Imagen ilustrativa
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — El presidente ruso Vladimir Putin no quiere usar armas nucleares, como tampoco quiere seguir luchando en su “operación militar especial” contra Ucrania. Pero sigue luchando, porque es incapaz de ganar. Eso también significa que todavía podría lanzar una bomba nuclear, como amenazó una vez más esta semana. Estados Unidos y sus aliados -y los supuestos amigos de Putin en China y otros lugares- deben decidir ahora cómo reaccionarían de ser ese el caso.

Para Putin, la escalada nuclear no sería una forma de arrebatar la victoria de las fauces de la derrota, sino de arrebatar la supervivencia -política o incluso física- de las fauces del olvido. A diferencia de los líderes democráticos, no tiene forma de retirarse con elegancia después de todo el daño que ha hecho. Como historiador de los zares, sabe que su final puede ser complicado.

PUBLICIDAD

Por eso podría desempolvar una doctrina rusa que los analistas occidentales llaman “escalar para desescalar”. Significa ir a lo nuclear para evitar perder una guerra convencional (no nuclear). Putin detonaría una o más armas nucleares “tácticas” (en lugar de “estratégicas”). Son de explosiones de bajo calibre, lo suficientemente grandes como para eliminar una posición del ejército ucraniano o un centro logístico, pero demasiado “pequeñas” para borrar una ciudad entera.

Al lanzar una bomba de este tipo, Putin estaría indicando su voluntad de utilizar más. Su motivación sería obligar a Ucrania a rendirse y a Occidente a dejar el conflicto, pero sin invitar a las represalias automáticas de Estados Unidos. Putin quiere que sus enemigos se retiren, para poder declarar la victoria y mantenerse en el poder.

PUBLICIDAD

Tal acto de desesperación, no hace falta decirlo, marcaría el giro más oscuro en la historia de la humanidad desde Hiroshima y Nagasaki. No sólo mataría, mutilaría y traumatizaría a un gran número de personas inocentes - Putin ya lo está haciendo - sino que también causaría un terror duradero en todo el mundo.

La escalada de Putin rompería el tabú de la era de la Guerra Fría contra el uso de armas nucleares para algo más que la disuasión. Si se ve que se sale con la suya, otros estados nucleares parias se darían por enterados. Esto, a su vez, obligaría a los países que han renunciado a las armas nucleares en nombre de la no proliferación o el desarme -como hizo Ucrania en la década de 1990- a construir sus propios arsenales. El control de armas estaría muerto. La guerra nuclear, por diseño o por accidente, sería más probable en más lugares, desde el oeste hasta el sur y el este de Asia.

PUBLICIDAD

¿Qué debe hacer entonces el presidente estadounidense Joe Biden? Debe disuadir a Putin, obviamente, y al mismo tiempo preparar una respuesta si Putin escala. Pero son dos aspectos de la misma decisión: La respuesta implícita también hace la disuasión.

Matthew Kroenig, del think tank Atlantic Council, ha resumido algunas de las opciones. Una respuesta a un ataque nuclear ruso limitado es duplicar, triplicar o cuadruplicar todas las medidas que Occidente ya ha tomado contra el régimen de Putin, aislando completamente a Rusia del mundo occidental. En lugar de ceder, Occidente también enviaría más armas a Ucrania, y más fuerzas, incluyendo armas nucleares, al frente oriental de la OTAN.

PUBLICIDAD

Esta respuesta deliberadamente limitada tendría como objetivo detener una espiral de escalada antes de que comience. El problema es que Putin puede no encontrar esta respuesta lo suficientemente aterradora como para ser disuadido. Ya es un paria, y los rusos ya están sufriendo las sanciones. Si teme el fin de su propio reinado o de su vida -y ese, recordemos, es el escenario que estamos considerando-, aún así iría a por todas.

Otro problema es que una respuesta moderada parecería lamentablemente inadecuada para los ucranianos y el resto del mundo. Los amigos de Kiev se desanimarían. Dictadores como Kim Jong-Un de Corea del Norte llegarían a la conclusión de que se puede ir a por todas y sobrevivir.

PUBLICIDAD

Así que la respuesta de Biden debe ser más musculosa. Tiene dos opciones militares. Una de ellas es responder de la misma manera, desplegando también una bomba nuclear táctica de bajo rendimiento, por ejemplo, en el Océano Ártico o en la remota Siberia. Su nube en forma de hongo sería una señal de alto para Putin. También tranquilizaría a los ucranianos y al mundo entero de que Estados Unidos responderá a la escalada ojo por ojo, que hará cumplir el tabú nuclear.

El problema es que esto convertiría la confrontación en un enfrentamiento apocalíptico, que posiblemente llevaría a una serie de detonaciones tácticas. Y Rusia, que está más o menos igualada con Estados Unidos en cuanto a armas nucleares estratégicas, tiene alrededor de 10 veces más cabezas tácticas para usar. Los escenarios se vuelven imposibles de calcular, especialmente si se tiene en cuenta el error humano. Habría un riesgo de Armagedón.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, la mejor opción militar es un ataque convencional de EE.UU. contra las fuerzas rusas. El objetivo podría ser la base exacta que lanzó el ataque nuclear. O podría ser las tropas rusas en Ucrania.

Esto señalaría a Ucrania y al mundo que cualquier violación del tabú nuclear será castigada. Y el mensaje para Putin sería que no puede escalar para desescalar, porque Occidente intervendrá para derrotarlo.

PUBLICIDAD

El inconveniente, obviamente, es que esto equivale a un enfrentamiento directo entre Rusia y la OTAN, y por lo tanto incurre en el riesgo de la Tercera Guerra Mundial, con el Armagedón como escenario final. Putin podría llegar a la conclusión de que Estados Unidos no está preparado para tomar represalias con armas nucleares, y lanzar aún más ataques nucleares.

Esto plantea otra cuestión que Biden debe responder: Una vez que haya decidido cómo respondería a varios niveles de escalada nuclear, ¿cómo debería comunicarlo - a Putin, a los aliados, a los enemigos y al público?

Si quiere maximizar el valor disuasorio de su comunicación, será claro, específico y público: si Putin hace X, nosotros haremos Y. El problema es que Biden perdería toda la flexibilidad cuando Putin haga algo ligeramente diferente a X.

La mejor opción -que Biden parece haber elegido- es ser deliberadamente vago en público. La desventaja es que esto mantiene incluso a los ucranianos adivinando. La ventaja es que Putin debe asumir lo peor.

Hay otra posibilidad. Volvamos a nuestra premisa: Putin no quiere recurrir a la energía nuclear, pero lo hará si teme que su propia supervivencia se vea amenazada. Estados Unidos podría hacer planes para un cambio de régimen -es decir, para sacar a Putin y a su círculo íntimo- en caso de una escalada nuclear. En este caso, lo mejor sería comunicárselo a Putin no de forma vaga, sino específica, y no en público, sino en privado.

Si hay algún rayo de esperanza en esta época oscura, brilló en Uzbekistán la semana pasada cuando Putin se reunió con los líderes de India y China, Narendra Modi y Xi Jinping. Ambos países son potencias nucleares. India es un país no alineado, China está nominalmente detrás de Putin. Pero ambos expresaron a Putin su “preocupación” por su guerra.

No importa la enemistad entre Pekín y Washington, no importa los otros conflictos en curso, el espectro de la guerra nuclear debe y puede unir al mundo contra la amenaza. Discretamente, Biden, Xi y todos los demás líderes mundiales podrían dejar de lado sus diferencias y enviar a Putin este mensaje: Si te vuelves nuclear, nos aseguraremos de que estés fuera.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.