Mercados

Inversionistas tienen pocas opciones por los mercados enturbiados por la inflación

Los refugios rentables de los inversionistas comienzan a desaparecer ante la persistencia de la inflación subyacente

El índice S&P 500 cayó más del 4% solo el martes 13 de septiembre, luego del informe de inflación, y terminó la semana con una caída de casi el 5%. Photographer: Michael Nagle/Bloomberg
Por Denitsa Tsekova
17 de septiembre, 2022 | 05:21 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Para los inversionistas asolados por la inflación, un año que estaba considerándose como muy malo, comienza a verse aún peor.

El incremento de los precios al consumidor convirtió algunos rincones de los mercados financieros en refugios rentables a principios de 2022, a medida que los precios de las acciones caían y los bonos sufrían las pérdidas más profundas en décadas.

Los precios del petróleo subieron. Otros productos básicos también lo hicieron. Incluso el aumento de los precios de las viviendas y los alquileres apoyaron al sector inmobiliario.

PUBLICIDAD

Pero las opciones de resguardo están desapareciendo rápidamente.

El motivo es el aumento persistente de la inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía.

Esta situación está a punto de impulsar a la Reserva Federal a continuar con su serie más agresiva de aumentos de tasas de interés en décadas. Y eso es una mala noticia para los activos de todo tipo.

PUBLICIDAD

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Hong Kong descubrió que las acciones, los bonos, las materias primas y los fondos de inversión en bienes raíces están expuestos a pérdidas cuando la inflación subyacente aumenta inesperadamente, de acuerdo con datos de 1963 a 2019.

“La primera mitad del año, cuando la inflación de la energía y los alimentos aumentaba más rápido que la subyacente, las materias primas funcionaron muy bien y parecían una gran protección contra la inflación”, dijo Nikolai Roussanov, profesor de finanzas en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania, quien es co- autor del estudio.

“Pero cuando los precios de la energía comenzaron a caer, vimos que la correlación se invirtió y las materias primas en general no lo estaban haciendo tan bien”.

Nowhere to Hide | Effect on average returns from a one standard deviation increase in unexpected inflationdfd

El cambio se suma a las perspectivas cada vez más sombrías en los mercados financieros mundiales, que se han visto muy afectados este año a medida que los bancos centrales de todo el mundo endurecieron la política monetaria, lo que marca una ruptura brusca con la era del dinero fácil que ayudó a las acciones y los bonos a recuperarse durante la pandemia.

El martes 13 de septiembre, el Departamento de Trabajo de EE. UU. informó que el índice de precios al consumidor básico aumentó un 6,3% en agosto respecto al año anterior, la primera aceleración desde marzo.

Las cifras desvanecieron las esperanzas de los inversionistas de una desaceleración y consolidaron las expectativas de que la Fed eleve el 21 de septiembre su tasa clave en tres cuartos de punto porcentual por tercera vez consecutiva.

PUBLICIDAD

Un ajuste tan agresivo incrementa el riesgo de una fuerte desaceleración de la economía que afectaría las ganancias corporativas y la demanda de materias primas como el petróleo.

El índice S&P 500 cayó más del 4% solo el martes 13 de septiembre, luego del informe de inflación, y terminó la semana con una caída de casi el 5%. El índice de materias primas de Bloomberg se ha desplomado un 3% desde el martes. Y los rendimientos del Tesoro subieron, empujando la deuda del gobierno de EE. UU. a una pérdida de más del 11% este año, por mucho la peor desde que comenzó el índice de Bloomberg en 1973.

El dólar ha sido uno de los pocos puntos positivos, con la moneda impulsada por las tasas de interés.

PUBLICIDAD
Dollar continues to gain as major asset classes suffer post-CPIdfd

El cambio en los mercados de productos básicos es consistente con lo que se ha visto desde principios de la década de los sesenta, según Roussanov y sus colegas investigadores.

Mientras que las materias primas rinden un 21% cuando la inflación de la energía aumenta en una desviación estándar, en realidad caen un 0,1 % cuando la inflación subyacente experimenta el mismo salto.

PUBLICIDAD

Un estudio similar realizado por investigadores de la firma de fondos de cobertura Man Group Plc y la Universidad de Duke también encontró que tanto las acciones como los bonos tienden a tener un desempeño deficiente durante tiempos inflacionarios, mientras que las materias primas son la clase de activo principal que tiene un rendimiento superior confiable cuando la inflación es alta.

Pero la advertencia es que una vez que la inflación general comienza a caer desde su punto máximo, el rendimiento de la clase de activos ha tendido a ser cero, según uno de los autores.

“Todo el mercado y el mundo entero están pasando de este período de inflación alta y creciente, en el que hemos estado, a un período de inflación aún alta, pero más baja”, dijo el gerente de cartera de Man Group, Teun Draaisma.

PUBLICIDAD

“Estamos en la cúspide de ese cambio”.

El cambio está impulsando un movimiento fuera de los fondos de materias primas a medida que los inversores se preparan para un crecimiento económico más lento o una recesión. Los fondos cotizados en bolsa de materias primas de amplia base verán retirado efectivo por quinto mes consecutivo en septiembre, con casi $17.000 millones retirados desde principios de mayo.

“Con una inflación subyacente muy fuerte, esto implica que se implementará un endurecimiento monetario agresivo”, dijo Peter Chatwell, jefe de comercio de estrategias macro globales en Mizuho International. “Esto debería reducir la demanda en el corto plazo y hacer bajar la mayoría de los precios de los activos”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD