El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, durante una conferencia de prensa después de una reunión del Comité Federal de Mercado Abierto el 29 de enero de 2020 en Washington, DC.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Auch. El informe sobre los precios al consumidor en los Estados Unidos del mes de agosto ha hecho desaparecer las esperanzas de los estadounidenses que creían que la inflación alcanzaría su punto máximo en el verano. Pero va a ser un doble dolor para casi todos los que no residen en la mayor economía del mundo. Y es que la Reserva Federal de los Estados Unidos y su presidente, Jerome Powell, se sentirán ahora justificados para tomar medidas aún mayores con los tipos de interés para frenar la elevada inflación.

Lamentablemente, el remedio puede ser peor que la enfermedad. En caso de que la Reserva Federal suba las tasas con fuerza, los efectos se sentirán fuera de su ámbito nacional: Partes de la economía mundial se romperán. La desaceleración mundial repercutirá a su vez en el crecimiento de los Estados Unidos. Entonces nos adentraremos en el reino de las consecuencias no deseadas.

PUBLICIDAD

Los mercados mundiales de bonos siguen el rumbo de los rendimientos del Tesoro estadounidense a dos años, y su trayectoria es aterradora para las economías y las divisas que no pueden igualar las tasas. El año pasado por estas fechas, los rendimientos eran del 0,2%; ahora son 19 veces más altos. Y todo esto es antes de que entre en vigor el endurecimiento cuantitativo de US$95.000 millones al mes por parte de la Reserva Federal. En realidad, no ha tenido tiempo de evaluar los efectos que ha tenido su rápida alza. Pero, nos guste o no, el dólar es la moneda de reserva del mundo. Todo el mundo fuera de EE.UU. sentirá el impacto si la liquidez se seca con tasas más altas.

Los rendimientos a dos años se han disparado en el último añodfd

Los inversores estadounidenses seguirán sin tener incentivos para alejarse de los activos americanos, lo que hará que el resto del mundo se quede sin capital. La última encuesta mundial de gestores de fondos de Bank of America (BofA), publicada el martes, muestra la mayor infraponderación de la renta variable mundial de su historia. Si usted es un estratega profesional de inversiones, no será despedido si se limita a los activos en dólares, o sólo al efectivo en dólares. Es difícil ver qué cambiará esta mentalidad.

PUBLICIDAD

Es muy difícil para otras economías y mercados competir cuando todos los caminos conducen a un dólar más fuerte. Esa omnipotencia está acabando con muchas de las divisas del mundo a medida que las rápidas subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal obligan a volar cada vez más rápido hacia la calidad.

La media ponderada del dólar ha subido implacablemente este añodfd

Por ejemplo, Japón. El yen está en su punto más bajo desde 1990, con un debilitamiento de más del 25% frente al dólar en el último año. El país ha visto cómo su ventaja económica, basada en las exportaciones, se rompe a causa de la necesidad de importar la mayor parte de su energía y pagarla en dólares. El Banco de Japón se ha visto obligado a intensificar su defensa de la moneda. La intervención activa es ahora una clara posibilidad, financiada probablemente con la venta de sus reservas de bonos del Tesoro estadounidense.

PUBLICIDAD

Durante mucho tiempo, el Banco de Japón fue el único banco central importante que se alegraba de perseguir la inflación como vía de crecimiento para su estancada economía. Por fin ve lecturas por encima de su objetivo del 2%. Simultáneamente, mantuvo un férreo control sobre su mercado de bonos para mantener las tasas de interés bajas, a menudo negativas. Sin embargo, no puede hacer estas dos cosas y evitar que su moneda caiga en espiral. Hay límites a la velocidad y al nivel de caída del yen. Y esto tendrá repercusiones en el yuan chino, el won coreano y el dólar taiwanés. Una nueva oleada de fortaleza del dólar, alimentada por un nuevo aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal, podría echar por tierra la estrategia del Banco de Japón y perturbar al resto de Asia.

China se sentirá con derecho a responder de la misma manera a un descenso no deseado de su moneda. Normalmente la mantiene bajo control, pero ha tenido que dejar que el yuan se debilite más de un 10% frente al billete verde en los últimos seis meses. Ni siquiera la segunda moneda del mundo puede resistir la marea inflacionista estadounidense.

PUBLICIDAD

Por otra parte, tanto el euro como la libra esterlina han estado compitiendo a la baja con el dólar desde la primavera del año pasado. Europa, que ya estaba atascada por todo el gasto para salir de la pandemia de Covid-19, se encuentra ahora en el punto de mira de la crisis energética debido a su dependencia del gas natural ruso. El crecimiento se está evaporando ante nuestros ojos, con el Reino Unido en declive todo este año, y partes de la Unión Europea (UE) deslizándose hacia la recesión. Los analistas del Deutsche Bank AG prevén que la economía alemana se contraiga hasta un 4% el próximo año.

Al igual que la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra están contemplando no sólo subir las tasas de interés a lo loco, sino también reducir la liquidez del sistema bancario y revertir las compras de bonos de flexibilización cuantitativa, todo a la vez.

PUBLICIDAD

Todos los que entren aquí, abandonen esperanzas.

Esto sucederá porque básicamente hemos permitido que la Fed fije las tasas de interés para todo el mundo. Pero el presidente de la Fed, Powell, y sus compatriotas están obstaculizados por la miopía: Todo lo que pueden ver es el mercado laboral estadounidense demasiado apretado. La carrera armamentística monetaria resultante corre el riesgo de ser catastrófica.

PUBLICIDAD

La verdad es que no todas las economías necesitan que los costos de los préstamos sean cada vez más elevados para ahogar la demanda; gran parte de la inflación mundial está impulsada por la oferta externa. Y el mundo ha cambiado fundamentalmente desde que Covid-19 golpeó en 2020 y frenó la globalización en gran medida. Aun así, la reacción de la Fed y de otros bancos centrales sigue siendo la misma.

Detener y reiniciar la economía mundial requiere una mayor flexibilidad que la que ofrece el instrumento contundente de las tasas de interés. Es bueno destetar a los mercados financieros y a los precios de los activos de las repetidas rondas de flexibilización cuantitativa. Pero el desenganche es algo que la Reserva Federal no ha conseguido hacer bien, dos veces.

PUBLICIDAD

¿Por qué los bancos centrales persisten en tratar de poner a vastas economías en la cabeza de un objetivo de inflación del 2% cuando ya no es ni factible ni deseable? Seguramente ha llegado el momento de establecer un rango flexible en lugar de una cifra precisa. Aunque es probable que la inflación general caiga bruscamente el próximo año debido a los efectos de base, arrastrar al mundo a una inflación subyacente mucho más baja (excluyendo los alimentos y la energía) va a suponer un enorme coste económico.

Al final, las acciones de la Reserva Federal se volverán contra ella y contra los Estados Unidos. Para entonces, todos los muchos billones de dólares de estímulo que circularon durante la pandemia se habrán deshecho. Qué fenomenal pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.