Petróleo
Tiempo de lectura: 6 minutos

Pocas veces he sentido más temor al escribir un artículo que en esta ocasión. No obstante, ahí va: luego de más de 100 años de constante crecimiento, el deseo global por el petróleo está alcanzando su máximo, y dentro de poco iniciará su descenso definitivo.

Es complicado escribirlo, ya que quienes han anunciado un máximo en el consumo de petróleo tienen un historial de predicción similar a las dudas de Harry Warner, el productor de cine, sobre si el público de los años 20 quería ver películas con sonido.

PUBLICIDAD
Combustiblesdfd

Ya en 1919 el jefe del Servicio Geológico de Estados Unidos advirtió que la producción del país, que en ese momento era de unos 960.000 barriles al día, aproximadamente el 6% de la producción de hoy, empezaría a descender en un periodo de dos a cinco años. Durante la década del 2000, la ausencia de hallazgos de yacimientos de petróleo hizo temer que se acabaran los suministros, pero la innovación en el sector del esquisto produjo un incremento inesperado de la oferta. La empresa BP Plc pronosticó en 2020 que el consumo de hidrocarburos líquidos se estabilizaría, como mucho, durante 15 años, alrededor de la marca de 97,9 millones de barriles al día que se alcanzó en 2019, antes de revisar su pronóstico a un máximo entre la mitad del presente decenio y 2030.

Mientras tanto, la creciente demanda de petróleo ha continuado siendo el vector energético indispensable que alimenta el crecimiento de los ingresos y el desarrollo a nivel mundial. Sin embargo, las barreras de resistencia a las que el petróleo hace frente para continuar su trayectoria alcista se están acabando, y el presidente de la Fed, Jerome Powell, puede haber asestado el golpe decisivo.

PUBLICIDAD

Considere lo que está sucediendo en los mercados financieros en este momento. Las acciones se han desplomado y los rendimientos de los bonos han aumentado después de que la Fed aprobara su tercer aumento consecutivo de 75 puntos básicos en las tasas de interés, y Powell señaló su voluntad de llevar a la economía de EE.UU. a una recesión para que la inflación vuelva a su objetivo. Un dólar en alza ha llevado a la libra esterlina a mínimos históricos, mientras que el yen y el euro se desplomaron a sus niveles más bajos en dos décadas o más. Un analista argumentó esta semana que ahora hay un 98% de posibilidades de una recesión global.

Petróleodfd

Entonces, consideremos lo cerca que estamos ya del pico del petróleo. Cada pronosticador tiene una estimación diferente para esta cifra, pero la mediana de los 12 que ven una fecha futura es para un nivel máximo de unos 103,2 millones de barriles de combustibles líquidos al día, algo que la mayoría ve que ocurrirá en algún momento entre mediados de la década de 2020 y mediados de la de 2030. En contraste con una historia en la que el consumo creció en más de un millón de barriles diarios por año, es un aumento lo suficientemente modesto como para que los debates sobre el momento preciso del pico sean casi académicos. Aun así, el objetivo medio está solo un poco por encima de los niveles de unos 101,6 millones de barriles diarios que tanto la Agencia Internacional de la Energía como la Administración de Información Energética de EE.UU. prevén para finales de este año.

PUBLICIDAD

Ahora piense en lo que una recesión global le haría a esa perspectiva. El consumo de petróleo cayó más de un 2% desde el máximo hasta el mínimo después de la crisis del petróleo de 1973 y el colapso financiero de 2008, y la producción tardó tres años en recuperarse a su nivel anterior. La caída estuvo más cerca del 10% durante la pandemia de Covid-19 y en 1980, cuando las secuelas de la segunda crisis del petróleo y la guerra Irán-Irak chocaron con la restricción monetaria que infligió el predecesor de Powell, Paul Volcker, para acabar con la inflación de la década anterior. En cada caso, el consumo no solo sufrió un bache temporal, la dirección de la demanda de petróleo se retrasó permanentemente.

Petróleodfd

Una recesión global en la escala que los mercados de renta variable y bonos están valorando ahora podría empujar fácilmente el consumo de combustible líquido por debajo de los 100 millones de barriles hasta mediados de la década. Eso comienza a acercar las cosas al punto en que la mayoría de los pronosticadores ven cambios a largo plazo en la demografía, el crecimiento económico y la tecnología que hacen que el petróleo caiga en declive terminal. El crudo en sí representa solo alrededor de 80 millones de barriles diarios de demanda total de líquidos, y la mayor parte del resto proviene de productos derivados del gas, la materia vegetal y el carbón.

PUBLICIDAD
Crudodfd

El estado de la gasolina es un anticipo de lo que está por venir. La demanda de este combustible, que utiliza más de una cuarta parte del crudo mundial, ya ha tocado techo. Parte de ello se debe a los coches eléctricos, BloombergNEF calcula que ya están restando unos 1,7 millones de barriles diarios al consumo mundial. Sin embargo, gran parte se debe a que los viejos motores de combustión interna consumen menos gasolina. Los coches nuevos de EE.UU. recorren ahora casi el doble de distancia por galón que al comienzo del gobierno de Obama, y los camiones ligeros y los SUV aumentan su eficiencia en un más modesto 59%.

Petróleodfd

A medida que los automóviles más antiguos y menos eficientes se eliminan gradualmente de la flota, la entropía del depósito de chatarra reduce la demanda de gasolina tan rápido como la innovación del fabricante de vehículos eléctricos. No es casualidad que las principales refinerías como Reliance Industries Ltd. ya estén mirando más allá del transporte por carretera y reconfigurando sus plantas para producir combustible de aviación y productos petroquímicos.

PUBLICIDAD

Eso no es suficiente para aquellos que pintan un futuro prometedor para la demanda de petróleo para señalar correlaciones históricas con el crecimiento económico y argumentar que el patrón se repetirá una vez más. Lejos de las hojas de cálculo de los pronosticadores, la capacidad disponible de la OPEP ya es muy pequeña, y la inversión upstream (a contracorriente) está funcionando a no mucho más de la mitad de su nivel, la última vez que los precios del crudo rondaban los US$100 el barril. La industria petrolera responsable de suministrar barriles adicionales no está gastando el dinero para asegurarse de que aparezcan, y si eso no sucede, el consumo no tiene perspectivas de crecer.

Petróleodfd

En última instancia, serán los bancos centrales los que darán la extremaunción al crudo. Enfrentados a la inflación causada, en parte, por nuestra obstinada incapacidad de producir suficiente energía barata para alimentar la recuperación de Covid-19, han puesto a la economía mundial en un lecho de Procusto, recortando la demanda económica hasta que sea lo suficientemente débil como para mantenerse dentro de las limitaciones de la oferta actual.

PUBLICIDAD

Eso hace que los niveles actuales de producción de petróleo parezcan una especie de límite máximo. Desde que surgió como nuestro producto básico más importante hace más de un siglo, el petróleo siempre ha vivido del crecimiento del PIB. Con la planificación de la Reserva Federal para empujar a la economía mundial a una recesión para curar la epidemia de inflación, estamos a punto de verla morir por la misma mano.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com