Actualidad

AMLO confirma ataque cibernético a la Sedena

La información, revelada por el medio Latinus, fue obtenida por un grupo internacional denominado ‘Guacamaya’

Mostrando un semblante tranquilo, el presidente inició la rueda de prensa matutina con una carcajada al hacer un chiste sobre su estado actual de salud
Por Bloomberg Línea
11 de octubre, 2022 | 09:04 PM

Ciudad de México — El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que la Secretaría de la Defensa Nacional sufrió un ataque cibernético, luego de que la información confidencial de algunos de los archivos filtrados detallara su estado de salud, operativos de seguridad y la relación entre los los líderes de las fuerzas armadas.

”Es cierto. Hubo un ataque cibernético”, dijo el presidente durante su conferencia de prensa matutina del viernes.

La información, revelada por el periodista Carlos Loret de Mola en una emisión de YouTube del medio Latinus, fue obtenida por un grupo internacional denominado ‘Guacamaya’, que también ha intervenido documentos de fuerzas armadas de otros países de América Latina como Colombia, El Salvador, Chile, Guatemala y Perú.

PUBLICIDAD

De acuerdo con Loret de Mola, entre los miles de oficios, correos electrónicos, comprimidos en 6 Terabytes se reporta el seguimiento de personajes de alto rango, como el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, además de contener informes de inteligencia y transcripciones de intervenciones telefónicas.

La información abarca un periodo desde 2016 hasta septiembre de 2022.

Mostrando un semblante tranquilo, el presidente inició la rueda de prensa matutina con una carcajada al hacer un chiste sobre su estado actual de salud, un asunto del cual el Gobierno ha transparentado poco.

PUBLICIDAD

Los documentos confidenciales de la Sedena revelan que AMLO, como se le conoce al presidente, sufre de gota, hipotiroidismo y “angina inestable de riesgo grave”, según se pudo leer en uno de los oficios que presentó Latinus.

También se detallaron traslados por emergencia del presidente a hospitales militares, de los cuales algunos de ellos no fueron comunicados oficialmente.

El 10 de enero, López Obrador comunicaba vía Twitter que por segunda vez se contagió de Covid-19, pero ocho días antes una ambulancia aérea tuvo que trasladar de emergencia al mandatario mexicano desde Palenque, en Tabasco, al Hospital Central Militar de Ciudad de México.

Aquel oficio filtrado especificaba un “diagnóstico grave”.

López Obrador confirmó el hecho y agregó que había tenido un riesgo de infarto.

En 2013, cuando fundaba las bases de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido político que lo llevó al poder, AMLO sufrió un infarto agudo al miocardio.

PUBLICIDAD

El presidente también confirmó que sufre de todos los “males” que mencionan los documentos y argumentó que ya eran de dominio público, aunque habló de otros, sin especificar cuáles.

”Sí, son ciertos. Estoy enfermo. Tengo varios padecimientos, solo hay una cosa que no tengo, lo del alcohol, pero lo demás sí y otros males”. Agregó que para cuidarse, toma un cóctel de pastillas y se monitorea cada tres o cuatro meses.

AMLO intentó amenizar el asunto de su salud nuevamente con una canción del repertorio del cantante Chico Che, con el que anteriormente ha mandado mensajes indirectos.

PUBLICIDAD

En agosto, luego de que Estados Unidos diera a conocer que activaría el mecanismo de consultas por discrepancias en la conducción de la política energética de México, López Obrador respondió al día siguiente con la canción “Uy, qué miedo”.

Ahora, referente a su salud, pidió poner la canción “Que no me quiso el ejército”.

PUBLICIDAD

Sedena, entre filtraciones y más poder

La revelación de Latinus apenas es un primer vistazo a los miles de documentos obtenidos que el grupo ‘Guacamaya’ le filtró al medio mexicano, caracterizado por su crítica al Gobierno.

También llega en un momento en el que el Gobierno intenta consumar el poder del Ejército mexicano, no solo como una poderosa empresa que administra, construye y controla puntos estratégicos como aduanas o aeropuertos, sino que se afianza en las tareas de seguridad pública.

Una reforma que pretende darle ese último poder hasta 2028 se mantiene en revisión en el Senado de la República. La información también revelaría la falta de personal de Sedena en la aduana del Aeropuerto Internacional de Cancún, uno de los más transitados y estratégicos del país, además de una carta que deja ver el tono en la relación entre el secretario de la Marina, el Almirante Rafael Ojeda, y Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional.

PUBLICIDAD

Los documentos también darían detalles sobre un operativo de seguridad muy criticado en 2019, conocido como el ‘Culiacanazo’, que consistió en el breve arresto y posterior liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, que además ocasionó una serie de enfrentamientos simultáneos en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, entre el crimen organizado y las autoridades, que dejó muertos y heridos.

Esta historia fue actualizada a las 9:40 horas con información adicional en últimos párrafos.

PUBLICIDAD