Vladimir Putin
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Han sido unas semanas malas para Vladimir Putin.

Primero, una importante derrota estratégica en Ucrania, tras una impresionante contraofensiva que supuso un golpe para las ambiciones del Kremlin en el este del país. Luego, lo que se suponía que era una reunión de líderes afines en Uzbekistán sirvió más que nada para recordarle su debilitado estatus, ya que el presidente ruso fue desairado por China y luego reprendido por la India. Mientras tanto, en una región en el que Moscú es supuestamente garante de la seguridad, se han producido enfrentamientos entre Armenia y Azerbaiyán, y continúan los choques en la frontera entre Kirguistán y Tayikistán.

Putin también está bajo presión en casa, con críticas desde rincones sorprendentes. El domingo, Alla Pugacheva, una cantante de pop muy querida que ha sido un nombre familiar para los rusos durante décadas, publicó un mensaje en el que criticaba los “objetivos ilusorios” en Ucrania que han convertido a Rusia en “un paria”, lo que pesa “sobre la vida de sus ciudadanos”. En el otro lado, los nacionalistas están furiosos por la ineptitud de la cúpula militar, lo que obligó al portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a advertir que las críticas estarían bien, hasta que no lo estuvieran: “La línea es extremadamente fina. Hay que tener mucho cuidado con esto”.

Sin embargo, es difícil evitar la realidad de una campaña que se está deshaciendo, y los llamamientos a la movilización nacional para resolver todas estas preocupaciones están creciendo demasiado para ser ignorados. Putin dijo la semana pasada que no había “ninguna prisa” en Ucrania -su suposición sigue siendo claramente que el régimen ruso puede durar más que la resolución occidental- y que no habría cambios en el plan. Pero hizo hincapié en que Rusia “no está luchando con un ejército completo”.

PUBLICIDAD

Para muchos, dados los amplios objetivos en juego, ése es el problema.

Argumentan que Putin no puede ganar con su estrategia actual. La movilización nacional añadiría recursos y mano de obra, ampliando el grupo de combatientes. Pero eso es teoría. En la práctica, llamar a las cosas por su nombre es casi impensable para el Kremlin, que todavía no tiene un plan claramente articulado para Ucrania y ha pasado meses separando a los rusos de a pie de la realidad en el frente. Lo peor de todo es que puede que ya sea demasiado tarde.

Por ahora, es ciertamente una discusión pública inusualmente sonora. En un raro arrebato, el ex diputado Boris Nadezhdin argumentó durante una tertulia televisiva que sería imposible “vencer a Ucrania con estos recursos, con este método de “guerra colonial”, con soldados a sueldo, mercenarios y sin movilización general”. Añadió: “O llamamos a la movilización y vamos a una guerra a gran escala, o nos retiramos”. Sugirió conversaciones de paz; otros participantes lo rechazaron a gritos.

PUBLICIDAD

Días más tarde, Gennady Zyuganov, jefe del Partido Comunista de Rusia y voz de la oposición tolerada por el Kremlin, pidió la “máxima movilización” y se convirtió en la figura más destacada en calificar el asalto de guerra. “Una guerra es algo que no se puede detener aunque se quiera”, dijo en la Duma la semana pasada. “Hay que luchar hasta el final”.

Para Zyuganov, los halcones de las fuerzas de seguridad o figuras como Ramzan Kadyrov, el líder pro-régimen de la región sureña de Chechenia cuya milicia está luchando en Ucrania, el beneficio de la movilización es añadir mano de obra y poner la economía en pie de guerra, centrándose directamente en la producción militar. Pero es una opción que Putin, que depende de una ilusión de estabilidad y normalidad, se resiste a tomar.

Se me ocurren tres razones. La más obvia es que supondría una admisión de fracaso. Una operación militar especial que, a los siete meses, se convierte en una guerra, es difícil de presentar como un éxito.

En segundo lugar, la movilización requiere deshacer la pasividad sobre la que Putin ha construido su régimen. Implica galvanizar a los ciudadanos, que han sido alentados en gran medida a no participar en una guerra que se suponía iba a ser quirúrgica y rápida. Se trataba de un asalto que -a diferencia, por ejemplo, de la desastrosa década soviética en Afganistán- debía ser librado por voluntarios pagados, reclutados en las provincias más pobres del país (y a menudo étnicamente no rusas), lugares como Tuva o Dagestán. La gente corriente de las grandes ciudades podía apoyar una guerra que no les exigía nada.

PUBLICIDAD

Como me dijo Yuval Weber, de la Escuela de Gobierno y Servicio Público Bush de Texas A&M, en Washington, DC, estas masas del centro son el verdadero riesgo para el Kremlin, mucho más que la derecha nacionalista. Son aquellos en los que el régimen ha confiado durante mucho tiempo, hombres y mujeres que han sido adormecidos en la apatía, pero que ahora necesitarían ser azotados en un frenesí. Más involucrados (y enviando a sus propios parientes a la guerra), bien podrían empezar a hacer preguntas incómodas sobre la eficacia de Putin.

Luego está el tercer problema: la movilización masiva será un gran desafío. La logística es compleja. La economía no soportará fácilmente el coste de la pérdida de trabajadores, la resistencia al reclutamiento está aumentando y no hará más que aumentar a medida que los soldados regresen del frente. Por no hablar de que se necesitan hombres ahora, pero conseguir que los reclutas reciban formación llevará meses, dado que Rusia no tiene una fuerza de reserva fuerte y bien preparada. Tampoco está claro cómo los reservistas y los jóvenes reclutas, que por ahora están oficialmente exentos de ir al frente, pueden resolver los problemas fundamentales de liderazgo, moral y material.

Y sin embargo, Rusia no puede quedarse estancada luchando en una guerra existencial que ha librado con muy pocos hombres, perdiéndolos a ellos y a sus armas a un ritmo asombroso -los funcionarios estadounidenses cifraron el mes pasado la cifra de muertos o heridos desde el comienzo de la guerra en hasta 80.000, aunque las cifras varían mucho.

PUBLICIDAD

Todavía existe el peligro de que Rusia pueda escalar, o utilizar una supuesta amenaza creciente para impulsar una declaración de guerra. Como señala Ben Noble, del University College de Londres, las crecientes conversaciones del Kremlin sobre el apoyo sin precedentes de la OTAN a Ucrania pueden estar creando opciones para un régimen que ve muy pocas. Occidente, podrían argumentar los funcionarios, forzó la mano de Moscú.

Pero, por ahora, el Kremlin está apostando por lo siguiente: animar a las regiones y a los mercenarios a movilizarse en nombre del Estado, ignorando los ya profundos problemas de coordinación entre las unidades de combate.

La semana pasada aparecieron imágenes de un hombre con un sorprendente parecido al empresario sancionado Yevgeny Prigozhin dirigiéndose a los detenidos en una prisión en nombre del grupo mercenario Wagner, prometiendo conmutar las penas por el servicio. “Si cumplís seis meses (en Wagner), sois libres”, dice. “Si llegáis a Ucrania y decidís que no es para vosotros, os ejecutaremos”.

Pero aún más reveladora fue la respuesta de Prigozhin en las redes sociales después de que el vídeo se hiciera viral: “O son empresas militares privadas y prisioneros, o tus hijos”, escribió. “Decidan ustedes mismos”.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.