Economía

¿Qué quiere Petro con la reforma pensional y por qué tocaría a los fondos privados?

Gustavo Petro reiteró que Colombia avanzará hacia un sistema pensional de pilares donde parte de las cotizaciones de las AFP pasen a Colpensiones, ¿qué implica?

¿Qué quiere Petro con la reforma pensional y por qué tocaría a los fondos privados?
14 de septiembre, 2022 | 10:49 AM

Bogotá — Tal como lo expresó en su campaña, el presidente Gustavo Petro reiteró recientemente que en la reforma pensional, que se espera sea trabajada el año entrante, “parte de las cotizaciones que hoy quedan en los fondos privados entren a Colpensiones, originando el sistema de pilares”.

Lo anterior se haría, en sus palabras, para generar más equidad en el sistema pensional y para que los adultos mayores que no logran pensión y obtienen un subsidio de $80.000 a través de Colombia Mayor, puedan acceder a $500.000 y de esta manera superen la línea de pobreza.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

PUBLICIDAD

Aunque lo que ha dicho no es nuevo y se cree que parte de las cotizaciones de las AFP futuras, no las actuales, irían a Colpensiones, sus declaraciones, sin mayores detalles, aún generan muchas dudas pues no se sabe puntualmente si se haría o no traslado de recursos entre los fondos privados y Colpensiones.

¿Qué propone Petro?

Lo que se sabe hasta ahora, según lo que dijo en campaña, es que Colombia dejaría de tener un sistema pensional en el que compiten los dos grandes regímenes existentes, a uno en el que se complementen. Estos dos regímenes son: el de prima media (Colpensiones) y el de ahorro individual conocido como RAIS donde están los fondos de pensiones privados o AFP.

Lo que ha dicho Petro es que el sistema pensional actual, en el que los regímenes compiten, transitaria hacia uno de pilares. Esto quiere decir que todo el mundo contribuiría al mismo regímen y no como sucede actualmente, que unos van a Colpensiones y otros al RAIS.

PUBLICIDAD

Según explica Kevin Hartmann, experto pensional y estudiante de doctorado de UCLovain, “el modelo de pilares divide la cotización. Una vez más, el sistema ya no es disyuntivo, sino conjuntivo: es decir, no es que toda la cotización va a Colpensiones o a una AFP; sino que de lo que se cotiza, una parte va a Colpensiones y otra a las AFP”.

Gustavo Petro ha dicho que la contribución a Colpensiones debería ser de hasta 4 salarios mínimos legales vigentes. Es decir, si alguien se gana entre 1 y 4 salarios mínimos, toda su contribución iría a Colpensiones, mientras que si alguien se gana más de 4 salarios mínimos, 4 irían a Colpensiones y el resto a una AFP.

Lo anterior quiere decir, según Hartmann, que “la pensión futura la pagaría, por un lado Colpensiones (de 1-4 salarios mínimos, según la propuesta) y por el otro las AFP después de ese monto”.

Lo bueno y lo malo

Desde la visión de Germán Machado, docente de economía de la Universidad de los Andes, la propuesta del esquema de pilares tiene varias bondades: elimina la competencia entre regímenes pensionales y genera un sistema complementario, es un avance significativo en términos de equidad, en la medida en que limita el monto de pensión que es asumido por Colpensiones y el Presupuesto Nacional, estableciendo así un máximo para los subsidios regresivos del sistema pensional.

Según otros expertos, la propuesta de Petro haría que las personas de menores recursos no tengan la opción de escoger y coticen en Colpensiones y, si se mantienen las semanas de cotización de Colpensiones, se bajaría la cobertura.

Para explicar lo anterior, en los fondos privados una persona podría adquirir una pensión de un mínimo con 1.150 semanas cotizadas, mientras que en Colpensiones se requieren 1.300 semanas, si ahora las personas de menores ingresos deben cotizar en Colpensiones tendrán que cotizar por más semanas, lo cual dificultaría aún más el acceso a una pensión por parte de esta población.

PUBLICIDAD

De acuerdo con Machado, la propuesta del sistema de pilares deja por fuera dos elementos cruciales respecto al sistema pensional: “no aborda los regímenes especiales que corresponden actualmente al 30% del pasivo pensional total, de manera que no contribuye de manera suficiente a la sostenibilidad, y no incluye a las personas con ingresos inferiores al salario mínimo, de manera que no avanza en cobertura, condenándolas a continuar marginados en la informalidad”.

Complementando lo anterior, según datos expuestos por Asofondos, el gremio que reúne a los fondos privados de pensiones en Colombia, “solo un tercio de los trabajadores en el país son formales, 8 de 10 ganan entre 1 y 2 salarios mínimos, más de 10 millones de trabajadores ganan menos de 1 salario mínimo. Además, al llegar a edad de pensión, en promedio un trabajador ha cotizado 500 semanas”.

En palabras de Kevin Hartmann, el problema real de la propuesta de Gustavo Petro es que es intergeneracionalmente riesgosa. “Entre 2020 y 2050, las tendencias demográficas nos dicen que aún tenemos más jóvenes que podrían cotizar (ingresos al sistema) frente a pensionados (gastos del sistema). En 2050 la pirámide demográfica se invierte, y ahí empiezan los problemas. Habrá más pensionados que contribuyentes. Y de forma creciente, el gasto público tendrá atender ese déficit”.

PUBLICIDAD

Además, dice Hartmann, si la propuesta se mantiene en que las cotizaciones de hasta 4 salarios mínimos se hacen en Colpensiones, el déficit explotaría en un menor tiempo por la pirámide generacional invertida. Por esto, habría que revisar si se ajustan los topes propuestos.

De acuerdo con el gremio de las AFP, es clave “discutir la reforma en mesas técnicas a fin de concertar una propuesta que amplíe cobertura, sea equitativa y, muy importante: que sea sostenible financieramente”.

PUBLICIDAD