Opinión

Por qué la influencia de la derecha italiana podría llegar a la política europea

Giorgia Meloni líder del partido "Fratelli d'Italia" habla en un mitin político el 18 de septiembre de 2022 en Caserta, Italia.
Por Rachel Sanderson
24 de septiembre, 2022 | 04:03 PM

Bloomberg Opinión — Lo que sucede en la política italiana no siempre se queda en Italia.

Desde el fascismo hasta el nazismo; desde Berlusconi hasta Trump; desde el ascendente Movimiento Cinco Estrellas hasta el trastorno provocado por las redes sociales, Italia ha servido a menudo de laboratorio político para las democracias liberales.

Por tanto, ¿una victoria en las elecciones del domingo de los Hermanos de Italia de extrema derecha y de su líder Giorgia Meloni arrastraría a Europa en su dirección?

PUBLICIDAD

Las señales ya apuntan hacia allá. En la última década, los políticos de extrema y altísima derecha han ido saliendo de las sombras en Europa, donde habían sido relegados desde la Segunda Guerra Mundial. El cordón sanitario que los mantenía alejados del poder se está rompiendo. El ascenso del partido radical antiinmigrante Demócratas de Suecia, que quedó segundo en la votación de este mes y podría convertirse en el rey de una coalición de gobierno, es la última señal de esa ruptura.

En un mitin celebrado esta semana, Meloni, que se deleita en criticar la inmigración, el aborto y lo que ella llama el lobby LBGTQ, dijo que esperaba que el partido de derecha Vox de España ganara tracción con el éxito de Hermanos de Italia. A principios de este mes, su partido se opuso a una moción del Parlamento Europeo que declaraba que Hungría se había convertido en una “autocracia electoral” y que ya no podía considerarse una democracia. Su primer ministro, Viktor Orban, es “un caballero que ha ganado varias veces las elecciones según las reglas”, dijo Meloni a la radio estatal italiana. Mientras tanto, no ha podido acallar las preocupaciones de que la injerencia rusa ha tratado de beneficiar a sus aliados electorales, la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Una victoria de Meloni supondría un cambio brusco para Europa respecto a la coalición tecnocrática liderada por Mario Draghi, que proporcionó una gobernanza estable (incluso eficaz) desde su nombramiento en febrero de 2021. Impulsada por una dádiva pospandémica de la Unión Europea (UE) que asciende a $260.000 millones de euros (US$258.000 millones) en préstamos y subvenciones para 2026, Italia ha experimentado un crecimiento inusitado. Se espera que la economía crezca un 3% este año, tras el 6,5% de 2021. Eso ha mantenido la enorme carga de la deuda del país en torno al 150% del Producto Interno Bruto (PIB).

PUBLICIDAD

Draghi también fomentó políticas liberales y atlantistas y estrechas relaciones con Emmanuel Macron de Francia y Olaf Scholz de Alemania, así como con Joe Biden de los Estados Unidos. Aunque Meloni ha dicho que está a favor de la UE y de la OTAN, su enfoque hacia EE.UU. se inclina hacia la derecha trumpiana. Junto con Orban, habló en la Conferencia de Acción Política Conservadora este año.

Irónicamente, las políticas de Meloni en casa podrían ser contenidas; primero por sus compañeros políticos, y luego por la presión económica. Tras la votación del 25 de septiembre, habrá que esperar hasta mediados de octubre, como muy pronto, para presentar una coalición al presidente Sergio Mattarella. Las disputas con Salvini, que han caracterizado la campaña, no es probable que disminuyan, sobre todo si ella se lleva importantes votos de su Liga y de Forza Italia de Berlusconi.

Si la formación de un gobierno de derecha resulta insostenible, algunos observadores sugieren que, a su vez, podría llevar a Mattarella a buscar a otro funcionario no elegido como primer ministro. No es imposible imaginar que Italia podría ver otro gobierno dirigido por un tecnócrata del Banco de Italia, incluso si Draghi se ha descartado a sí mismo. En cualquier caso, las conversaciones en los pasillos del Parlamento sugieren que ya se espera que el Palacio del Quirinal (quizás el propio Draghi) tenga algo que ver con el nombramiento de un ministro de Economía por parte de Meloni para apaciguar a los mercados.

Luego está la economía. Aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló en agosto que el crecimiento había “repuntado vigorosamente” desde el Covid-19, el efecto de la guerra en Ucrania, la inflación y la escasez de energía afectarán al nivel de vida. Pero con el desembolso de los abundantes fondos pospandémicos de la UE, una estancia vital para apoyar la economía, hay un límite a la trayectoria de colisión con Europa que Meloni puede permitirse.

Es cierto que una gran victoria de los Hermanos de Italia será un recordatorio de la debilidad del sur de Europa, y de los problemas de inmigración, caída de la natalidad, desindustrialización, pobreza y desempleo juvenil, después de meses en los que la atención mundial ha estado en la vulnerabilidad del este de Europa con la guerra de Rusia en Ucrania. El Banco Central Europeo también ha prometido ayudar a contener los diferenciales de la deuda del sur de Europa.

No obstante, “la política de confrontación de Italia significa que será estresante gestionar la deuda pública”, dice Paola Subacchi, profesora de economía internacional en la Universidad Queen Mary de Londres.

PUBLICIDAD

El mayor impacto de Meloni podría sentirse en toda Europa. En los círculos liberales de Roma ya se teme que una victoria suya abra la caja de Pandora del contagio. La historia también es instructiva en este caso. Hace tres años, en septiembre de 2019, me senté en la oficina de uno de los jefes de las mayores empresas de Italia y discutí el riesgo para Europa de lo que entonces parecía el inevitable ascenso al poder de Salvini.

El empresario argumentó que la lección de la historia no era que Europa corría peligro cuando Italia tenía un líder de derecha dura, sino cuando eso allanaba el camino para uno en Alemania. Aunque esta afirmación pareció chocante en su momento, el argumento suena actual. El riesgo para Europa puede que no sea la propia Giorgia Meloni, sino cómo se extiende su influencia.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

PUBLICIDAD