Europa

Artillería más precisa de EE.UU. se incorpora sigilosamente a la ayuda a Ucrania

Por primera vez, un plan para reponer las existencias de Excalibur en Estados Unidos reconoce que el Pentágono ha estado suministrando este proyectil a las fuerzas ucranianas

Los visitantes observan un tanque ruso destruido y otros equipos militares expuestos en la Plaza de San Miguel en Kiev, Ucrania, el lunes 27 de junio de 2022. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anunció un plan para aumentar el tamaño de su fuerza de alta disponibilidad a 300.000, al tiempo que implementa un cambio fundamental en sus planes de disuasión tras la invasión rusa de Ucrania.
Por Tony Capaccio y Roxana Tiron
10 de septiembre, 2022 | 06:51 PM

Bloomberg — De acuerdo con documentos presupuestarios de los Estados Unidos, el Pentágono envió a Ucrania su proyectil de artillería más preciso, el Excalibur guiado por GPS, que confirma una adición no anunciada previamente al arsenal para combatir la invasión rusa.

Por primera vez, un plan para reponer las existencias de Excalibur de Estados Unidos reconoce que el Pentágono ha estado suministrando este proyectil a las fuerzas ucranianas. Los funcionarios han eludido las preguntas sobre Excalibur a pesar de los informes de que se estaba planificando su suministro y de que ya se estaba utilizando en Ucrania.

Esta arma, guiada por satélite y capaz de impactar a menos de dos metros de su objetivo, se utilizó por primera vez en Irak en 2007, en el destacado asesinato del líder de Al Qaeda, Abu Jurah, y sus colaboradores.

PUBLICIDAD

El Departamento de Defensa gastará US$92 millones en fondos suplementarios aprobados por el Congreso “para la adquisición de municiones de reemplazo M982 Excalibur transferidas a Ucrania en apoyo del esfuerzo internacional para contrarrestar la agresión rusa”, según un documento presupuestario del mes pasado que no se había divulgado previamente.

Utilizado en obuses de 155 mm (el caballo de batalla de la artillería de campaña del Ejército) el proyectil fue desarrollado conjuntamente por Raytheon Missiles and Defense y BAE Systems Bofor. El Excalibur, guiado con precisión, permite a los comandantes del campo de batalla apuntar a los objetivos con mayor exactitud. Tiene un alcance de 25 millas (40,5 kilómetros), según los documentos.

El Excalibur aparece en los documentos que explican cómo el Pentágono está gastando parte de los US$20.100 millones del “Suplemento Adicional para Ucrania” firmado por el presidente Joe Biden en mayo.

PUBLICIDAD

Los cartuchos Excalibur se tomaron de las existencias del Ejército como parte de 19 movimientos de la “Autoridad de Reducción Presidencial” valorados en US$8.000 millones. Hasta ahora, el Pentágono ha detallado las compras de reabastecimiento por un total de unos US$7.000 millones en siete plazos hasta el mes pasado.

“La adición de US$92 millones a Excalibur duplica con creces el presupuesto del programa, añadiendo unos 900 proyectiles en el año fiscal 2022″, frente a los US$56,7 millones que el Congreso aprobó este año fiscal, según Mark Cancian, un analista de defensa del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales que supervisa el gasto relacionado con Ucrania.

Los US$56,7 millones se destinan a la compra de 374 de estos sofisticados proyectiles a prueba de interferencias por GPS, según los documentos presupuestarios del Ejército.

“Esto también confirma lo que se sospechaba desde hace tiempo, que Estados Unidos está proporcionando esta avanzada arma a Ucrania”, dijo Cancian. Cada cartucho cuesta actualmente entre US$98.700 y US$106.400 en los ejercicios fiscales de 2021 y 2022, en función de las cantidades adquiridas, según los documentos presupuestarios del Ejército.

Precisión demostrada

La precisión demostrada del Excalibur “permite un efecto de primera ronda en el objetivo, reduciendo el número de rondas requeridas mientras se reducen los daños colaterales”, según los documentos del presupuesto del Ejército.

Basándose en sus capacidades, el arma probablemente se ha utilizado con moderación para destruir quirúrgicamente los puestos de mando y los centros de mando y control rusos mientras las tropas ucranianas se baten en duelos de artillería con los invasores en las regiones del este.

PUBLICIDAD

La Ley Suplementaria Adicional para Ucrania proporcionó más de US$40.000 millones en fondos de emergencia. La parte del Pentágono ascendía a al menos US$20.000 millones, incluyendo US$6.000 millones para asistencia y equipamiento de Ucrania y US$9.000 millones para reponer las existencias de equipamiento estadounidense.

Además del Excalibur, no revelado anteriormente, los documentos presupuestarios también detallan el suministro de artículos bien conocidos, como las balas de artillería convencionales de 155 mm, los misiles antiblindaje Javelin y antiaéreos Stinger, el sistema de cohetes móviles HIMARS y sus misiles del Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple Guiado, o GMLRS.

También hay compras menores de lanzagranadas MK-19, “rifles de francotirador de precisión” y “visores” y “unidades de refrigeración de baterías de repuesto” para los Stinger.

PUBLICIDAD

“Hay mucho dinero en la reprogramación para aumentar la capacidad de producción para futuras adquisiciones” de armas como el Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple Guiado utilizado en el sistema HIMARS, dijo Cancian. Pueden disparar más de 25 millas (40 kilómetros).

EE.UU. también ha estado enviando rifles de francotirador a Ucrania y está buscando US$265.000 para reemplazar sus existencias de armas de fuego, así como US$80.000 para los visores de largo alcance que se enviaron con los rifles.

PUBLICIDAD

El Pentágono planea gastar al menos US$745,5 millones para la reposición de misiles Stinger. Esto incluye US$303,7 millones para las modificaciones de las armas existentes, ya que el misil ya no está en producción, y US$370,3 millones para reemplazar los Stinger enviados a Ucrania, lo que requeriría reiniciar la producción para el Pentágono que terminó en el año fiscal 2005 o sustituirlos por un arma comparable. El dinero restante se necesita para la sustitución de las unidades de refrigeración de las baterías de los Stinger.

US$471 millones para sustituir las 16 unidades HIMARS construidas por Lockheed Martin Corp. y aumentar la capacidad de producción

US$337 millones para la sustitución de cartuchos de 155 mm para el Ejército y la Infantería de Marina

PUBLICIDAD

US$263 millones para reembolsar a las Fuerzas Aéreas el transporte desde los depósitos estadounidenses hasta el embarque en Europa “en apoyo del esfuerzo internacional para contrarrestar la agresión rusa”

US$260,5 millones para cohetes guiados por GPS GMLRS y aumento de la capacidad de producción

US$74,7 millones para repuestos y munición de calibre 50

PUBLICIDAD

US$65 millones para sustituir “embarcaciones de asalto pequeñas, medianas y grandes” transferidas a Ucrania

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD