Elon Musk.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Tratar de adivinar lo que hará Elon Musk de un día para otro es como intentar sostener un rayo de luna en la mano. Pero el estado de la cuestión, a partir del martes 4 de octubre de 2022, es que Elon Musk ahora quiere comprar Twitter por los US$54,20 que ofreció inicialmente por la compañía de medios sociales en abril, según reportó Bloomberg News.

¿Qué significa esto para él y para Twitter? ¿Es una buena o mala noticia para cualquiera de ellos que parezca dispuesto a abandonar sus desafíos legales y hacerse con la compañía que ha criticado durante meses? La respuesta depende de lo que le apetezca a Elon Musk mañana, y pasado, y pasado. Es más fácil volver a poner un huevo roto en su cáscara que prever lo que vendrá después.

PUBLICIDAD

La decisión de Musk de comprar Twitter hace seis meses parecía estar basada en poco más previsión que sus decisiones de, por ejemplo, tuitear que iba a privatizar Tesla (lo que le metió en otro lío legal con la SEC) o burlarse del cuerpo de Bill Gates o afirmar que su Cybertruck (aún no construido) también puede ser un barco. No es el tipo de cosas que hacen los CEOs normales.

Pero este caso tuvo consecuencias reales, haciendo subir el precio de las acciones de Twitter y encerrando a Musk en un proceso con el que ha luchado desde entonces para escapar. Los accionistas de Twitter estaban ciertamente encantados de que se les comprara al precio de la oferta inicial de Musk, y probablemente volverán a estarlo, a juzgar por la subida del precio de las acciones tras la noticia de hoy.

PUBLICIDAD

Los empleados de Twitter estaban menos emocionados. Y Musk quizás fue el menos emocionado de todos cuando se dio cuenta de que pronto tendría que reunir US$44.000 millones y ser dueño de una empresa de redes sociales que nunca ha sabido cómo ganar dinero. Puede que sólo abandone su esfuerzo por escapar del acuerdo porque parece estar perdiendo terreno en la lucha legal al respecto, cuyo proceso de descubrimiento regaló al mundo una montaña de sus mensajes de textos personales, a veces embarazosos, esta misma semana.

En algún futuro posible, Elon Musk podría ser el billete para arreglar Twitter, o al menos mantener a flote el precio de sus acciones. Su encanto personal ha sido el ingrediente clave de la fórmula secreta que ha hecho que Tesla Inc. valga US$760.000 millones, a pesar de sus propias dificultades para ganar dinero. Pero el encanto puede estar acercándose a su vida útil.

PUBLICIDAD

Los potenciales compradores de vehículos eléctricos están empezando a desanimarse por las payasadas de Musk en Internet, que últimamente se desvían hacia los terceros carriles políticos que la mayoría de los CEOs evitan públicamente. El precio de las acciones de Tesla sólo se ha visto afectado brevemente hoy por la idea de que Musk venda más de ellas para conseguir efectivo. Pero su abrupto giro sobre la compra de Twitter, abandonando todos esos vehementes argumentos de que la empresa le ha estado mintiendo sobre los bots y demás, parece otro golpe a su reputación. Y debe haber una masa crítica en la que los proyectos secundarios de Musk -desde la construcción de cohetes y la perforación de túneles hasta la negociación de la paz en Ucrania- pesan sobre su capacidad para dirigir Tesla o Twitter, o ambos.

En cuanto a los usuarios de Twitter y el público en general, volvemos al punto de partida, preguntándonos cómo manejará Musk la censura de Twitter, el impulso de todo este fiasco en primer lugar. ¿Dejará que Donald Trump vuelva a la plataforma justo a tiempo para las elecciones de 2024? Luego está todo el asunto de los bots, que aparentemente sigue siendo prioritario para Musk, al menos si se toma al pie de la letra su acusación de que su plan de paz en Ucrania fue víctima de un ejército de bots, como afirmó. También podría agitar una bola ocho mágica en busca de respuestas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.