EE.UU.

Powell da señales de estar dispuesto a una recesión para luchar contra la inflación

El presidente de la Reserva Federal de EE.UU. insinuó que una recesión podría ser el precio a pagar para frenar la inflación que está en sus niveles más altos desde la década de 1980

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, habla durante una conferencia de prensa tras una reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) en Washington, D.C., Estados Unidos, el miércoles 21 de septiembre de 2022.
Por Catarina Saraiva
21 de septiembre, 2022 | 09:53 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Este miércoles, los funcionarios de la Reserva Federal de EE.UU. aumentaron las tasas de interés en 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva y dejaron claro que prevén una nueva suba de 1,25 puntos porcentuales antes de final de año. Una previsión más ambiciosa de lo que esperaban los economistas. Además, recortaron sus proyecciones de crecimiento y elevaron sus pronósticos de desempleo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, mencionó repetidamente en su discurso la necesidad de una dolorosa desaceleración para frenar la inflación, que está en los niveles más altos desde la década de 1980. Los responsables de la política monetaria dieron señales, las más claras hasta ahora, de que están dispuestos a una recesión como contrapartida para recuperar el control de los altos precios.

Estos funcionarios, que han sido criticados por haber tardado en darse cuenta de la magnitud del problema de la inflación, ahora se están moviendo agresivamente para ponerse al día. “La admisión de Powell de que habrá un crecimiento por debajo de la tendencia durante un período debería traducirse como la expresión del banco central para “recesión”, dijo Seema Shah, de Principal Global Investors. “Los tiempos se van a poner más difíciles a partir de ahora”.

PUBLICIDAD
El FOMC dice que sus nuevas proyecciones pueden seguir siendo demasiado optimistasdfd

Para ser claros, los funcionarios de la Fed no están proyectando explícitamente una recesión. Pero la retórica de Powell sobre la posibilidad de que las subidas de tipos causen dolor a los trabajadores y a las empresas se ha vuelto progresivamente más aguda en los últimos meses. El miércoles, en su conferencia de prensa posterior a la reunión, Powell dijo que un aterrizaje suave con solo un pequeño aumento del desempleo sería “muy desafiante”.

“Nadie sabe si este proceso desembocará en una recesión o, si es así, cuán significativa sería esa recesión”, dijo Powell a los periodistas después de que los funcionarios elevaran el rango objetivo de su tasa de referencia al 3% al 3,25%. “Es probable que las posibilidades de un aterrizaje suave disminuyan en la medida en que la política tenga que ser más restrictiva, o restrictiva durante más tiempo. No obstante, nos comprometemos a volver a situar la inflación en el 2%”.

Esta sobria valoración contrasta fuertemente con la de hace seis meses, cuando los funcionarios de la Fed empezaron a subir los tipos desde cerca de cero y señalaron la fortaleza de la economía como algo positivo, algo que protegería a los ciudadanos de los efectos de un enfriamiento de la economía.

PUBLICIDAD

Ahora los funcionarios reconocen implícitamente, a través de sus proyecciones de desempleo más pesimistas, que la demanda tendrá que reducirse en todos los niveles de la economía, ya que la inflación ha demostrado ser persistente y generalizada.

La mediana de las previsiones de los 19 funcionarios de la Fed es que el desempleo alcance el 4,4% el próximo año y se mantenga en ese nivel hasta 2024, desde la tasa actual del 3,7%. Pero incluso ese nuevo nivel podría seguir siendo demasiado bajo. Casi todos los participantes dijeron que los riesgos de sus nuevas previsiones se inclinaban hacia el lado positivo. Prevén que los tipos de interés alcancen el 4,4% este año y el 4,6% en 2023, antes de moderarse al 3,9% en 2024.

La nueva trama de puntos de la Feddfd

“Siempre hemos entendido que restablecer la estabilidad de los precios y, al mismo tiempo, lograr un aumento relativamente modesto del desempleo y un aterrizaje suave sería muy difícil”, dijo Powell el miércoles. “Tenemos que conseguir que la inflación quede atrás. Ojalá hubiera una forma indolora de hacerlo. No la hay”.

La aprensión de los funcionarios de la Fed sobre su capacidad para reducir la inflación es evidente también en otras proyecciones. Incluso en medio de una nueva senda de subidas de tipos, los funcionarios siguen sin ver que la inflación se reduzca hasta su objetivo del 2% hasta 2025.

Si sospechan en privado que esto significa que el riesgo de recesión está aumentando, no lo dicen en voz alta.

“Creo que entienden que está aumentando, aunque todavía no es su objetivo”, dijo Laura Rosner-Warburton, economista senior de EE.UU. en la firma de investigación MacroPolicy Perspectives LLC en Nueva York. “El aterrizaje suave o no está en cierto modo fuera de su control y depende de factores como la mejora de la oferta, en la que no pueden confiar ni esperar”.

PUBLICIDAD

Powell dijo en varias ocasiones a los periodistas que podría ser necesario un mercado laboral más suave para reducir suficientemente la demanda. Pero también señaló que las tasas de ahorro más altas y el aumento del dinero a nivel estatal indican que la economía sigue siendo razonablemente fuerte, una “cosa buena” que, según dijo, la haría más resistente a una desaceleración significativa.

Esto fue recibido con escepticismo.

“Nunca ha habido un aumento de medio punto porcentual en el desempleo sin una recesión”, dijo Roberto Perli, jefe de investigación de política global de Piper Sandler & Co. “Por lo tanto, es muy probable. Ellos lo saben. La historia dice que normalmente no ocurre”.

PUBLICIDAD

Perli ve otra subida de 75 puntos básicos en noviembre, seguida de un aumento de medio punto en diciembre. Varios economistas elevaron el miércoles sus previsiones sobre el punto máximo de los tipos de la Fed.

Bank of America Corp. ve ahora subidas de 75 puntos básicos en noviembre, 50 puntos básicos en diciembre y dos aumentos de un cuarto de punto a principios de 2023, lo que llevaría el tipo de referencia de la Fed a un rango objetivo del 4,75% al 5%. Los economistas de Societe Generale SA prevén una “leve recesión” a principios de 2024.

PUBLICIDAD

Stephen Stanley, economista jefe de Amherst Pierpont Securities, aumentó su perspectiva de tipos de interés finales al 5,25%, diciendo que no cree que las previsiones de inflación de la Fed sean realistas y que será necesario un mayor endurecimiento para reducir el crecimiento de los precios.

“Veo la primera mitad del próximo año como un momento traicionero para la Fed”, escribió Stanley en una nota.

Tanto si la Fed se detiene finalmente en su actual previsión del 4,6% como si va más allá, su política más restrictiva traerá consigo recortes de empleo, según la economista jefe de Bloomberg en EE.UU., Anna Wong. Subir los tipos al 4,5% costaría unos 1,7 millones de puestos de trabajo, y los tipos al 5% supondrían 2 millones de empleos menos, dijo.

PUBLICIDAD

Powell reconoció que los tipos pueden tener que ser más altos de lo que se espera actualmente.

“Hemos anotado lo que creemos que es una trayectoria plausible para el tipo de los fondos federales”, dijo. “La senda que realmente ejecutemos será suficiente. Será suficiente para restaurar la estabilidad de los precios”.

-- Con la ayuda de Steve Matthews y Jonnelle Marte.

PUBLICIDAD