Edificios envueltos en smog en Noida, Uttar Pradesh, India, el martes 9 de noviembre de 2021.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Por mucho que dependamos del crecimiento económico, aún prevalecen cosas que no entendemos sobre él. El espectacular crecimiento ha tenido efectos enormemente positivos: vidas más largas y saludables, millones de personas que han salido de la pobreza, innumerables innovaciones que mejoran la vida. Sin embargo, estos beneficios también han traído consigo enormes costos, como la gran contaminación, la degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y el calentamiento global.

Para algunos científicos del medio ambiente, estos impactos significan que el crecimiento económico está desestabilizando la sociedad. La respuesta de los economistas es que la única forma de mantener la estabilidad de la sociedad es que las economías sigan creciendo.

PUBLICIDAD

Como científico, no es de extrañar que me muestre escéptico ante la posibilidad de un crecimiento infinito en un planeta finito. No entiendo por qué los economistas encuentran tan atractivos los argumentos económicos habituales que defienden el crecimiento, mientras que desestiman la preocupación por los límites físicos del crecimiento por considerarla un poco tonta.

Pero hace algunas semanas encontré la primera explicación realmente convincente de por qué la perspectiva de los economistas ha sido tan persuasiva. Ocurrió en una conferencia pronunciada por el distinguido economista de la Universidad de Cambridge Partha Dasgupta. Señaló que es difícil apreciar el profundo atractivo de estas ideas para los economistas sin comprender el contexto histórico de su aparición, en la era de la posguerra durante la cual las innovaciones tecnológicas en áreas como la medicina, la agricultura y la química hicieron mucho para generar prosperidad mundial.

PUBLICIDAD

Aun así, la propia teoría del crecimiento, según Dasgupta, contiene graves defectos que han desviado a la economía moderna de su camino en aspectos importantes, con el resultado de que nuestra continua búsqueda de crecimiento está reduciendo activamente la riqueza global del planeta. La pregunta clave que plantea Dasgupta (y que luego responde) es la siguiente: ¿Cómo es que la teoría económica ha llegado a una situación en la que ni siquiera cuenta con el mundo natural como parte importante de nuestra riqueza económica?

Una de las primeras teorías del crecimiento, propuesta por el economista Robert Solow en 1948, sostenía que el crecimiento a largo plazo depende de factores básicos como el crecimiento de la población, el ahorro y la inversión, y la tasa de desarrollo tecnológico. Las teorías de crecimiento posteriores han seguido esencialmente este plan, haciendo hincapié en la innovación tecnológica nuestra capacidad para encontrar continuamente nuevas formas de utilizar los recursos de forma más productiva como el verdadero motor del crecimiento económico.

PUBLICIDAD

Dasgupta señaló que esta profunda fe en la innovación, inculcada a los economistas por lo que vieron que ocurría en la posguerra, fue la razón por la que los economistas de los años 70 rechazaron las sugerencias de los científicos naturales de que podría haber límites naturales al crecimiento. Estos científicos sugirieron que la expansión humana de la actividad económica acabaría siendo demasiado grande para que el planeta pudiera contenerla con seguridad; que nuestras actividades podrían socavar gran parte del valor que produce el mundo natural. Los economistas desestimaron estas preocupaciones, creyendo que la innovación siempre permitiría a los humanos encontrar una forma de evitar esos problemas.

Los primeros teóricos del crecimiento (no por intención, sino por algunas sutiles suposiciones que hicieron) estipularon efectivamente que la naturaleza no tiene un papel importante en el apoyo al crecimiento económico. En la teoría estándar, la innovación humana entra en la fórmula del crecimiento como una construcción puramente humana, que no depende de una enorme gama de cosas valiosas que el medio ambiente nos proporciona, como aire y agua limpios, un clima estable y abundantes reservas de biomateria compleja. Como resultado, la innovación y el crecimiento son siempre posibles, incluso si el mundo natural se degrada gravemente.

PUBLICIDAD

Esto parece un gran descuido hoy en día, cuando la ciencia de la ecología está bien desarrollada y tenemos décadas de pruebas que muestran los costos naturales de las actividades humanas. Pero no teníamos estas cosas cuando se desarrolló originalmente la teoría del crecimiento. El campo de la ecología apenas existía. “En esta primera etapa”, me dijo en una entrevista, “no creo que fuera una idea escandalosa mantener la naturaleza fuera de los modelos económicos”.

Pero, argumenta, seguramente es escandaloso seguir así hoy, y ha dado pasos importantes para mostrar cómo los economistas pueden incluir la innovación en las teorías del crecimiento de forma que se reconozca su profunda dependencia del entorno natural. El principal problema es que los economistas de hoy, cuando hablan de crecimiento, se refieren casi siempre al crecimiento del PIB, que no registra la depreciación del capital natural que se produce durante la producción de bienes y servicios. Lo que Dasgupta ha tratado de hacer en su obra es incluir la naturaleza en la contabilidad económica.

PUBLICIDAD

En este punto, su conferencia se adentró en las matemáticas detalladas de la teoría del crecimiento, en las que no profundizaré aquí. En pocas palabras, mostró cómo pequeños cambios en las matemáticas dejarían claro que nuestra capacidad humana para innovar siempre depende de un stock de bienes y servicios proporcionados por el medio ambiente. Como resultado, el agotamiento de este stock también agotaría nuestra capacidad de seguir haciendo cosas innovadoras.

“Si un hogar consume más de lo que ingresa”, dice Dasgupta, “puede financiar el exceso agotando la riqueza del hogar: vendiendo acciones, sacando de las cuentas de ahorro en el banco, etcétera. Pero no puede hacerlo para siempre sin caer en la bancarrota. Ese es el problema al que se enfrenta la humanidad hoy en día, y la razón por la que debemos pasar a hablar de la riqueza inclusiva de las naciones y de la economía mundial, no del PIB”.

PUBLICIDAD

Dasgupta ha dado un gran paso adelante al mostrar precisamente, dentro de la ortodoxia económica, dónde los teóricos del crecimiento pueden tomarse en serio las objeciones de los científicos medioambientales, y construir como resultado una teoría más realista y útil. La teoría revisada sigue sosteniendo que el crecimiento económico es enormemente positivo, pero contempla el crecimiento no como crecimiento del PIB, sino como un crecimiento mucho más inclusivo, que tiene que preservar el valor del mundo natural para que la prosperidad continúe.

Las teorías exitosas de una época suelen arraigarse tanto que limitan la capacidad de los científicos posteriores para pensar con claridad. Pero hoy en día, hay muchas razones para tomarse en serio las preocupaciones sobre los límites del crecimiento: Un estudio de las Naciones Unidas de 2018 descubrió que el capital natural del mundo disminuyó casi un 40% entre 1992 y 2014. Parece que estamos consumiendo el stock de riqueza natural del que, en última instancia, dependemos.

PUBLICIDAD

Escuché la conferencia de Dasgupta en el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, en una reunión convocada por el Departamento de Estado de Estados Unidos. Fue algo inusual, ya que reunió a economistas, físicos, ecologistas, demógrafos y empresarios para derribar algunas de las barreras intelectuales que impiden el progreso real de la sostenibilidad. Se necesitan más eventos como éste.

Porque es posible que la innovación tecnológica no sea suficiente para salir de este problema. Para ello, necesitaremos también algo de innovación en nuestro pensamiento económico.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.