Mundo

Reunidos en Nueva York, Biden y Truss prometen mantener apoyo a Ucrania

El encuentro se llevó a cabo en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas horas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, anunciara la movilización de 300.000 reservistas

Liz Truss sale de 10 Downing Street en Londres. Fotógrafo: Hollie Adams/Bloomberg
Por Jennifer Jacobs, Kitty Donaldson y Jordan Fabian
21 de septiembre, 2022 | 06:53 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se comprometieron el miércoles a trabajar juntos para respaldar a Ucrania y garantizar la seguridad energética de los países aliados de manera coordinada para mantener la presión sobre Rusia.

La reunión de los líderes se llevó a cabo en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas horas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, anunciara una movilización de 300.000 reservistas, marcando una gran escalada de su invasión a Ucrania.

Durante su primera reunión presencial, los líderes dijeron que también discutirían problemas relacionados con el comercio posterior al Brexit y la frontera irlandesa, y cada uno afirmó su apoyo al Acuerdo del Viernes Santo.

PUBLICIDAD

“Espero trabajar de cerca con usted, nuestro aliado más cercano en el mundo, y hay mucho que podemos hacer, seguir haciendo juntos”, dijo Biden.

El presidente de EE.UU. dijo que él y Truss estaban “comprometidos con proteger” el Acuerdo del Viernes Santo en Irlanda del Norte y que ayudar a Ucrania y contrarrestar a China también estaban en la agenda.

Truss dijo que estaba ansiosa por trabajar con EE.UU. para asegurarse de que “estamos apoyando a los ucranianos en su lucha por la libertad”.

PUBLICIDAD

“Queremos trabajar más de cerca con Estados Unidos, especialmente en la seguridad energética, en nuestra seguridad económica, pero también llegar a otras democracias de todo el mundo para asegurarnos de que las democracias prevalezcan”, dijo.

Las fuerzas de Putin han sufrido pérdidas significativas en el campo de batalla en Ucrania, aumentando la presión sobre EE. UU., el Reino Unido y sus aliados para que aumenten la asistencia de defensa a Kiev para permitirle aprovechar su ventaja. En un discurso el miércoles, Putin volvió a plantear el espectro del uso de armas nucleares en el conflicto y amenazó con cortar las exportaciones de energía si los aliados imponen un límite en el precio de su petróleo.

El aumento de los precios vinculado a la guerra en Ucrania ha desencadenado una crisis energética sin precedentes, que pondrá a prueba la determinación de las naciones aliadas durante lo que se espera sea un duro invierno.

Irlanda del Norte

La reunión también permitirá que Biden y Truss formen un vínculo personal más fuerte y enfríen las tensiones latentes sobre el comercio e Irlanda del Norte. Truss ha cuestionado la naturaleza de la llamada “relación especial” entre EE.UU. y el Reino Unido.

Cuando se le preguntó el miércoles si la “relación especial” está intacta, Truss asintió con la cabeza con firmeza.

El gobierno del Reino Unido se fijó como fecha límite para resolver el estancamiento con la Unión Europea (UE) en abril del próximo año, según personas familiarizadas con el pensamiento de la administración. Eso es porque será el 25 aniversario del Acuerdo del Viernes Santo y se espera que Biden realice una visita para conmemorar la ocasión.

PUBLICIDAD

En EE.UU., con su gran diáspora irlandesa y muchos políticos, incluido el presidente, de ascendencia irlandesa, el apoyo al acuerdo de paz de Irlanda del Norte es profundo y se considera una victoria histórica para la política exterior estadounidense.

Biden ha criticado la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, diciendo que podría socavar el Acuerdo del Viernes Santo. La administración Biden quiere que Truss resuelva la disputa de Gran Bretaña con el bloque sobre el tema, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió en mayo que la legislación unilateral del Reino Unido para desechar el protocolo de Irlanda del Norte podría poner en peligro las perspectivas de Reino Unido para un acuerdo de libre comercio.

Un acuerdo comercial entre el Reino Unido y los EE UU. es poco probable en el corto y mediano plazo, dijo Truss el lunes.

PUBLICIDAD

Un acuerdo comercial con EE.UU. fue una vez la gran esperanza de la política de exportación del Reino Unido posterior al Brexit, pero sus comentarios demuestran la renuncia de los políticos británicos ante la renuencia de Washington a iniciar negociaciones formales. En cambio, están trabajando en acuerdos y alianzas estado por estado en otros lugares.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD