Salud

Cambio climático agrava más de la mitad de las enfermedades infecciosas: estudio

El calentamiento global ha afectado más de 200 enfermedades patógenas, como el dengue y la malaria. Expertos prevén que sus efectos incrementen los riesgos para la salud

Los viajeros salen de la estación ferroviaria Chhatrapati Shivaji Maharaj Terminus (CST) en Mumbai, India, el lunes 6 de julio de 2020.
04 de octubre, 2022 | 06:39 AM

A lo largo de la historia, el cambio climático ha agravado el 58% de las enfermedades infecciosas humanas conocidas hasta la fecha, es decir 218 de 375 documentadas en todo el mundo, según un reciente estudio de la revista Nature Climate Change. Pero las enfermedades serán más y sus efectos serán mayores a medida que la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) intensifique los actuales peligros climáticos de la Tierra.

Para llegar a esa conclusión, los autores de la investigación realizaron una revisión de la literatura científica publicada sobre el tema, en total más de 70.000 artículos. La revisión arrojó que hay más de 3.200 casos que vinculan hasta 286 enfermedades patógenas exclusivamente humanas con diez amenazas climáticas, como el aumento de la temperatura, las inundaciones o la sequía.

Sin embargo, señalan, el alcance de los efectos del cambio climático en las enfermedades aún está mal cuantificado y en etapa temprana. Hasta ahora, dicen, los estudios se han centrado solo en grupos específicos de patógenos (agentes infecciosos que pueden provocar enfermedades a su huésped), como bacterias o virus, en respuesta a ciertos fenómenos como olas de calor. Sin embargo, todavía se desconoce la amenaza total de esta relación para la humanidad.

PUBLICIDAD

Y es que, según los investigadores, la combinación de numerosos peligros climáticos y numerosos patógenos demuestra que hay un gran potencial de interacciones que podrían agravar las enfermedades humanas.

La aparición del Covid-19 reveló la vulnerabilidad humana a las enfermedades patógenas, que tienen la capacidad no solo de causar enfermedad y muerte en un gran número de personas, sino que también pueden desencadenar consecuencias socioeconómicas más amplias. Y la pandemia no es un hecho aislado en este sentido. La carga de enfermedades como el virus de inmunodeficiencia humana, Zika, malaria, dengue, chikungunya, influenza, Ébola y SARS causan millones de muertes cada año y golpes considerables a la economía de los países: fuerza laboral, costos de atención a la salud, entre otros.

Según el estudio, las emisiones de GEI pueden modificar directamente los patógenos, cambiar los medios de proliferación de estas infecciones o acercar más a las personas a estas enfermedades. Pero, ¿cuáles son los peligros climáticos actuales y cómo pueden agravar directamente a las enfermedades? Te contamos

PUBLICIDAD

Los diez peligros climáticos

El estudio considera que actualmente hay diez peligros climáticos que inciden de manera directa en las enfermedades infecciosas existentes.

Peligro climáticoN° de enfermedades infecciosas que afecta
1Calentamiento global160
2Precipitaciones122
3Inundaciones121
4Sequía81
5Tormentas71
6Cambio en la cubierta terrestre61
7Cambio climático oceánico43
8Incendios forestales21
9Olas de calor20
10Aumento del nivel del mar10

Amenazas climáticas hacen proliferar los patógenos

Según el estudio, las temperaturas más altas a causa del calentamiento global y los cambios en las precipitaciones se asocian directamente con la expansión de vectores como mosquitos, garrapatas, pulgas, aves y mamíferos. Todos ellos implicados en brotes de enfermedades como el dengue, chikungunya, peste, enfermedad de Lyme, virus del Nilo Occidental, equinococosis y malaria, entre muchas más.

Además, el cambio del clima en los sistemas acuáticos está ayudando a la expansión de especies de Vibrio, que causan enfermedades como cólera. Mientras que el calentamiento en zonas de altas temperaturas ha permitido que los vectores y patógenos sobrevivan al invierno, agravando brotes de virus como Zika y dengue.

Entretanto, resalta la investigación, las alteraciones del hábitat causadas por el calentamiento, la sequía, las olas de calor, los incendios forestales, las tormentas, las inundaciones y el cambio de la cubierta terrestre también se asocian con el acercamiento de los patógenos a las personas, pues animales de vida silvestre como murciélagos, roedores y primates, entre otros, se están desplazando por áreas más grandes y más cerca de los humanos en busca de recursos alimentarios limitados o por necesidad de encontrar un nuevo hábitat.

Y no es todo. Las inundaciones y tormentas también se han asociado con el desbordamiento de aguas residuales, que pueden conducir a la transmisión directa o a travé de alimentos de norovirus, hantavirus, hepatitis y Cryptosporidium.

La personas están cada vez más cerca de los patógenos

Los peligros climáticos también están facilitando que las personas se acerquen a los patógenos. Por ejemplo, señala el estudio, las olas de calor provoca que las actividades recreativas relacionadas con el agua se incrementen y que se asocien con el aumento de enfermedades transmitidas a través del agua, como las infecciones asociadas a Vibrio, amebiana primaria o gastroenteritis.

PUBLICIDAD

Mientras que los cambios en el uso de la tierra facilitan la llegada humana a áreas silvestres que le acercan a los vectores y patógenos que provocan brotes de enfermedades como el ébola, el tifus de los matorrales, el tifus por garrapatas o la enfermedad de Lyme.

Los patógenos están siendo modificados por los peligros climáticos

Además de facilitar los contactos entre las personas y los patógenos, los peligros climáticos también empeoran aspectos específicos de los patógenos como, por ejemplo, mejoran la idoneidad del clima para su reproducción, aportan condiciones favorables para acelerar su ciclo de vida, y aumentan las temporadas o duración de su proliferación, lo que puede empeorar los riesgos de que se agraven las enfermedades infecciosas o que haya una mayor exposición humana a ellas.

Hay menos capacidad para resistir a las enfermedades

La investigación también resalta que las amenazas climáticas también han disminuido la capacidad humana para hacer frente a los patógenos al alterar condiciones corporales, añadir estrés por la exposición a condiciones de peligro, obligar a las personas a vivir en condiciones inseguras y forzando la exposición a patógenos.

PUBLICIDAD

Según los autores, los efectos de los peligros climáticos antes mencionados en el suministro de alimentos, la concentración reducida de nutrientes en cultivos en condiciones de alto CO2 pueden causar desnutrición humana, lo que puede afectar la respuesta inmunitaria a las enfermedades y lo que podría explicar el mayor riesgo de las poblaciones desfavorecidas a brotes de enfermedades.

También señalan que la incapacidad del sistema inmunitario humano para adaptarse a grandes cambios de temperatura podría ser un factor que explique la proliferación de los brotes de gripe.

PUBLICIDAD

Los peligros climáticos también han obligado a las personas a vivir en situaciones inseguras que facilitan el riesgo de brotes de enfermedades. En algunos casos, la sequía, al reducir la disponibilidad de agua, obliga al uso de agua potable insalubre, provocando brotes de diarrea, cólera y disentería.

Las enfermedades patógenas humanas y las vías de transmisión son demasiado numerosas. Además, los peligros climáticos son demasiado numerosos para que la sociedad se adapte de forma integral, lo que pone de manifiesto la necesidad urgente de trabajar en el origen del problema: la reducción de las emisiones de efecto invernadero”, advierten los investigadores.

PUBLICIDAD