Economía

Roubini ve inicio de “larga y fea” recesión para EE.UU. y el mundo a fines de 2022

La recesión golpeará a lo largo de 2023 y provocará una caída de hasta un 40% del S&P 500

Nouriel Roubini, CEO de Roubini Macro Associates Inc., durante una sesión del Foro Económico de Qatar (QEF) en Doha, Qatar, el martes 21 de junio de 2022.
Por Natalia Kniazhevich
20 de septiembre, 2022 | 05:17 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — A finales de 2022, podría producirse una recesión “larga y fea” en los Estados Unidos y en el mundo, que podría durar todo 2023, y que causaría una fuerte corrección del S&P 500, de acuerdo con el economista Nouriel Roubini, quien predijo con acierto la crisis financiera de 2008.

“Incluso en una recesión simple, el S&P 500 puede caer un 30%”, dijo Roubini, presidente y CEO de Roubini Macro Associates, en una entrevista el lunes. En “un aterrizaje duro de verdad”, podría caer un 40%.

A juicio de Roubini, cuya clarividencia sobre el desplome de la burbuja inmobiliaria entre 2007 y 2008 le valió el apodo de Dr. Doom, quienes esperan una recesión poco profunda en EE.UU. deberían fijarse en los elevados ratios de endeudamiento de empresas y gobiernos. Mientras las tasas de interés suben y los costes del servicio de la deuda aumentan, “muchas instituciones zombis, hogares zombis, empresas, bancos, bancos en la sombra y países zombis van a morir”, dijo. “Así que veremos quién está nadando sin protección”.

PUBLICIDAD

Este experto, que ha advertido a lo largo de los mercados alcistas y bajistas que los niveles de deuda mundial arrastrarán a las acciones, dijo que lograr una tasa de inflación del 2% sin un aterrizaje forzoso va a ser una “misión imposible” para la Reserva Federal de EE.UU. El economista espera un alza de tasas de 75 puntos básicos en la reunión en curso y de 50 puntos básicos tanto en noviembre como en diciembre. Esto haría que la tasa de interés de los fondos de la Reserva Federal se situara a finales de año entre el 4% y el 4,25%.

Sin embargo, la persistencia de la inflación, especialmente en los salarios y en el sector de los servicios, hará que la Reserva Federal “probablemente no tenga más remedio” que subir las tasas de interés, y que se acerque al 5%. Además, las perturbaciones negativas de la oferta derivadas de la pandemia, el conflicto entre Rusia y Ucrania y la política de tolerancia cero de China en materia de Covid-19 traerán consigo mayores costos y un menor crecimiento económico. Esto dificultará el actual objetivo de “recesión de crecimiento” de la Fed (un periodo prolongado de escaso crecimiento y aumento del desempleo para frenar la inflación).

Una vez que el mundo esté en recesión, Roubini no espera remedios de estímulo fiscal, ya que los gobiernos con demasiada deuda “se están quedando sin balas fiscales”. La alta inflación también significaría que “si haces un estímulo fiscal, estás sobrecalentando la demanda agregada”.

PUBLICIDAD

Como resultado, Roubini ve una estanflación como en la década de 1970 y una angustia de deuda masiva como en la crisis financiera mundial.

“No va a ser una recesión corta y superficial, va a ser severa, larga y fea”, dijo.

Roubini prevé que la recesión en EE.UU. y en todo el mundo dure todo el año 2023, dependiendo de la gravedad de las crisis de oferta y de las dificultades financieras. Durante la crisis de 2008, los hogares y los bancos fueron los más afectados. Esta vez, dijo que las empresas y los bancos en la sombra, como los fondos de cobertura, los fondos de capital privado y los fondos de crédito, “van a colapsar”

En el nuevo libro de Roubini, “Megathreats”, identifica 11 choques de oferta negativos a mediano plazo que reducen el crecimiento potencial al aumentar el costo de producción. Entre ellas, la desglobalización y el proteccionismo, la deslocalización de la fabricación de China y Asia a Europa y EE.UU., el envejecimiento de la población en las economías avanzadas y los mercados emergentes, las restricciones migratorias, la disociación entre EEE.UU. y China, el cambio climático global y las pandemias recurrentes. “Es sólo cuestión de tiempo que tengamos la próxima pandemia desagradable”, dijo.

Su consejo para los inversores: “Hay que ser ligero con la renta variable y tener más efectivo”. Aunque el efectivo se ve erosionado por la inflación, su valor nominal se mantiene en cero, “mientras que la renta variable y otros activos pueden caer un 10%, 20%, 30%”. En cuanto a la renta fija, recomienda mantenerse alejado de los bonos de larga duración y añadir la protección contra la inflación de los bonos del Tesoro a corto plazo o de los bonos indexados a la inflación, como los TIPS.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD