Actualidad

La crisis de confianza en el Reino Unido no comenzó de un día para el otro

Los recortes de impuestos presentados por el gobierno de Liz Truss han sido criticados por el FMI y aconsejaron que se reevaluaran estas medidas

Reino Unido
Por Philip Aldrick, Libby Cherry y David Goodman
02 de octubre, 2022 | 08:17 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — El Reino Unido está inmerso en una crisis económica autoinfligida que lleva años gestándose y que podría acelerar el camino de la economía hacia una recesión. En esa línea, la nueva primera ministra, Liz Truss, está bajo una presión cada vez mayor para dar marcha atrás con su plan económico, que catalizó el caos actual.

En el transcurso de la semana desde que el Gobierno de Truss anunció la mayor rebaja de impuestos realizada desde 1972, sin apenas explicar cómo se va a financiar, la libra se hundió hasta su nivel histórico más bajo en relación con el dólar (antes de recuperar pérdidas), los costos de asegurar la deuda pública británica frente al peligro de impago se han incrementado hasta su nivel más elevado desde 2016, y el BoE (por sus siglas en inglés, Banco de Inglaterra) se ha visto forzado a intervenir ante la inquietud que despiertan los fondos de pensiones del país.

Lo que ocurra a partir de ahora decidirá la magnitud de la inminente recesión. Para ello es fundamental saber si la administración de Liz Truss puede restablecer su credibilidad ante los inversores.

PUBLICIDAD
Valores del Reino Unidodfd

La presentación del “mini presupuesto” del pasado viernes ha sido el foco de atención no solo de las inquietudes de los inversionistas a corto plazo respecto a los recortes de impuestos sin financiación, mientras la inflación se aproxima a su nivel más alto en cuarenta años o la incapacidad del BOE para frenar el aumento de los precios. También ha puesto de relieve los miedos que desde hace años tienen los británicos, su déficit presupuestario, su inestable relación con su socio comercial más cercano y, principalmente, su falta de confianza en lo que ofrecen los nuevos gobernantes.

“Es la última de una larga serie de decisiones autoimpuestas de analfabetismo económico”, dijo Peter Kinsella, jefe global de estrategia de divisas de Union Bancaire Privee UBP SA en Londres. “Empezó con el Brexit y ahora estamos viendo la última versión”.

A medida que los mercados se desplomaban, el Banco de Inglaterra se vio obligado a tomar medidas para evitar una caída del mercado de gilts y desplegó una variante de una herramienta política que Truss criticó en los últimos meses. Prometió comprar los gilts a largo plazo que fueran necesarios para restablecer la calma en el mercado. Eso desencadenó un repunte en estos bonos, pero aumenta dos riesgos: que el banco tenga que subir las tasas aún más dentro de unas semanas, y que los inversionistas puedan asustarse sobre la posibilidad de que el BOE esté financiando al gobierno.

PUBLICIDAD
Banco de Inglaterradfd

Por ahora, sin embargo, el BoE le ha dado “tiempo al gobierno para arreglar su credibilidad”, según Kallum Pickering, economista sénior de Berenberg Bank. La forma en que utilicen ese tiempo será crucial.

Los principales banqueros de la ciudad de Londres instaron ayer al ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, a tranquilizar a los mercados antes de una declaración prevista para el 23 de noviembre.

El Fondo Monetario Internacional, que acudió al rescate del Reino Unido en 1976, ya ha pedido al gobierno que reconsidere sus recortes de impuestos. Famosos economistas hacen cola para advertir que el Reino Unido está mostrando las características de un mercado emergente. En declaraciones a la BBC, el ex gobernador del BoE, Mark Carney, acusó al gobierno de Truss de “socavar” las instituciones económicas de la nación.

La primera ministra mantuvo sus planes el jueves y dijo que las economías de todo el mundo enfrentan fuertes presiones.

“Tengo muy claro que el gobierno ha hecho lo correcto”, dijo a la radio local de la BBC. “Este es el plan correcto”.

El problema para Truss es que hizo de los recortes de impuestos la pieza central de su programa de gobierno. Un giro tan temprano en su mandato sería políticamente fatal, solo ganó el cargo gracias al respaldo de los miembros de base del partido. La mayoría de los parlamentarios de su propio partido votaron en su contra, dejándola expuesta a una reacción violenta si sienten que sus políticas conducirán a la derrota.

PUBLICIDAD

Mientras los británicos esperan para ver si su apuesta por la economía de “derrame” da resultado, se enfrentan a un aumento dramático en los costos de endeudamiento, algo que podría desencadenar un colapso inmobiliario y profundizar cualquier recesión, o una ronda de recortes drásticos del gasto público.

“Entre el Brexit, lo lejos que quedó el Banco de Inglaterra (a la hora de subir sus tasas en comparación con el resto del mundo) y ahora estas políticas fiscales, creo que Gran Bretaña será recordada por haber aplicado las peores políticas macroeconómicas de cualquier país importante en mucho tiempo”, dijo el exsecretario del Tesoro de EE.UU., Lawrence Summers. , ahora profesor en la Universidad de Harvard y colaborador pagado de Bloomberg Television.

Lawrence "Larry" Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, habla durante una sesión de preguntas y respuestas con los medios de comunicación en un taller organizado por el Banco de Japón (BOJ) y el Banco de Canadá (BOC) en la sede del BOJ en Tokio, Japón, el viernes 30 de septiembre de 2016. El nuevo marco político del BOJ va en la dirección correcta, dijo Summers en el evento.dfd

La crisis de confianza se venía gestando desde hace años. Las dudosas afirmaciones de los conservadores, que van desde los beneficios del Brexit hasta las fiestas en Downing Street durante el confinamiento durante el Covid-19, junto con la reciente destitución del máximo responsable del Tesoro y la marginación del organismo de control presupuestario del país, hicieron que los inversores no creyeran al ministro de Hacienda cuando prometió estabilizar las finanzas públicas.

PUBLICIDAD
Liz Trussdfd

Los mercados “no están dispuestos a confiar en las afirmaciones de la administración Truss de que brindará sustentabilidad fiscal a mediano plazo basándose únicamente en su palabra”, dijo Allan Monks, economista de JPMorgan Chase & Co. (JPM) en Londres. “Eso refleja una desconfianza más amplia en los mercados sobre cómo ha evolucionado la formulación de políticas del Reino Unido y, en nuestra opinión, esa desconfianza está totalmente justificada”.

Nada lo ilustra mejor que la caída de la libra. Ha caído desde un máximo de más de US$2 en 2007, justo antes de la crisis financiera, a US$1,50 en el momento del referéndum del Brexit, y ahora está al borde de la paridad con el dólar.

PUBLICIDAD
Libra esterlinadfd

“Debido a que el Reino Unido ha dañado su credibilidad, que alguna vez fue sólida, con un Brexit mal gestionado y amenazas persistentes de una guerra comercial entre el Reino Unido y la UE, ya no disfruta del beneficio de la duda”, dijo Pickering de Berenberg.

Para Monks de JPMorgan, las dudas surgidas antes del referéndum del Brexit de 2016, se aceleraron después del impactante resultado y culminaron en ataques recientes contra el banco central, el poder judicial y la administración pública.

Este trasfondo de desconfianza puede haber ocultado algunas de las reformas beneficiosas del mini presupuesto. Simon French, economista jefe de Panmure Gordon & Co., dijo que el mal manejo del mini presupuesto era “una pena” porque varias de las reformas del lado de la oferta en áreas como la planificación “tienen verdadero mérito”.

PUBLICIDAD
Reino Unidodfd

Sin embargo, el acto de generosidad fiscal del viernes, sin fondos, marcó una ruptura importante con las tradiciones económicas del Partido Conservador de Truss. El gobierno aún debe establecer cómo cubrirá los préstamos adicionales necesarios para financiar sus recortes de impuestos de 45.000 millones de libras esterlinas (US$49.500 millones) y más de 60.000 millones de libras (US$66.000 millones) adicionales para su programa para compensar el reciente aumento en las facturas de energía.

Esas medidas elevarán el déficit presupuestario del país al 4,5% del producto interno bruto en el mediano plazo. Eso sería suficiente para poner la carga de la deuda en un camino explosivo, alcanzando el 101% del PIB para 2030, según Bloomberg Economics.

Mientras tanto, el Banco de Inglaterra estará bajo una presión creciente. El banco central ha pasado gran parte del año luchando por aumentar las tasas de interés lo suficientemente rápido como para combatir un aumento de la inflación que no pudo predecir.

PUBLICIDAD
Banco central inglês estava preparado para aumentar as taxas de juros para combater inflação, mas nova variante pode mudar quadrodfd

El Banco de Inglaterra tiene casi garantizado que responderá a la política fiscal más relajada con una política monetaria más estricta. Los operadores del mercado monetario apuestan ahora por una subida de los tipos de interés de al menos 150 puntos básicos para la próxima reunión de los responsables políticos, el 3 de noviembre. Dejando de lado el riesgo de una subida de emergencia fuera de las reuniones programadas, sería una medida sin precedentes desde que el gobierno concedió la independencia al banco en 1997. Los precios también muestran que la tasa de interés de referencia alcanzará casi con seguridad el 6% el próximo año.

Las empresas y los propietarios de viviendas ahora se preparan para un fuerte aumento en los costos de los préstamos. Las firmas británicas más grandes ya enfrentan el costo más alto registrado para refinanciar su deuda. La Resolution Foundation estima que el aumento adicional en las tasas podría agregar más de £1,000 (US$1.100) al costo anual de una hipoteca típica de, £140,000 (US$154.000). Los analistas de Credit Suisse Group AG (CS) estiman que los precios de la vivienda podrían caer “fácilmente” hasta en un 15%.

El Reino Unido, entonces, enfrenta una perspectiva más sombría que la que prometió Truss en su campaña para suceder a Boris Johnson, cuando habló de cambiar la “estrategia económica habitual”. Su propia supervivencia en el cargo está incluso en duda. Se enfrenta a una elección en 2024 y una encuesta de opinión esta semana mostró que la ventaja del opositor Partido Laborista se amplió a 17 puntos, la mayor cantidad jamás registrada por YouGov.

No es que Truss no estuviera advertida. Mientras hacía campaña para el cargo de primer ministro durante el verano, su oponente, el ex canciller Rishi Sunak, describió su política fiscal como un “cuento de hadas”. Los economistas de Citigroup Inc. (C) llegaron a advertir que sus ideas suponían “el mayor riesgo desde el punto de vista económico” para el Reino Unido.

Un antiguo asesor Tory (partido conservador británico), que pidió no ser identificado, se mostró desconcertado por la decisión de anunciar un mini presupuesto sin una declaración de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria. El hecho de no contar con una previsión de la OBR (por sus siglas en inglés) parecía un desaire deliberado a los mercados, dijo, una señal de que el Gobierno no creía que necesitara que sus cuentas cuadraran. La última semana ha puesto a prueba esa confianza; la próxima puede llevarla al límite.

Con la asistencia de Kitty Donaldson, Harry Wilson, Katherine Griffiths, Greg Ritchie and Abhinav Ramnarayan.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD