Estilo de vida

Por qué los jóvenes profesionales están dejando de vivir en la ciudad de Nueva York

Los aumentos generalizados de precios están empujando a los trabajadores más jóvenes a buscar ciudades más asequibles, ya que se preguntan si la rutina merece la pena

Manhattan
07 de octubre, 2022 | 02:07 PM

Bloomberg — Taya Thomas sentía que tenía una vida soñada en la ciudad de Nueva York, paseando a su perro por Greenwich Village y bebiendo amaretto en los bares del Lower East Side. Pero entonces los precios de los alquileres comenzaron a subir.

Thomas, de 23 años y que trabaja como project manager, necesitaba encontrar un apartamento con espacio de oficina para su trabajo a distancia y se dio cuenta de que no podía costearlo. La joven luego comenzó a buscar espacios en Miami sin planear seriamente mudarse allí, hasta que vio numerosos lugares con lavadoras y secadoras, piscinas en la azotea y otras comodidades que nunca podría permitirse en Nueva York.

En febrero, Thomas, que vivía con lo justo, se marchó a Florida, donde hay más días de sol y los impuestos más bajos. Dice que está ahorrando un 13% más de su salario de casi seis cifras al año, lo que le ha permitido destinar más a inversiones y a pagar su deuda universitaria.

PUBLICIDAD

“Hay una magia en Nueva York que me hizo sentir que estaba destinada a estar allí para siempre”, dijo Thomas. “Pero estoy en una edad en la que tenía que ser realista”.

Los jóvenes profesionales como Thomas llevan mucho tiempo siendo atraídos por el estilo de vida neoyorquino: Puestos de trabajo de alto poder con sueldos a la altura, cenas junto a los famosos en Carbone y noches de fiesta en la ciudad que nunca duerme. Para muchos, vivir en una de las ciudades más caras del mundo merecía la pena. Pero a medida que la inflación se dispara, Nueva York está perdiendo parte de su brillo.

En los últimos meses, menos profesionales jóvenes consiguieron trabajo en Nueva Yorkdfd

Según Kory Kantenga, economista senior de LinkedIn, la contratación de profesionales que inician su carrera en Nueva York se estancó en la primavera boreal y ha estado disminuyendo desde entonces, cayendo aproximadamente un 30% en los últimos meses, a pesar de que el mercado laboral en general se mantuvo robusto.

PUBLICIDAD

Se trata de la primera desaceleración en la contratación de la generación desde la desaceleración económica causada por la pandemia, y “reveló su exposición desproporcionada a los vientos en contra macroeconómicos”, dijo Kantenga.

“En este caso, las perspectivas de muchos que inician su carrera profesional pueden estar ligadas a cómo se desarrollen estos grandes vientos en contra, como la inflación y una posible recesión”, dijo.

Sin dinero, más problemas

No es nuevo que Nueva York sea cara, ni tampoco el éxodo de personas que ya no pueden permitirse vivir allí.

El costo de vida ya estaba un 15% por encima de la media nacional en 2020, antes de que la inflación empezara a subir, según la Oficina de Análisis Económico. Entonces, el aumento pandémico de los costos de la vivienda se combinó con el aumento de los precios de los comestibles, las facturas de energía y todo lo demás para hacer que la ciudad sea aún menos asequible. El alquiler medio de Manhattan se disparó un 26% interanual en agosto, hasta los US$4.100, y cada vez son más los barrios neoyorquinos que ya no son asequibles sin un salario de seis cifras al año.

La inflación de los gastos de subsistencia es desproporcionadamente dolorosa para los jóvenes, que son más propensos a alquilar, tienen menores ingresos, mayores saldos de préstamos estudiantiles y menos dinero ahorrado. Georgia Bubash, de 25 años, dice que la mitad de su sueldo se gasta en su departamento de US$1.800 en Chinatown.

“No tengo ahorros y eso me aterra”, dijo Bubash, que ha trabajado en publicidad en la ciudad desde que se graduó de la universidad en 2019.

PUBLICIDAD
El costo de la vida en el área de Nueva York se ha disparado en los últimos 12 mesesdfd

Un viaje a Portugal donde una comida que incluía una botella de vino completa le costó 13 euros (US$12,69 ) fue una llamada de atención para Bubash, que dice que ni siquiera puede permitirse comer fuera una vez a la semana en Nueva York. Después de que su casero le subiera el alquiler en US$500 al mes, la nativa de Pittsburgh decidió romper el contrato y volver a casa con la esperanza de ahorrar lo suficiente para mudarse al extranjero.

“Estoy pagando mucho cada día y no está a la altura de las expectativas de lo que debería recibir”, dijo. “Nueva York está en un punto bajo. Ya no es el lugar para estar”.

Guerra de talentos

Hay otros indicios de que la ciudad de Nueva York es cada vez menos atractiva para una nueva generación de trabajadores que da prioridad a la renta disponible y al equilibrio entre la vida laboral y personal. Algunos también se han sentido cada vez más inseguros al aumentar el temor a la delincuencia durante la pandemia.

PUBLICIDAD

Ciudades más asequibles que crecieron durante el boom de la pandemia, como Austin, Texas, Denver, Colorado, y Nashville, Tennessee, superaron a la ciudad de Nueva York como las áreas de más rápido crecimiento para el talento de las primeras carreras en 2021, informó LinkedIn.

Los destinos de la migración caliente fueron las áreas metropolitanas de mayor crecimiento para el talento de nivel inicial en 2021dfd

Algunos jóvenes profesionales creen que ya no necesitan vivir en Nueva York para alcanzar sus objetivos profesionales. Ania Holland, de 22 años, eligió lanzar su carrera en la industria musical en Berlín después de hacer malabarismos con trabajos de camarera y una carga de cursos completa en la Universidad de Nueva York.

PUBLICIDAD

El costo de la vida en Alemania era una fracción de lo que pagaba en Brooklyn. Aunque vivir en Nueva York había sido su sueño de toda la vida, ahora tiene dinero extra para ahorrar y tiempo fuera del trabajo para crear música y organizar espectáculos en bares indie, algo muy distinto a lo que hacen sus amigos en la ciudad, que “tienen tres trabajos sólo para pagar el alquiler”.

“Es romántico trabajar de camarero mientras te presentas a audiciones para Broadway o haces conciertos, pero hay que ser realista sobre cómo es esa vida en realidad”, dice Holland. “No recomiendo el agotamiento”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD