Operadores en la Bolsa de Nueva York (NYSE) en Nueva York, Estados Unidos, el lunes 27 de junio de 2022.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Algunos indicadores señalan que el sentimiento del mercado bursátil estadounidense es tan negativo como en marzo de 2009, justo antes de que el índice S&P 500 iniciara su mercado alcista de 10 años que ayudó a los inversores a quintuplicar su dinero. Los inversores deberían considerar la posibilidad de luchar contra sus instintos contrarios, a pesar de lo tentador que resulta ponerse del otro lado de esa operación catastrofista. Este es un mercado muy diferente, y el sentimiento negativo puede estar justificado esta vez.

Las opiniones bajistas sobre la trayectoria del mercado en los próximos seis meses superan con creces a las alcistas, según la encuesta semanal de la Asociación Americana de Inversores Individuales, y la proporción es ahora de 3,4 a 1, un nivel de pesimismo que no tiene parangón desde el inicio de la crisis financiera. Así ha sido más o menos desde abril, con algunos cambios de humor temporales a lo largo del camino.

PUBLICIDAD
Algunas medidas de sentimiento son muy bajistas, pero no es el momento de ser un contrariandfd

Tradicionalmente, estos niveles de negatividad han sido momentos fantásticos para invertir: El S&P 500 se revalorizó casi un 38% en los tres meses posteriores al deterioro del sentimiento en marzo de 2009 y alrededor de un 67% durante el año siguiente. De hecho, invertir durante estos extremos del sentimiento nunca ha sido una propuesta perdedora en la era posterior a la crisis. Sin embargo, hay argumentos de peso para afirmar que las cosas están cambiando.

 Comprar cuando el sentimiento es negativo dio sus frutos en el pasado. ¿Y ahora?dfd

En primer lugar, hay que observar que la tendencia ya se ha roto. El sentimiento medido por la encuesta AAII ha sido extremadamente bajista desde finales de abril, y cualquiera que siguiera una estrategia estrictamente contraria habría apostado todo cuando el sentimiento cayó ese mes. Pero el mercado ha bajado un 10,6% en ese periodo, aunque con un par de repuntes negociables en el mercado bajista. Dentro de tres años, ¿se considerará un buen momento para comprar acciones a largo plazo? Es posible. Pero es difícil apostar por que se haya alcanzado el fondo del mercado.

PUBLICIDAD

A continuación, hay que tener en cuenta el entorno de las tasas de interés. Las mayores oportunidades de compra contrarias en la tabla anterior, a saber, marzo de 2009 y julio de 2020, tienen en común que la Reserva Federal acababa de reducir las tasas de interés a casi cero. Los inversores se enfrentan ahora a la perspectiva opuesta. Como subrayó el presidente de la Fed, Jerome Powell, en su conferencia de prensa del pasado miércoles, el banco central estadounidense está decidido a subir las tasas de interés de forma significativa y mantenerlas hasta que tenga pruebas claras y convincentes de que la peor inflación de las últimas cuatro décadas está siendo controlada.

Los múltiplos de la relación precio/calidad a futuro aún no parecen ser una compra a gritos en los niveles actualesdfd

Por último, están las valoraciones, que normalmente se hunden en caso de un auténtico desplome del sentimiento. Durante la crisis financiera, los múltiplos de beneficios futuros tocaron fondo por debajo de 10; y en marzo de 2020 llegaron a 14. En torno a 16 veces los beneficios futuros ahora, la mayor parte de la contracción del múltiplo del S&P 500 refleja las altas tasas libres de riesgo, pero poco de la prima de riesgo adicional que los inversores suelen exigir para la renta variable en una recesión.

PUBLICIDAD

Puede que los inversores digan que son bajistas en las encuestas, pero los múltiplos que utilizan para valorar la renta variable implican que no quieren decir del todo lo que dicen, incluso después de los descensos de la semana pasada. Hasta que esa negatividad se refleje plenamente en los precios de los activos, los inversores a largo plazo no encontrarán mucha utilidad en tratar de leer el estado de ánimo del mercado. Vivimos en un nuevo paradigma de mercado, y los libros de juego de los inversores tendrán que adaptarse.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.