Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — La caída en picado de la libra esterlina y la aplicación de políticas por parte del gobierno británico para estimular una economía acosada por la subida de los precios han provocado comparaciones mordaces entre Gran Bretaña y los mercados emergentes. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, y un banco central independiente pueden ser lo único que impida que esta etiqueta poco halagüeña se mantenga.

La libra esterlina cayó el lunes a un mínimo histórico frente al dólar después de que el Ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, prometiera seguir adelante con más recortes fiscales, a pesar de la caída del viernes de la moneda y de la deuda británica. No hay nada malo en aspirar al crecimiento; se prevé una recesión. Pero la venta ha sido impulsada por el radicalismo de los planes fiscales, que incluyen la mayor rebaja de impuestos en medio siglo. Todo ello en un momento en el que el dólar está en alza frente a casi todo.

PUBLICIDAD

Japón intervino el jueves en el mercado de divisas por primera vez en décadas para poner un suelo al yen, y se especula que las autoridades británicas podrían verse obligadas a intervenir de forma similar. Incluso se habla de una subida de emergencia de tasas de interés en el Reino Unido para frenar el desplome de la libra. Los operadores se apresuraron a valorar subidas de hasta 150 puntos básicos para la próxima reunión de política monetaria de noviembre. China, con su formidable poder estatal, también se esfuerza por limitar la caída del yuan.

Ser mencionado al mismo tiempo que un mercado emergente ha sido, en ocasiones, una analogía favorable. Significaba unas perspectivas de crecimiento extraordinarias y un enfoque de la economía y los negocios basado en la voluntad. Pero también puede significar una propensión a dar bandazos repentinos en las políticas, lo que significa una gobernanza poco rigurosa y un tibio compromiso para frenar la inflación.

PUBLICIDAD

El ex secretario del Tesoro de EE.UU., Larry Summers, lamentó que Gran Bretaña esté siguiendo el peor enfoque de cualquier nación consecuente en mucho tiempo. “El Reino Unido se está comportando un poco como un mercado emergente que se está convirtiendo en un mercado sumergido”, dijo Summers en el programa “Wall Street Week” de Bloomberg Television. La situación es tan grave que incluso se han establecido algunas comparaciones con Turquía, una economía cuyas políticas parecen diseñadas para exacerbar la inflación -que actualmente ronda el 80%- en lugar de contenerla. Ankara se ha convertido en un ejemplo de mal comportamiento que a menudo no se menciona en compañía.

Según una métrica, el Reino Unido no está a un millón de kilómetros de distancia. La libra esterlina se ha depreciado un 21% frente al billete verde este año, la mayor cantidad de cualquier moneda importante. La lira turca ha perdido un 28%. De forma alarmante, la caída de la libra es ahora mayor que la de la moneda de Japón, un país que se niega rotundamente a subir las tasas de interés y que intervino para comprar el yen después de que éste cayera a su nivel más bajo desde la crisis financiera asiática de finales de los años 90.

PUBLICIDAD

Estar en esta compañía es injusto. El Banco de Inglaterra ha subido las tasas siete veces desde que inició el ciclo de lucha contra la inflación a finales del año pasado, adelantándose a la Reserva Federal en la línea de salida, y mucho antes de que el Banco Central Europeo se pusiera en marcha. Un día antes de que el nuevo gobierno de Liz Truss anunciara su “Plan de Crecimiento”, el BoE promulgó su segundo movimiento consecutivo de medio punto porcentual; tres de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria del banco abogaron por un movimiento de tres cuartos de punto porcentual, como han hecho la Fed y el BCE.

Dada la orientación del gobierno, es probable que el banco se arrepienta. Las autoridades monetarias mundiales están subiendo la apuesta con tanta rapidez que 50 puntos básicos -una medida que se habría considerado decidida hace unos meses- ahora parece decepcionante. Es una lástima, porque en algún momento el sprint de los bancos centrales tiene que ser más lento y los funcionarios tienen que mirar a su alrededor y evaluar el impacto en el crecimiento de las posturas restrictivas.

PUBLICIDAD

Por muy poco edificante que sea el actual espectáculo del Reino Unido, este país aún no está en modo Turquía. Gran parte de lo que aflige a la economía y a los mercados financieros de Turquía es la naturaleza corrosiva de la inflación, que no sólo no se domina, sino que casi se agradece. Una sucesión de banqueros centrales que intentaron sofocar el aumento de los precios fueron considerados como insuficientemente comprometidos con la reducción de tasas e informados por el equipo del presidente Recep Tayyip Erdogan de que sus servicios ya no eran necesarios.

Hasta que la administración de Truss no intente despedir al jefe del Banco de Inglaterra o lo presione para que dimita, Gran Bretaña no está cerca de reproducir la sustancia subyacente del lío turco. A pesar de lo tenso que ha sido el año 2022 para los banqueros centrales, la mayor prueba para Bailey puede estar aún por llegar. Él es el adulto en la sala.

PUBLICIDAD

Una respuesta clásica de los mercados emergentes podría ser imponer algún tipo de control sobre el capital o, en el extremo, fijar la moneda. Eso no es ni remotamente parecido. Malasia se libró de ambas cosas en 1998, pero no sin problemas de reputación, incluyendo el despido y encarcelamiento del ministro de finanzas y una purga en el banco central. Y Malasia no comenzó esa aventura como una economía avanzada, con todas las expectativas y convenciones que ello conlleva.

Cada vez que surge el tema de un dólar fuerte, la gente se remonta a la época de Robert Rubin, que fue Secretario del Tesoro de 1995 a 1999. Summers fue su adjunto en el Tesoro y sucedió a Rubin. Rubin se mantuvo firme en que un dólar fuerte era lo mejor para el país. Pero hubo excepciones ocasionales y muy significativas. Rubin vendió el dólar en junio de 1998 para apoyar los esfuerzos de Japón por estabilizar su moneda. En el año 2000, Summers descargó dólares para comprar euros como parte de un rescate del Grupo de los Siete para la atribulada nueva moneda.

PUBLICIDAD

En sus memorias, “In an Uncertain World: Tough Choices From Wall Street to Washington” (En un mundo incierto: decisiones difíciles desde Wall Street a Washington), con Jacob Weisberg, Rubin dijo que había raras ocasiones en las que la intervención monetaria tenía sentido. Reflexionando sobre la acción del yen, Rubin escribió que la “psicología” del mercado de divisas había cambiado. “Intervenimos muy pocas veces, y cada una de nuestras intervenciones tuvo éxito”, dijo.

En estos momentos, la psicología del mercado es la de infligir dolor a cualquier país no perteneciente al dólar que se perciba como flojo en materia de inflación o rezagado en el ámbito de las tasas de interés. El pánico del Banco de Inglaterra podría empeorar la situación. Es posible que los mercados tengan que deteriorarse más antes de que se produzca una respuesta oficial. Si Bailey se convierte en el hombre del momento, mi consejo sería que hablara con cuidado y contundencia. No conceda múltiples entrevistas. No celebre una rueda de prensa en la que las conversaciones puedan torcerse y correr el riesgo de ser malinterpretadas. Mantenga un mensaje sencillo. Rubin era un maestro de la disciplina del mensaje. Sería prudente seguirle.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.