Actualidad

Venezolanos retoman migración marítima para evitar peligros del Darién

Para aquellos que puedan reunir unos US$2.000, el viaje en avión a San Andrés —y el posterior viaje en barco— les permite evitar por completo el Darién. Hasta ahora, el número de personas es reducido

Bloomberg Línea
Por Andreina Itriago Acosta y Fabiola Zerpa y Ezra Fieser
21 de septiembre, 2022 | 09:19 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Silverio Colmenarez abandonó su hogar en Venezuela, se coló por la frontera con Colombia y tomó un vuelo hacia la idílica isla caribeña de San Andrés, donde, en una espectacular noche iluminada por las estrellas, abordó una floja embarcación con otros 20 migrantes que se dirigían a la costa de Mosquitos en Nicaragua. Nunca lo logró.

El bote estaba mal equipado para navegar en mares agitados, así que cuando el oleaje empezó a golpear el casco, el agua entró a borbotones. Hacia las tres de la madrugada, con el barco escorado a unos 161 kilómetros de la costa, una enorme ola asestó el golpe final, obligándolos a saltar por la borda. Una hora y media más tarde, llegaron unos pescadores nicaragüenses, y el cuerpo de Colmenarez ya había cedido. Él, junto con otros tres, desaparecieron en el océano.

Su madre, Elizabeth Sánchez de Colmenarez, se aferra a la esperanza de que siga vivo, más de un mes después de lo ocurrido. “Yo no siento mi hijo muerto, si fuese así yo lo sentiría”, dijo desde su casa en la ciudad de Barquisimeto.

PUBLICIDAD

Esta ruta marítima, que forma parte de la larga travesía hacia el norte hasta la frontera con Estados Unidos, había permanecido inactiva durante años. Su repentino resurgimiento resalta la espantosa realidad de los migrantes que escapan del hambre en Venezuela y otros países pobres de la región. Por muy peligroso que sea el viaje, en algunos círculos se ve ahora como una ruta más segura que ir por tierra a través del Tapón del Darién, una franja de 100 kilómetros de selva panameña tan densa, desorientadora y repleta de depredadores (tanto humanos como animales) que la simple mención de su nombre provoca inquietud.

Silverio ColmenarezSource: Bloombergdfd

Los peligros del Darién han sido bien documentados por los exploradores durante siglos. Pero todos eran nuevos para los 70.000 venezolanos que lo han atravesado este año. Abundan las historias de hambre, ahogamiento, mordeduras de serpiente, enfermedades fúngicas, asesinatos y violaciones. El recuento oficial pone el número de muertos en 18, pero es probable que la cifra real sea mucho mayor.

Para aquellos que puedan reunir unos US$2.000, el viaje en avión a San Andrés —y el posterior viaje en barco— les permite evitar por completo el Darién. Hasta ahora, el número de personas es reducido en comparación. Pero el hecho de que haya uno al menos ha alarmado a las autoridades navales y a los grupos humanitarios que pensaban que la ruta era cosa del pasado.

PUBLICIDAD

“La gente ve esta ruta como una forma de escapar de los peligros de la selva del Darién, pero en realidad, también están poniendo sus vidas en riesgo extremo”, dijo José Félix Rodríguez, coordinador de migración para las Américas de la Federación Internacional de la Cruz Roja. Están “expuestos a un clima extremo, a la deshidratación, al ahogamiento, a las agresiones y al tráfico y la trata de personas”.

Para ser claros, lo peor de la crisis migratoria de Venezuela, que ha visto huir del país a casi siete millones de personas en ocho años, parece haber pasado. De hecho, muchos han comenzado a regresar a casa después de que el líder socialista Nicolás Maduro consiguiera frenar el colapso de la economía que llevaba cerca de una década. Sin embargo, un flujo constante, aunque menor, sigue saliendo. Muchos son emigrantes recurrentes, que ya habían intentado sin éxito salir adelante en el extranjero.

La ruta del Darién es nueva para ellos, ya que surgió el año pasado después de que México y varias naciones centroamericanas impusieran restricciones de visado que les dificultaban volar hacia el norte. Algunos de los que han logrado llegar hasta la frontera con EE.UU. se han visto envueltos en el polémico debate migratorio que sacude al país y han sido enviados por gobernadores republicanos a estados del noreste.

Elizabeth Sánchez de Colmenarez y Juan Carlos Colmenarez se aferran a la esperanza de que su  hijo siga vivo.Source: Bloombergdfd

“Muchas personas vuelven a Venezuela y se van de nuevo a otros países más desarrollados”, dice Claudia Vargas Ribas, investigadora de la Universidad Simón Bolívar de Caracas. “Forma parte de esta migración circular, me refiero a que vienen y vuelven a salir o que salen a una segunda o tercera emigración desde países latinoamericanos”.

Haitianos y cubanos habían utilizado la ruta de San Andrés en el pasado, pero había estado tranquilo desde 2019 hasta alrededor de mayo, cuando la Armada de Colombia comenzó a detectar nuevos viajes, dijo el capitán Octavio Alberto Gutiérrez.

La isla, durante mucho tiempo un destino fuera de la ruta para los europeos y sudamericanos amantes del sol, se encuentra justo frente a la costa nicaragüense, pero en realidad pertenece a Colombia. Los venezolanos pueden cruzar fácilmente la porosa frontera con Colombia, como hizo Colmenarez, y subirse a vuelos nacionales desde lugares como Bogotá o Cartagena, para llegar a San Andrés como turistas. El mes pasado, la Armada rescató a más de 200 personas que intentaban hacer el viaje, probablemente solo una fracción del total que lo hizo.

PUBLICIDAD

“Lo que hay aquí son embarcaciones de pesca para transportar pasajeros, dos o tres personas. Y estaban embarcando 10, 15 hasta 20 personas en una lancha de estas y hacen en un transporte sin las medidas de seguridad necesarias”, dijo Gutiérrez. “En un caso hipotético que se presente un naufragio, no tendríamos ni la información de la posible ubicación”.

A pesar de sus peligros, la nueva ruta gana adeptos en internet, especialmente entre las mujeres que viajan con sus hijos. Para ellas, solo las historias que escuchan sobre el Darién son suficientes para asustarlas.

Silverio Colmenarez dejó un cuaderno en el que planeó diligentemente su viaje desde Venezuela a EE.UU.Source: Bloombergdfd

Colmenarez no dejó mucho en casa de sus padres. Hay un cuaderno, sin embargo, en el que dibujó meticulosamente el itinerario de su viaje país por país. Sus padres lo cogen ociosamente y lo hojean. Ambos tienen una mirada inexpresiva.

PUBLICIDAD

A un par de horas de distancia, en una pequeña ciudad al oeste de Barquisimeto, Carolina Rojas también espera ansiosamente noticias de su hermano, Eduard. Aquella noche se subió a la pequeña embarcación de pesca con Colmenarez y desapareció en el mar con él. Al igual que la familia Colmenarez, los Rojas se niega a perder la esperanza.

“Ya han pasado varios días, más de un mes, y no tenemos noticias”, dijo Rojas en una entrevista telefónica. “Estamos viviendo una angustia terrible. La incertidumbre nos está consumiendo día con día. Quisiéramos cerrar el círculo de una vez”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD