ESG

Al Gore denuncia riesgos del ‘greenwashing’ mientras los fondos abandonan el club verde

El hoy convertido en activista climático dijo que los compromisos de banqueros e inversionistas “son “bienvenidos” y “no carecen de sentido”.

Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos y activista climático.
Por Alastair Marsh
25 de septiembre, 2022 | 03:32 PM

Bloomberg — Los inversionistas están cada vez más impacientes ante la evidencia de un posible ‘greenwashing’, en medio de indicios de que las promesas de reducción a cero realizadas por algunos miembros de la industria financiera no son creíbles, dijo el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore.

El hoy convertido en activista climático que preside el Generation Investment Management, dijo en una entrevista justo antes de que comenzara la Semana del Clima en Nueva York que los compromisos asumidos por banqueros e inversionistas que conforman la Alianza Financiera de Glasgow para el Cero Neto, el llamado club verde, “son “bienvenidos” y no carecen de sentido”.

“Pero, obviamente, hay que darles seguimiento”, dijo.

PUBLICIDAD

La GFANZ, que cuenta con unos 500 miembros que representan más de US$135.000 millones en activos, fue aclamada como un hito en la cumbre climática COP26 en 2021, pero ahora, “se ha hecho evidente que algunos de los que hicieron promesas impresionantes no comenzaron inmediatamente a poner en marcha un plan práctico para cumplir esas promesas”, dijo Gore.

“Los inversionistas y otras personas olfatean el lavado verde con más facilidad estos días”, dijo Gore. “Y la presión va a crecer”.

En este contexto de creciente escrutinio, GFANZ ha visto sus primeras deserciones oficiales.

PUBLICIDAD

Bundespensionskasse, una empresa austriaca de pensiones, salió discretamente el mes pasado, según la unidad del GFANZ de la que depende.

También la salida del Construction & Building Unions Superannuation Fund, de US$46.000 millones, conocido como Cbus, fue hecha pública a principios de este mes por la subalianza a la que pertenecía.

“Hemos tomado la difícil decisión de centrar nuestros recursos en nuestras actividades internas relacionadas con el cambio climático”, declaró a Bloomberg un portavoz de Cbus, con sede en Melbourne (Australia). “Apoyamos el importante trabajo que realiza la alianza y deseamos a todos los miembros lo mejor en sus esfuerzos”.

El GFANZ ha tratado de ganar credibilidad sin dejar de ser una alianza voluntaria sin normas vinculantes que pudieran asustar a sus miembros.

Sin embargo, a medida que intenta introducir normas más estrictas, las grietas se hacen visibles.

Algunos miembros son cada vez más conscientes de que pueden no alcanzar los objetivos fijados por la alianza, mientras que otros han expresado su temor a que los estrictos requisitos de descarbonización de la organización les hagan legalmente vulnerables.

PUBLICIDAD

La semana pasada se supo que JPMorgan Chase, Bank of America y Morgan Stanley, los pesos pesados de Wall Street, estaban considerando una posible salida de la GFANZ.

A continuación, se aclararon los criterios del GFANZ, dando a las empresas financieras la posibilidad de establecer objetivos de financiación fósil más débiles y aliviando ostensiblemente las tensiones entre bastidores.

Para algunos, la evolución fue una señal de alarma.

PUBLICIDAD

Rebecca Self, exbanquera senior de HSBC Holdings, quien ahora dirige Seawolf Sustainability Consulting, dijo que los miembros del GFANZ parecen estar dándose cuenta de que “se necesita algo más que un compromiso inicial y palabras bonitas”.

“Para que las iniciativas de red cero como la GFANZ funcionen bien, requieren credibilidad más allá del compromiso inicial y la fanfarria”, dijo. “Esto incluye la transparencia, como la presentación de informes rutinarios de progreso y la verificación, incluida la divulgación de la financiación de los combustibles fósiles”.

PUBLICIDAD

Mark Carney, exgobernador del Banco de Inglaterra, copreside el GFANZ junto con Michael R. Bloomberg, fundador de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News.

En una entrevista con Francine Lacqua, de Bloomberg Television, Carney restó importancia al riesgo de deserciones y dijo que Race to Zero, el proyecto de reducción de emisiones respaldado por la ONU que sustenta el GFANZ, había ido “demasiado lejos” con los recientes requisitos de objetivos de descarbonización más estrictos.

Desde entonces, Race to Zero ha actualizado su lenguaje y ha hecho hincapié en que los miembros deben “encontrar de forma independiente su propia ruta” hacia el objetivo climático de 1,5 grados centígrados.

PUBLICIDAD

Cbus no citó la preocupación por los riesgos legales para su salida de GFANZ. En su lugar, mencionó la carga administrativa que supone su permanencia. Ello se debe a que el desarrollo de reglamentos y normas requiere que los signatarios cumplan marcos paralelos.

Para algunos, estos obstáculos les han llevado a rechazar el GFANZ desde el principio. Blackstone, Apollo Global Management y KKR & Co. son algunos de los gigantes del capital privado que consideraron que la pertenencia al GFANZ era una carga innecesaria.

Personas con información privilegiada, bajo condición de anonimato, se han referido a la casi imposibilidad de presentar planes creíbles para eliminar sus huellas de carbono para 2050 como razón suficiente para evitar el GFANZ y sus subalianzas.

Self dice que ahora es “evidente que el enfoque voluntario de la acción climática no funcionará”.

PUBLICIDAD