Imagen de la Plaza Roja de Moscú
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Desde la semana pasada, cuando el presidente ruso Vladimir Putin anunció que movilizaría a cientos de miles de soldados adicionales, los hombres rusos han hecho todo lo posible por salir del país. La pregunta para nosotros en Occidente es: ¿Debemos dejar entrar a esos evasores del reclutamiento?

Sí, dice Alemania. Cualquiera que odie el “camino de Putin” y ame la democracia liberal es bienvenido, tuiteó Marco Buschmann, ministro de Justicia de Alemania, justo después de que hablara Putin. En 2015, el gobierno alemán dijo inicialmente “Bienvenidos, refugiados” a los sirios; en 2022, parece estar preparándose para saludar a los rusos de la misma manera.

PUBLICIDAD

“Una locura”, replicó un político estonio, hablando en nombre de muchos otros, especialmente en las partes de la Unión Europea que limitan con Rusia. Los alemanes son, una vez más, unos ingenuos, dice el argumento. Entre la multitud de rusos que dicen ser disidentes u opositores al ataque de Putin a Ucrania, seguro que también hay un buen número de hombrecillos verdes.

“Pequeños hombres verdes” es la memorable etiqueta que se les dio a los soldados rusos que se anexionaron Crimea en 2014. Llevaban un camuflaje verdoso pero ninguna insignia oficial del ejército ruso. Manteniendo una cara seria, Putin fingió que eran voluntarios locales y “grupos de autodefensa”. Hoy en día, los “hombrecillos verdes” pueden referirse a cualquiera de sus operativos encubiertos. Estos, a su vez, representan sólo uno de los muchos vectores que Putin, entrenado por la KGB, utiliza para su guerra híbrida contra Occidente, desde la desinformación y los ciberataques hasta la interferencia en elecciones extranjeras, entre otros.

PUBLICIDAD

El contraargumento podría ser el siguiente: Sí, Occidente debe tener cuidado con los hombrecillos verdes que se hacen pasar por evasores del servicio militar y subvierten las sociedades abiertas de la OTAN y la UE. (Esto también se aplica a los turistas rusos, por lo que varios países de la UE tienen razón al empezar a prohibir la mayoría de las visitas de este tipo de rusos). Pero también debemos apoyar a los rusos que huyen de las garras de la muerte de su dictador, ya que correrían un grave peligro si se quedaran en casa tras eludir el reclutamiento.

Este argumento humanitario tiene un corolario táctico. Los rusos que acojamos no pueden estar simultáneamente luchando y matando ucranianos. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, ya ha hecho un llamamiento (en ruso) a los hombres rusos para que desafíen la movilización. Occidente podría ayudar acogiendo a los que lo hagan.

PUBLICIDAD

La perspectiva del asilo también aceleraría una fuga de cerebros de la sociedad rusa que ya está en marcha. La Rusia de Putin está perdiendo algunas de sus mentes más talentosas y creativas, al igual que la Alemania de Hitler exportó en su día muchos de sus mejores y más brillantes a Estados Unidos y otros países. Algunos de los refugiados del Tercer Reich, de hecho, regresaron más tarde a su tierra natal como soldados estadounidenses hipercalificados e hipermotivados para ayudar a acabar con los nazis.

El escenario ideal, por supuesto, sería que los rusos tomaran la movilización masiva de Putin como una señal para no huir del país, sino para levantarse y derrocar el régimen. Pero en su Rusia -como en otras tiranías pasadas y presentes- eso hace recaer sobre los rusos de a pie una carga de heroísmo que pocos podríamos reunir. Escapar puede ser más fácil, si nosotros hacemos que lo sea.

PUBLICIDAD

La decisión para la UE y otros países se reduce, por tanto, a sopesar el riesgo de los hombrecillos verdes frente al beneficio de ayudar a sabotear la movilización de Putin, y por extensión todo su esfuerzo bélico.

Garantizar que todos los rusos que esquiven el reclutamiento que aparezcan también “amen la democracia liberal”, como estipuló el alemán Buschmann con tanto optimismo, será difícil -al igual que fue difícil en 2015-2016 detectar a los yihadistas del Estado Islámico entre los refugiados sirios que llegaban. Pero la antorcha del asilo europeo sería un faro para muchos rusos que esperan evitar convertirse en carne de cañón o en criminales de guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD

Es comprensible que muchos europeos rechacen el asilo para los rusos que esquivan el reclutamiento. La experiencia de dos décadas ha demostrado que los polacos, lituanos, letones y estonios tenían razón al mostrarse agresivos con Rusia, mientras que los alemanes, al mostrarse reacios, eran simplemente crédulos.

Esta vez, sin embargo, los alemanes podrían tener un enfoque más previsor.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.