Tecnología

¿Se arrepentirá Musk de haber abierto en Alemania la primera planta europea de Tesla?

La burocracia y los problemas de la cadena de suministro siguen retrasando la planta del fabricante de vehículos eléctricos en las afueras de Berlín

Elon Musk, CEO de Tesla, durante la inauguracón oficial de la nueva planta de fabricación de coches eléctricos de Tesla el 22 de marzo de 2022 cerca de Gruenheide, Alemania.
Por Stefan Nicola y Monica Raymunt
22 de septiembre, 2022 | 05:22 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Recientemente, Tesla esbozó lo que determinará el lugar donde el fabricante de automóviles eléctricos instalará su próxima planta. Y es fácil imaginar que su CEO, Elon Musk, desearía regresar el tiempo y no haber abierto su primera planta europea en Alemania.

Entre los criterios transmitidos por el analista Ben Kallo, del banco de inversión Baird, se incluye “la menor burocracia posible”, según escribió en un informe del 8 de septiembre. Tesla ha experimentado mucho de esto en Gruenheide, a las afueras de Berlín. El empresario multimillonario se quejó en abril del año pasado del “irritante” proceso para conseguir la aprobación final para el proyecto. El baile de Musk durante la inauguración de la planta en marzo fue un raro momento de celebración.

La instalación, anunciada por primera vez a finales de 2019, se retrasó durante meses por los desafíos legales de los grupos ambientales preocupados por que el sitio usara demasiada agua y amenazara la vida silvestre local. Semanas después de que la producción finalmente comenzara, Musk se refirió a las fábricas de Tesla en Alemania y Texas como “gigantescos hornos de dinero” que estaban perdiendo miles de millones de dólares.

PUBLICIDAD
Sign at Tesla’s factory site in Gruenheide, Germany, in May 2021. Photographer: Liesa Johannssen-Koppitz/Bloombergdfd

Ahora están apareciendo más obstáculos. La semana pasada, la emisora RBB informó que las autoridades de Gruenheide habían aplazado indefinidamente una votación sobre el plan de Tesla de ampliar la fábrica en unas 100 hectáreas para añadir un patio de carga y un almacén de piezas. Al menos una parte de la ampliación se realizaría en una zona protegida por el medio ambiente, y cualquier plan de tala de más árboles se encontrará seguramente con una fuerte oposición.

“Hay que aclarar con las autoridades las posibilidades de desarrollo de todo el municipio de Gruenheide”, dijo por teléfono Arne Christiani, alcalde de la ciudad. “No está claro cuándo se resolverá esto”.

Ha habido indicios de que la burocracia alemana podría ser costosa con respecto a la inversión de Tesla en Gruenheide. A finales del año pasado, la empresa decidió renunciar a $1.140 millones de euros (US$1.120 millones) de ayuda estatal porque optó por intentar producir primero un nuevo tipo de célula de batería en Texas. El Wall Street Journal informó este mes de que la empresa había interrumpido sus planes de fabricar pilas en Alemania y había estudiado la posibilidad de enviar el equipo de fabricación de pilas a Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Joerg Steinbach, ministro de Economía del estado de Brandenburgo, donde se encuentra la fábrica de Tesla, tuiteó el miércoles que le habían asegurado que todo estaba bien.

“El compromiso en Gruenheide sigue siendo el mismo, especialmente en lo que respecta a los planes de expansión para la producción de automóviles”, tuiteó Steinbach tras una conversación con representantes de Tesla en Washington. “La fábrica de baterías se completará. Están pendientes las modificaciones del proceso interno y las priorizaciones. Pero la fábrica está llegando”.

En medio de todos estos informes, Tesla organizó recientemente una jornada de puertas abiertas en el centro de convenciones de Gruenheide, donde los empleados se mezclaron con unas cuantas docenas de visitantes que comían bocadillos. Los empleados de Tesla, vestidos con camisetas negras, presentaron los planes del fabricante de automóviles en materia de logística, contratación y expansión, y también hablaron de temas más delicados, como el consumo de agua.

Un tema dominó las conversaciones: La producción “justo a tiempo”, dijeron los trabajadores, se ha vuelto insostenible debido a los problemas de la cadena de suministro, los cierres de fábrica provocados por Covid-19 y el aumento de los costos logísticos. Esta es la razón por la que Tesla está tratando de ampliar la fábrica con el almacén para guardar más piezas y un patio de carga de varias vías para cambiar las entregas a los trenes desde los camiones.

Un empleado dijo que para los componentes de las baterías procedentes de China, Tesla ha tenido que lidiar con los cuellos de botella de los contenedores en el puerto de Hamburgo. La elección de un transporte aéreo más caro tampoco es una gran opción, ya que los aviones de carga se desvían por el espacio aéreo cerrado entre Rusia y Ucrania, lo que aumenta aún más los costos.

Tesla ha hecho algunos movimientos poco convencionales para salir de los atolladeros de producción antes, quizás el más notable en 2018, cuando estaba luchando para fabricar en masa el Modelo 3. La compañía terminó construyendo una línea de montaje bajo una enorme carpa al aire libre para aumentar la producción.

PUBLICIDAD

La infame burocracia de Alemania y sus fuertes sindicatos hacen que ese tipo de solución de problemas no convencional sea mucho más difícil. El mes pasado, Musk dijo durante la reunión anual de Tesla que todavía había un “montón de problemas” que resolver tanto en Austin como en Gruenheide. Aunque a ambos les cueste arrancar, la empresa ha mostrado claramente una mayor disposición a asumir más en Texas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD