Actualidad

Ferrari presenta Purosangue de US$390.000 con una petición: “No lo llamen SUV”

El primer superdeportivo de cuatro puertas de la marca probablemente ya ha acumulado pedidos de más de 2.000 unidades

Foto: Ferrari NV
Por Daniele Lepido
18 de septiembre, 2022 | 08:44 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La firma italiana fabricante de autos superdeportivos Ferrari NV, presentó su largamente esperado crossover Purosangue de $390.000 euros (US$390.195), que será lanzado en 2023 tras cuatro años de desarrollo.

Se trata del modelo más utilitario de la compañía en sus 75 años de historia, con cuatro puertas, cuatro asientos y un maletero de 473 litros. El Purosangue, desarrollado para cumplir con las credenciales dignas de la pista de Ferrari, representa una ruptura con las características de las máquinas de carreras de baja altura del fabricante y despeja las dudas sobre la posibilidad de producir un vehículo versátil.

La empresa está convencida de que el Purosangue se ajusta a esa descripción y ofrece una respuesta sorprendente a una pregunta: ¿Es un vehículo utilitario deportivo (SUV) o no?

PUBLICIDAD

“Por favor, no lo llamen SUV, porque no lo es”, dijo el CEO Benedetto Vigna a periodistas en Maranello, en el norte de Italia. “Es un Ferrari”.

Foto: Ferrari NVdfd

El comentario de Vigna indica que el fabricante de autoss de alto rendimiento más conocido del mundo todavía está llegando a un acuerdo con un segmento que algunos puristas del caballo rampante creen que debería estar prohibido para la marca. Cuando se le preguntó en 2016 si Ferrari consideraría alguna vez la producción de un crossover, el entonces CEO Sergio Marchionne bromeó: “Tendrías que dispararme primero”.

Los crossovers y los SUV tienden a ser menos ágiles de lo que los conductores de Ferrari están acostumbrados, aunque el Lamborghini Urus de casi $225.000 euros y el Bentley Bentayga de $206.800 euros han sido bien recibidos. El Purosangue supera a ambos en aceleración, llegando a los 100 kilómetros por hora en 3,3 segundos.

PUBLICIDAD

Mientras que Ferrari ofrece los deportivos 296 GTB y SF90 Stradale como híbridos enchufables, el Purosangue sólo contará con un motor de combustión. El V12 atmosférico montado en el centro, de 715 caballos, y la transmisión automática harán que el vehículo alcance una velocidad máxima de 310 kilómetros por hora.

“Discutimos durante mucho tiempo qué tipo de tren motriz montar en el Purosangue”, dijo Enrico Galliera, director comercial y de marketing de Ferrari. “Finalmente nos decidimos por uno de combustión interna completa, ya que no estábamos dispuestos a hacer concesiones y entendimos que era lo que querían nuestros clientes más fieles”.

Dar a la gente algo parecido a un SUV sin disgustar a los idealistas no es la única cuerda floja por la que camina Ferrari. La transición a los motores eléctricos será necesaria para cumplir la normativa sobre emisiones, pero el fabricante también tendrá que satisfacer las expectativas de una clientela selecta que paga por un trozo de gloria automovilística.

Tras entregar poco más de 11.100 vehículos el año pasado, Vigna detalló en junio la estrategia de baterías de Ferrari, que incluye un primer modelo totalmente eléctrico dentro de unos tres años. Está previsto que los coches de batería e híbridos enchufables representen el 60% de la cartera de Ferrari en 2026, como parte de un plan de inversión de 4.400 millones de euros.

La empresa sigue plenamente comprometida con que sus vehículos sean neutros en carbono para el final de la década, dijo Galliera en el evento.

Los pedidos anticipados del Purosangue (que cuenta con un chasis completamente nuevo con un techo de fibra de carbono para bajar su centro de gravedad) probablemente ya han superado las 2.000 unidades. Ferrari celebrará esta semana un evento de cuatro días para aquellos que hayan solicitado su compra.

PUBLICIDAD

Para mantener la exclusividad, Ferrari ha dicho que las entregas de Purosangue no superarán el 20% de las ventas totales del fabricante de automóviles durante el ciclo de vida del modelo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD