Actualidad

Controvertido muro separará próspera República Dominicana y empobrecido Haití

Una vez finalizado, este muro fronterizo, una impresionante obra de 4 metros de altura construida con concreto y acero, abarcará unos 164 kilómetros y dividirá a República Dominicana de su vecino Haití

República Dominicana
Por Jim Wyss
29 de septiembre, 2022 | 09:54 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — El alcalde de una animada y pequeña localidad fronteriza de la República Dominicana con Haití, Santiago Riverón, tiene predilección por los sombreros blancos de vaquero y los jeans azules. En su oficina hay una escopeta Winchester colgando de la pared.

El arma está colocada exactamente sobre la bandera de la República Dominicana y representa, según él, lo mismo que el muro fronterizo que se construye a unos cuantos kilómetros de distancia, “nuestra soberanía”. Una vez finalizado, este muro, una impresionante obra de 4 metros de altura (13 pies) construida con concreto y acero, abarcará unos 164 kilómetros (102 millas) y abarcará todas las zonas de la frontera, salvo las más intransitables. Únicamente existe un muro de frontera más extenso en el continente americano, el que separa a los Estados Unidos de México.

Santiago Riveróndfd

Este hombre de 50 años, corpulento y encanecido, describe su pueblo, Dajabón, como el centro del debate sobre la migración que se ha desatado en las comunidades del mundo entero, en Polonia, Hungría, Chile y Estados Unidos, a raíz de la pandemia de Covid-19 que ha sumido a millones de seres humanos en la pobreza en los países emergentes. Riverón es consciente de que su pequeña ciudad no existiría si no hubiera un comercio transfronterizo con la población haitiana y, no obstante, en un vocabulario que recuerda al de Donald Trump y Viktor Orban, afirma que actualmente la situación está descontrolada.

PUBLICIDAD

Las personas que huyen de Haití, el país más pobre de todo el continente americano, aquejado por los más altos niveles de inseguridad alimentaria mundial, un gobierno prácticamente fallido y un terreno estéril debido al cambio climático, sobrecargan, a su juicio, los hospitales de la zona, llenan las calles de basura y hacen bajar los sueldos de los dominicanos.

“Sencillamente, en este lugar hay demasiados haitianos”, señaló recientemente un día por la tarde. “Yo no deseo utilizar la expresión ‘invadido’, sin embargo, hay partes de esta localidad que se han sobresaturado totalmente”.

Dominicanos y haitianosdfd

Una dolorosa necesidad

De vuelta en la capital, Santo Domingo, los funcionarios del gobierno describen diplomáticamente la barrera como una dolorosa necesidad para aislar a una de las economías más exitosas de la región de uno de los problemas más difíciles del hemisferio. Haití se ha visto sacudido por la violencia generalizada de las pandillas, los secuestros y la inestabilidad política que solo ha empeorado desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en 2021.

PUBLICIDAD

El muro también es, en cierto modo, un reproche a una comunidad internacional que ha gastado miles de millones en Haití, pero que no ha podido o no ha querido aliviar la creciente crisis humanitaria.

Muro dominicanodfd

La violencia de Haití se ha convertido en “una guerra civil de baja intensidad” que amenaza a toda la región, dijo el presidente de República Dominicana, Luis Abinader, en un discurso ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) este mes. “Estamos ante la posibilidad real de que bandas criminales que operan en Haití intenten atentar contra nuestra integridad territorial, traten de atentar contra la seguridad ciudadana de nuestro país”.

El muro es muy controvertido en ambos lados de la isla La Española (Hispaniola), donde la animosidad y la desconfianza son profundas. Parte del resentimiento está anclado en agravios nacionalistas vinculados a la invasión de Haití en 1822 y la ocupación de 22 años de su vecino; a lo largo de la frontera, aún persisten los recuerdos de la masacre de 1937 que mató a unos 9.000 a 20.000 haitianos por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo. Parte de la acritud también tiene sus raíces en el racismo y la xenofobia dirigidos contra la primera república negra del hemisferio occidental. El propio Riverón salpica su discurso con un lenguaje , “ellos tienen su forma de vivir y nosotros la nuestra”, que delata una inclinación nativista.

Muro fornterizo dominicanodfd

‘Consecuencias inimaginables’

En las últimas semanas, la capital dominicana ha sido testigo de marchas exigiendo la expulsión de los haitianos, a quienes los manifestantes culpan de cometer delitos y robar empleos, y los periódicos se han llenado de editoriales llenos de miedo que expresan sentimientos muy similares a los de los halcones de la inmigración estadounidense que respaldaron los esfuerzos del expresidente Donald Trump para sellar la frontera de Estados Unidos con México.

Frontera dominicanadfd

“Estamos en la cúspide de una explosión migratoria que tendrá consecuencias catastróficas e inimaginables para el Continente Americano y, más directamente, para la República Dominicana”, escribió el Listín Diario, un destacado periódico, el 24 de agosto.

No está claro cuántos haitianos hay en República Dominicana. Un censo de 2017 encontró alrededor de medio millón de haitianos viviendo allí, aunque las autoridades dicen que la cifra real podría ser el doble. Y los trabajadores haitianos, tanto con papeles oficiales como indocumentados, son la columna vertebral de los sectores de la agricultura y la construcción de la República Dominicana. Además, decenas de miles de haitianos realizan viajes de un día en busca de trabajo y suministros.

PUBLICIDAD
República Dominicanadfd

Los principales asesores de Abinader no niegan que existen corrientes racistas de larga data en la sociedad dominicana que presionan por una postura de línea dura. Esto puede dificultar, dicen, separar el feo nativismo de la necesidad legítima de una frontera ordenada.

“Hay un profundo racismo en esta sociedad que se ha cultivado desde la época de Trujillo, y hay un profundo sentimiento antihaitiano que perpetúa nuestro propio sistema educativo”, dijo Pável Isa Contreras, ministro de Economía del país. “Es contra los haitianos, porque los ven como negros y pobres”.

A pesar de compartir la isla La Española, las dos naciones a menudo parecen mundos separados.

PUBLICIDAD

La República Dominicana de habla hispana vio crecer su economía un 12% el año pasado y se prevé una expansión de un 5% este año, una de las tasas más rápidas de la región. El turismo está batiendo récords, con un aumento en las llegadas desde los EE.UU. Las exportaciones y la inversión extranjera directa están cerca de máximos históricos.

Pero al otro lado de la frontera, Haití se encuentra en caída libre. El país de habla criolla, que obtuvo su independencia de Francia en 1804, tiene un ingreso per cápita de una quinta parte del de la República Dominicana. Está sumido en la inestabilidad política y en las garras de poderosas bandas asesinas. La electricidad y la gasolina suelen ser escasas. Casi la mitad de los 11 millones de haitianos pasan hambre regularmente, según el Programa Mundial de Alimentos.

PUBLICIDAD

En medio del derramamiento de sangre y la pobreza, decenas de miles de haitianos son desplazados internamente y ha aumentado el número de personas que huyen del país hacia la República Dominicana y otros lugares. Las deportaciones en el primer semestre de 2022 ya superaron el total de todo el año pasado.

Es en este contexto que República Dominicana otorgó recientemente un contrato de US$32 millones al Consorcio Cofah para construir las primeras 33 millas (53 km) del muro.

‘No solo un muro’

Contreras, el ministro de Economía, dice que el muro es más que un simple obstáculo para mantener alejados a los haitianos.

PUBLICIDAD

“Esto no es solo una cerca, no es solo un muro. Es parte de un paquete de desarrollo más amplio en el que la cerca simplemente brinda seguridad”, dijo en una entrevista. “Nuestra frontera es terriblemente porosa y muy insegura, y tenemos que lidiar con eso”.

El muro reducirá la inmigración ilegal, el tráfico de drogas, el tráfico de armas, el robo de ganado y el contrabando que azotan a ambas naciones, dijo. También canalizará migrantes, bienes y servicios a través de retenes legales. Además, el gobierno está destinando dinero para un puerto, un centro turístico y proyectos comerciales a lo largo de la frontera que, según Contreras, generarán empleos para ambas naciones.

Si bien existen docenas de muros fronterizos en todo el mundo, son extremadamente raros en América Latina, una región que se ha basado en la imposición de barreras naturales como ríos, montañas o desiertos para mantener a sus vecinos bajo control. Se han propuesto cercas para partes de la frontera entre Ecuador y Perú, y entre Guatemala y Belice, pero nunca se han materializado por completo. Las diversas secciones del muro fronterizo entre Estados Unidos y México suman más de 700 millas (1.126,5 kms), el más largo del hemisferio.

PUBLICIDAD
República Dominicanadfd

“Todos los muros del mundo han sido un fracaso, desde el muro de Berlín hasta el muro del presidente Donald Trump” en la frontera entre Estados Unidos y México, dijo Joseph Cherubin, director de Mosctha , una organización sin fines de lucro que ayuda a los trabajadores haitianos en República Dominicana. El muro dominicano “es un desperdicio de dinero destinado a satisfacer a un grupo de nacionalistas”.

Argumenta que solo un desarrollo económico integral en Haití detendrá la ola de migrantes.

Dayanna, una haitiana de 25 años que pidió ser identificada solo por su nombre de pila, dijo que el muro no la mantendrá fuera. No importa qué tan alto o cuánto tiempo lo construyan, dijo durante una reciente entrevista en Dajabón. Casi todos los días camina 40 minutos desde su casa en el pueblo de Juana Méndez (Ouanaminthe) hasta la República Dominicana en busca de trabajo, a veces como asistente en una tienda de ropa, para comprar comida para su hija de 7 años. A menudo les da un par de dólares a los guardias fronterizos para que miren hacia otro lado.

“Mientras la gente tenga hambre, seguirá viniendo”.

Con la asistencia de Scott Squires.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD