Operadores trabajan en el piso de remates de la Bolsa de Nueva York (NYSE) el 23 de septiembre de 2022 en la ciudad de Nueva York, EE.UU.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando el mes pasado el índice S&P 500 Total Return había recuperado la mitad de sus pérdidas de 2022, destaqué el atractivo histórico de comprar acciones en esa circunstancia. Pero advertí que el rendimiento pasado no indica los resultados futuros, ya que las acciones son esencialmente un paseo aleatorio. No obstante, las acciones tienen cierto impulso y comprar con ese viento a favor, más las valoraciones todavía muy por debajo de sus máximos, con la historia de su lado, parecía más fácil que comprar acciones en otros momentos.

De este modo, a menos que el S&P 500 tenga un fuerte final de semana, será la segunda vez desde 1873 que comprar en el punto medio de la recuperación fue un error, y recibiré más correos electrónicos molestos. Veamos si podemos descubrir cómo me equivoqué.

PUBLICIDAD
| El gran rebote de las acciones en agosto puede no haber sido la señal alcista que suele ser históricamente.dfd

La siguiente tabla muestra las 24 caídas de los índices de rentabilidad total del S&P a final de mes del 15% o más desde 1871. El punto medio es el primer fin de mes después de la pérdida del 15% en el que el índice había recuperado la mitad de su valor. La columna titulada “Nueva fecha de máximos/de mínimos” es el primer fin de mes después de la fecha de recuperación a mitad de camino en el que el índice alcanzó un nuevo máximo histórico o se situó por debajo del punto de pérdida por colapso anterior a la recuperación. La rentabilidad mide lo que un inversor ha ganado comprando acciones en la fecha de la mitad de la recuperación y manteniéndolas hasta que se haya establecido un nuevo máximo o un nuevo mínimo. Sólo en una ocasión (comprando a finales de abril de 1930) esta estrategia perdió dinero. En otras 22 ocasiones, los índices de rentabilidad total del S&P 500 alcanzaron un nuevo máximo histórico antes de caer por debajo del mínimo de la caída.

Si septiembre de 2022 termina en el valor actual del S&P 500, tendremos nuestra segunda excepción en 151 años. Entonces, ¿qué hay de diferente en abril de 1930 y agosto de 2022 con respecto a las otras 22 veces que el S&P 500 se recuperó a mitad de camino de los colapsos históricos?

PUBLICIDAD

La primera palabra que me viene a la mente es “valor”. Comprar en el punto de recuperación a mitad de camino es una estrategia de impulso, una que apuesta a que “la tendencia es tu amiga”. Las estrategias de momentum son algunas de las herramientas más antiguas y fiables utilizadas por los traders profesionales y los quants. Pero el impulso funciona mejor cuando se combina con el valor, lo que significa comprar cosas baratas. Si puede encontrar cosas que sean baratas y que también suban de precio, a menudo tendrá una oportunidad atractiva. El impulso es excelente en promedio, pero puede llevarnos a comprar en burbujas o a vender en situaciones de pánico. El valor es estupendo a largo plazo, pero el largo plazo puede ser muy largo. Cuando se obtiene valor y momentum a la vez, no es seguro que se gane dinero, pero es casi la mejor posición que puede esperar un inversor.

La mejor medida común del valor bursátil es la relación precio-beneficio ajustada cíclicamente, o CAPE, del profesor de la Universidad de Yale Robert Shiller. Su media es de 17 desde 1871, lo que significa que el S&P 500 ha promediado 17 veces la media de los beneficios anuales ajustados a la inflación durante cualquier periodo de 10 años (la relación precio-beneficio más habitual utiliza los beneficios de los últimos 12 meses, los beneficios futuros previstos u otras medidas a corto plazo, y por tanto sube y baja con el ciclo económico). Pero los CAPE del siglo XXI son más altos, con una media de 26.

PUBLICIDAD

La última columna de la tabla muestra el CAPE en la fecha de la mitad de la recuperación. Las dos primeras entradas son NA porque no hay 10 años de historia de ganancias para calcularlas, pero probablemente serían alrededor de 15 si tuviéramos los datos. Se puede ver que 20 de los 22 éxitos se produjeron cuando se compró con CAPE de 20 o menos. Cuando el CAPE era superior a 20, hubo un fracaso en 1930, dos éxitos en 2004 y 2020, y un probable fracaso en 2022.

Lo que da miedo es que la última vez que ocurrió esto, se necesitaron 16 años, la mayor depresión económica de la historia y la mayor guerra de la historia para que el CAPE volviera a bajar a 11 y se iniciara el siguiente ciclo de prosperidad. No estoy prediciendo nada parecido, por supuesto, pero parece que la caída del mercado en la primera mitad de 2022 no fue suficiente para eliminar la madera muerta de la economía y desinflar las burbujas. Puede haber más dolor por delante.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.