porque no se pueden editar las entradas sin el permiso de los moderadores”.

En otro caso de uso de su destreza de investigación imparcial, Know Your Meme ayudó a verificar la venta de tokens no fungibles de memes famosos. El equipo de Insights también elaboró un informe exhaustivo sobre la guerra de información que tuvo lugar al principio del conflicto entre Ucrania y Rusia (desde la perspectiva de los memes, por supuesto), rastreando el origen y la trayectoria de “Mono Putin”, “San Jabalina” y “Stepan el Gato”.

Caldwell, que tiene formación en antropología, quiere que la gente siga utilizando Know Your Meme dentro de cien años como forma de entender nuestra actual cultura de Internet.

¿Existen inconvenientes en esta ambición? El año pasado, Ben Pettis, de la Universidad de Wisconsin-Madison, argumentó que “confiar demasiado en KYM como autoridad en memes y su historia puede contribuir a la homogeneización de las historias de la web”, oscureciendo o restando importancia a las conexiones de un determinado meme con ideologías perjudiciales, por ejemplo.

Hay otros sitios que albergan una biblioteca de memes (Imgflp, Me.Me, 9Gag, Giphy, Imgur, etc.) pero sin el profundo análisis histórico. La necesidad de una mayor alfabetización en memes probablemente significa que se necesitan más documentalistas de memes.

Y resulta que tengo otro tuit perfecto que requiere un tratamiento enciclopédico:

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.