Argentina

Costos y sequía están llevando a los productores argentinos a sembrar más soja

Para hacer frente a un tercer año consecutivo de sequía, este año la preferencia es por la soja, y no por el maíz

Tierra seca en el Río Paraná cerca de Rosario, una de las principales ciudades portuarias de Argentina.
Por Jonathan Gilbert
23 de septiembre, 2022 | 03:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los productores argentinos están enfrentando el tercer año consecutivo de una sequía arrasadora, mientras se preparan para la temporada de siembra. Esa situación adversa los está llevando a implementar una nueva estrategia: sembrar soja más soja de lo habitual.

Por primera vez en siete años, los productores pampeanos ampliarán la superficie que sembrarán con soja, con el objetivo de resguardar sus cultivos de la sequía. Es una decisión sorpresiva, teniendo en cuenta que en años anteriores han optado por el maíz sobre la la soja para hacer frente a la aridez.

Sin embargo, este año el maíz se considera más riesgoso . El grano amarillo usa mucho más fertilizante, cuyos costos se dispararon en medio de la invasión de Rusia a Ucrania. Los agricultores son reacios a gastar demasiado dinero en una temporada que presagia bajos rendimientos en campos secos, por lo que la soja, que es más barata de cultivar, está de regreso.

PUBLICIDAD

Los operadores observan atentamente a Argentina porque es el mayor exportador mundial de harina de soja utilizada en la crianza de ganado para carne, además de aceite de soja para cocinar y biocombustibles. Un aumento en los suministros de la nación sudamericana se extendería a los mercados globales y se volvería un importante factor en los precios de los alimentos, que han estado aumentando recientemente hasta alcanzar niveles récord.

  dfd

En la zona más productiva de la pampa, conocida como zona núcleo, los productores están “decidiendo cambiar la forma de encarar la campaña: están haciendo planteos defensivos”, dijo Cristian Russo, quien está a cargo de las estimaciones de cosecha en la Cámara de Comercio de Rosario. “Muchos productores están pasando a la soja, ya que es una forma de bajar el riesgo”.

El cultivo de soja podría expandirse a 17 millones de hectáreas frente a los 16,3 millones de la temporada pasada, dijo Martín López, analista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Sin duda, eso no está ni cerca de los máximos históricos de 20 millones de hectáreas de mediados de la década de 2010. El mes pasado, en un pronóstico preliminar, la bolsa de Rosario dijo que la superficie de soja podría crecer un 4%, mientras que la superficie de maíz se reduciría un 3%.

PUBLICIDAD

Cuanto más tiempo permanezca seco, mayor será el cambio, dijo López. “Todo se define en octubre”, dijo. “Si no llega a llover en octubre, se va a ver un cambio más fuerte de maíz a soja”.

La siembra de soja en Argentina se ha reducido durante seis años consecutivos, según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, debido a que los agricultores se sintieron atraídos por el maíz a causa de los menores impuestos a la exportación y el clima más seco: el maíz, del cual Argentina también es uno de los tres principales exportadores, tiene una ventana de siembra más amplia que permite más posibilidades de lluvia.

Esta es la tercera sequía consecutiva de Argentina, que ha hecho sufrir a los agricultores en todos lados. En la provincia de Buenos Aires, el productor Ignacio Philipp dijo que llovió el fin de semana pasado por primera vez en 80 días. Al noroeste, en la provincia de La Pampa, el agrónomo Santiago Dalla Via señaló que gran parte del trigo actualmente plantado tiene dificultades para crecer después de un seco invierno austral.

“En el invierno hubo solo una gota” de lluvia, dijo Dalla Via. “La nueva campaña arranca muy sufrida con perfiles de agua muy bajos”.

Mapas de las reservas de agua en suelo de cultivo enviados el 19 de septiembre por la Secretaría de Agricultura mostraron que la sequía se está extendiendo aún más en la zona núcleo.

En este contexto, no solo climático sino también político-económico, el productor no quiere enterrar un stock de capital más elevado”, dijo Eugenio Irazuegui, jefe de investigación de la corredora de cereales Enrique Zeni en Rosario. “Entonces, se vuelca más al cultivo de soja que de maíz”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD