Actualidad

Cómo EE.UU. puede evitar una lucha con China por la Luna

Ambos países ven la Luna como posible lugar de asentamiento y explotación de recursos en el largo plazo

China y EE.UU se disputan la Luna
Por Adam Minter
18 de septiembre, 2022 | 06:11 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — ¿A quién pertenece la Luna? La pregunta parece absurda, pero hace unas semanas la NASA se topó con ella cuando publicó una lista de posibles lugares de exploración y aterrizaje lunar para sus próximas misiones Artemis. Resulta que algunos de esos lugares también están siendo considerados por el programa espacial chino para su ambicioso programa de exploración lunar. Ambos países ven la Luna, y esos lugares, como posibles lugares de asentamiento y explotación de recursos a largo plazo.

Afortunadamente, hay pocas posibilidades de que se produzca una guerra lunar a corto plazo; ni siquiera está claro cuándo estará ninguno de los dos países preparado para llevar seres humanos a la Luna. Pero a medida que el avance de la tecnología y la ambición permitan a los países y empresas buscar los lugares de aterrizaje más prometedores, los planes se solaparán inevitablemente. Sin confianza y sin un medio para gestionar las solicitudes en competencia, la búsqueda humana a largo plazo para explorar y colonizar la Luna podría estancarse, o incluso convertirse en un conflicto.

Estas no son preocupaciones nuevas. Incluso antes de que la Unión Soviética lanzara el Sputnik en 1957, EE.UU. y sus aliados estaban preocupados de que los conflictos terrestres y las armas nucleares pudieran migrar pronto al espacio. EE.UU. y la Unión Soviética iniciaron años de negociaciones de tratados y en 1967 entró en vigor lo que hoy se conoce como el Tratado del Espacio Exterior.

PUBLICIDAD

Entre otras disposiciones, el tratado afirma que ningún país puede reclamar soberanía sobre ningún cuerpo celeste, incluida la Luna, al tiempo que preserva el derecho a la “exploración y uso” del espacio para toda la humanidad. Hasta el momento, 112 países lo han ratificado, incluido China.

En la década de 1960, pocos encargados del desarrollo de políticas se preocuparon por la tensión entre el derecho a explorar y “usar” el espacio y las prohibiciones de reclamar territorio cósmico. El espacio parecía vasto y la tecnología, si existía, era demasiado difícil y costosa para desplegarse ampliamente.

Sin embargo, ese estado de las cosas ha estado cambiando rápidamente durante las últimas dos décadas gracias al desarrollo de compañías de cohetes del sector privado de bajo costo y la rápida expansión del programa espacial de China. Este año, SpaceX, por sí solo, está lanzando un cohete a la órbita terrestre casi semanalmente. En 2021, el programa espacial administrado por el Gobierno de China y su floreciente industria espacial privada realizaron colectivamente 53 lanzamientos exitosos.

PUBLICIDAD

Por ahora, la Luna permanece vacante. Pero eso también cambiará a medida que China, EE.UU. y sus empresas privadas persigan la ambición de extraer agua y otros recursos de la superficie lunar. Hacerlo requerirá una infraestructura costosa y asentamientos humanos que las empresas privadas y los Estados-nación se mostrarán reacios a financiar si no se puede ocupar el territorio y reclamar la propiedad de los recursos. Sin embargo, a los ojos de muchos, ambas actividades están en conflicto con el Tratado del Espacio Exterior.

En un esfuerzo por reconciliar estos conflictos percibidos, la NASA en 2020 introdujo un conjunto de principios rectores para explorar la Luna. Los Acuerdos de Artemisa, como se les conoce, se basan en el Tratado del Espacio Exterior. Los acuerdos requieren transparencia, incluida la notificación de las actividades lunares y la coordinación para evitar interferencias dañinas. Cuando se siguen estos principios, se pueden utilizar para establecer “zonas de seguridad” en áreas donde las actividades de cualquier país o empresa pueden crear peligros.

En teoría, estas zonas servirán para proteger el hardware, la ciencia y a los astronautas de la misión. Por ejemplo, las observaciones realizadas durante las misiones Apolo demostraron que el polvo lunar levantado por los cohetes puede ser muy dañino para el hardware que ya está posicionado en la Luna. Pero en China, especialmente, algunos críticos cuestionan abiertamente si la verdadera intención detrás de las zonas de seguridad es hacer los tipos de solicitudes territoriales prohibidos por el Tratado del Espacio Exterior.

Desafortunadamente, China no es el único que teme que un rival extranjero tome posesión de la Luna. En julio, el administrador de la NASA Bill Nelson expresó su preocupación de que China declarara la soberanía sobre la Luna después de aterrizar en ella. La base de sus temores eran los agresivos esfuerzos de China por ejercer la soberanía sobre el Mar Meridional de China.

No será fácil generar confianza en el espacio mientras falte la confianza en la Tierra. China no renunciará a las solicitudes territoriales en la región de Asia y el Pacífico, y es poco probable que EE.UU. elimine una disposición de larga data de la ley estadounidense, conocida como la Enmienda Wolf, que restringe la capacidad de la NASA para cooperar directamente con China en la exploración espacial.

Esos son obstáculos importantes, pero no tienen que obstruir un acuerdo sobre cómo manejar la competencia lunar. Un buen punto de partida es que las naciones que realizan actividades espaciales vuelvan a centrar sus preocupaciones en la preservación de importantes sitios del patrimonio espacial en la Luna, como el sitio de aterrizaje del Apolo XI, la sonda Luna 2 de la Unión Soviética (la primera nave espacial en aterrizar en la Luna) y la Chang’e 4 (la primera nave espacial en aterrizar de manera segura en la cara oculta de la Luna).

PUBLICIDAD

En lugar de promulgar protecciones (o zonas de seguridad) para misiones planificadas individuales, se podría hacer un pacto para extender el respeto y la protección a los sitios de importancia histórica para toda la humanidad.

“No es un concepto de exclusión, sino de inclusión”, explicó la profesora Michelle Hanlon, codirectora del Centro de Derecho Aéreo y Espacial de la Universidad de Misisipi, en una llamada telefónica reciente. “No es ‘no te acerques, esto es mío’; Es ‘oye, esto nos pertenece a todos, protejámoslo’”.

Tal acuerdo no garantizará, a corto plazo, que China y EE.UU. eviten competir por los sitios de aterrizaje en la Luna. Pero si el enfoque puede adoptarse, sentará un precedente importante para la cooperación futura. “Necesitamos dar pequeños pasos”, dijo Hanlon, quien aboga firmemente por la protección del patrimonio espacial. Con el tiempo, la ley podría ponerse al día con la tecnología y evitar un conflicto espacial innecesariamente destructivo.

Lea más en Bloomgerg.com

PUBLICIDAD