Negocios

¿Quién es quién en la familia multimillonaria de Porsche?

El patriarca Wolfgang Porsche, nieto del fundador, se acerca al final de su influencia como presidente del consejo supervisor del grupo. ¿Quién o quiénes serán sus sucesores?

Insignia de la marca en el capó del modelo de lujo Porsche 911 GT 2RS, en la fábrica de Porsche AG en Stuttgart, Alemania.
Por Hannah Elliott
08 de octubre, 2022 | 11:15 PM

Bloomberg — Olvídese de los Quandts de BMW, los prestigiosos Agnellis de Fiat y el clan Ford de Estados Unidos. Los multimillonarios descendientes del hombre que fundó Porsche están un paso más cerca de convertirse en la familia más poderosa del automóvil.

Porsche AG salió a bolsa el 29 de septiembre, cosechando US$9.100 millones para el grupo matriz Volkswagen AG, con una valoración total de US$73.000 millones. Una operación compleja que superó los fuertes vientos del mercado, fue la mayor oferta pública inicial de Europa en más de una década.

La salida a bolsa devuelve a la familia un activo que había codiciado durante mucho tiempo: una minoría de bloqueo en el consejo de supervisión de Porsche, que permite a la empresa determinar su destino sin tener que responder a los señores de VW. Los clanes Porsche y Piëch, a través de su empresa de inversiones Porsche SE, ya tenían el 53,3% de los derechos de voto y una participación global del 31,9% en el capital de VW.

PUBLICIDAD

Esto significa que Porsche SE controla efectivamente toda VW, excepto una minoría de bloqueo del 20% que posee desde hace tiempo el Estado de Baja Sajonia, según Bloomberg Intelligence. Porsche también tiene ahora el 12,5% de las acciones ofertadas de Porsche AG y el 25% más 1 acción de las acciones con derecho a voto de Porsche AG. Así de poderosos son.

“Estamos separando ambos negocios de forma muy clara”, dijo el mes pasado a Bloomberg Oliver Blume, director general del Grupo Volkswagen y de Porsche AG. Blume no está relacionado con la familia. “No tendremos conflictos en medio, así que funcionará”.

Sin embargo, si hay una palabra que describe el linaje Porsche-Piëch, es conflicto. Con décadas de amarga rivalidad e intriga, puñaladas por la espalda y nazismo, la historia del legado Porsche-Piëch se desarrolla como una sucesión, pero en alemán. Comenzó con Ferdinand Porsche, el ingeniero preferido de Adolf Hitler, que fundó su empresa homónima en Stuttgart (Alemania) en 1931.

PUBLICIDAD

Hoy, el patriarca Wolfgang Porsche, nieto del fundador de 79 años, se acerca al final de su influencia como presidente del consejo de supervisión de Porsche SE y Porsche AG. Los conocedores están atentos para ver quién puede tomar el mando en esta familia austriaco-alemana con un pasado tan plagado como prestigioso. Nadie es un favorito para el puesto.

El nacimiento de la leyenda

Austriaco de nacimiento, el fundador de la empresa Ferdinand Porsche desarrolló los tanques militares nazis, la bomba voladora V-1 y el escarabajo VW, este último en respuesta a una petición de Hitler. Porsche fundó su empresa de consultoría homónima con su yerno Anton Piëch y otros patrocinadores; Josef Stalin fue un posible cliente, aunque Porsche lo rechazó debido a la barrera del idioma. De las primeras colaboraciones de Porsche surgieron coches raros, como el controvertido Type 64 que creó para demostrar el poderío nazi.

Modelo Type 64 coupe, diseñado y conducido por el fundador de la empresa, Ferdinand Porsche, en una subasta de Sotheby, en 2019.dfd

En 1945, se encontraba en una prisión francesa por crímenes de guerra cometidos como oficial de las SS durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando Porsche murió en 1951, sus bienes se dividieron a partes iguales entre sus dos hijos, Ferry Porsche y Louise Porsche, que se había casado con Anton Piëch. (Así es como la mitad de la familia Porsche lleva el apellido Piëch, que los del apellido Porsche han utilizado durante mucho tiempo como punto de burla para irritar a los primos).

Ferdinand y su hijo Ferry Porsche desarrollaron coches y tecnologías durante años con Volkswagen, que fue fundada en 1937 por el Frente Obrero Alemán del Partido Nazi. Porsche ha sido propietaria de diversas cantidades de VW desde que se privatizó en 1960. En 1993, Ferdinand Karl Piëch, miembro de la familia Porsche, tomó el timón de VW y permaneció como presidente hasta 2015.

Ferry, que también fue detenido por su actividad en tiempos de guerra con las SS, mantuvo la empresa Porsche en funcionamiento mientras su padre estaba en prisión. Fue fundamental para convertirla en la fortaleza a prueba de adquisiciones que es hoy. En 1948, él y Anton Piëch se reunieron para sentar las bases de los planes que acabarían convirtiéndose en la “Ley VW” de 1960, que otorga a la Baja Sajonia el 20% de las acciones ordinarias de VW y se clasifica como minoría de bloqueo. La ley, en teoría, protege a la empresa de una adquisición hostil. El acuerdo sigue vigente.

Ferry desarrolló el primer Porsche ampliamente reconocido, el 356 tipo escarabajo, y se convirtió en presidente del consejo de administración de Porsche; fue presidente honorario del consejo hasta su muerte en 1998. Su hermana también participó en la dirección del negocio, aunque en menor medida. Fue el reinado de su hijo Ferdinand Karl Piëch el que durante décadas marcó la pauta del crecimiento de la Volkswagen moderna.

PUBLICIDAD

Lucha familiar

A su muerte, Ferdinand Porsche cedió a su hijo Ferry y a su hija Louise, así como a sus cuatro hijos, una participación del 10% en su patrimonio. A partir de ahí, las familias se separan tan bruscamente como la historia bíblica de Isaac e Ismael. La tercera generación de la saga Porsche-Piëch llevó la lucha por el control de Porsche (y el aumento de poder en VW) a nuevas cotas de dramatismo.

Louise envió a sus hijos a internados militaristas, mientras que Ferry envió a los suyos a escuelas Waldorf más relajadas y centradas en la creatividad. El contraste entre ambas filosofías avivó el conflicto, ya de por sí hipercompetitivo, entre las personas reivindicativas de la familia. “Manualidades, ganchillo y canto”, así es como los Piëch menospreciaban la experiencia Waldorf de sus primos, en comparación con su propia y estricta formación. Las disputas alcanzaron un punto álgido a finales de los 60 y principios de los 70, cuando los cuatro principales descendientes trabajaban en Porsche: El hijo de Ferry, el diseñador Ferdinand Alexander Porsche (alias Butzi); su hermano, el jefe de producción Hans-Peter Porsche; el hijo de Louise, el jefe de distribución Hans Michel Piëch; y su hermano, el jefe de investigación y desarrollo Ferdinand Karl Piëch.

Una reunión familiar y un intento de reconciliación liderado por Ferry en Zell am See, Austria, en 1970, sólo sirvió para profundizar la división. (A principios de los años 80, Ernst Piëch, otro de los hijos de Louise, intentó vender su parte de las acciones de la familia a inversores árabes, pero se vio obstaculizado cuando la familia recaudó 100 millones de marcos alemanes para bloquear el acuerdo). La familia decretó a partir de 1972 que ningún miembro de la familia podría trabajar en el futuro en Porsche, que sería gestionada únicamente por directivos externos. Butzi Porsche fundó entonces Porsche Design como operación externa, que producía gafas de sol, esquís y relojes, entre otros artículos de colección.

PUBLICIDAD

(En 1964, Butzi había presentado el artículo más importante que había salido de la fábrica de Porsche, el deportivo 911. En la actualidad, el 911 aporta el 30% de los ingresos de la empresa, aunque sólo representa el 14% del volumen de ventas).

Ferdinand Karl Piëch, primo de Butzi, también se vio obligado a cumplir la norma familiar de que ningún miembro trabajara en Porsche. Tras ser expulsado de su puesto en Porsche, el famoso vástago de baja estatura y disléxico se abrió camino en las filas de Audi en los años 70 y 80, desarrollando iconos como la berlina Audi 100 y el coche de carretera y rally Audi Quattro. En 1993, se convirtió en presidente y consejero delegado del Grupo VW, que incluía a su anterior empleador, Audi, y al que añadió Lamborghini, Bentley y Bugatti en adquisiciones.

PUBLICIDAD
Ferdinand Karl Piëch y su segunda esposa, Ursula, en Berlín, en el año 2013. Foto: Target Presse Agentur Gmbh/Getty Images Europedfd

Piëch también lanzó un legendario contraataque a Porsche después de que su primo Wolfgang empezara a adquirir discretamente acciones de VW a principios de la década de 2000 para intentar una adquisición. Después de que la crisis financiera de 2008 dejara a Wolfgang Porsche desesperado por el dinero e incapaz de completar el golpe, Piëch le dio la vuelta a la tortilla a su primo y, en su lugar, se hizo cargo de Porsche para VW en 2009.

Ir al ataque ya estaba en el caracter de Piëch, que ya había robado el corazón de Marlene Porsche, la esposa de su primo Gerhard Porsche. Marlene dejó a Gerhard por Piëch, creando un posible desequilibrio de poder en la familia, ya que Marlene conservó una parte de las acciones de Gerhard después de divorciarse de él. Marlene y Piëch nunca se casaron; pero tuvieron dos hijos en común. En total, Piëch tuvo 13 hijos de cuatro mujeres diferentes. Un estudio publicado en Frontiers in Psychology en 2021 describió su personalidad como “representada principalmente por los prototipos asertivo-sadista, confiado-narcisista y paranoico-parafrenético”.

Piëch dejó su puesto como presidente de VW en 2015, perfectamente sincronizado para dejar que su sucesor y protegido, Martin Winterkorn, asumiera la culpa por el escándalo de las emisiones de diésel que ha costado a la compañía más de US$30.000 millones y contando. Antes de su muerte en 2019, Der Spiegel describió la cultura empresarial que Piëch había creado en VW como “Corea del Norte sin los campos de trabajo.”

PUBLICIDAD

Desde entonces, las cosas en la empresa familiar han cambiado –al menos un poco–, dice Michael Dean, analista de automoción de Bloomberg Intelligence: “Es mucho más cordial en la familia ahora que [Ferdinand] Piëch se ha ido”. Ahora que el tiempo de Wolfgang Porsche se acerca a su fin, la pregunta es cuánto durará.

Heredero(s) aparente(s)

Como presidente de los intereses empresariales de la familia, Wolfgang Porsche es el portavoz de facto de los más de 80 descendientes del fundador Ferdinand Porsche en cinco generaciones. Este ávido cazador y pintor ha acabado por hacer que la familia vuelva a ser fuerte, como demuestra la reciente salida a bolsa.

Otros juegan también un papel importante en la dinámica de poder, aunque el núcleo de la estructura familiar se descentralice tras la marcha de Wolfgang. El primer candidato es Hans Michel Piëch, hijo de Louise, y el segundo Anton Piëch, primo ligeramente mayor de Wolfgang, este último bogado de formación, lleva una vida pública más tranquila y forma parte de los consejos de administración de VW y Porsche SE.

PUBLICIDAD

Ferdinand Oliver Porsche, sobrino de Wolfgang e hijo de Butzi, es otro de los altos cargos. Oliver, como se le conoce, es el miembro de la cuarta generación de la familia que más tiempo lleva en los consejos de administración del Grupo Volkswagen, Volkswagen AG y Porsche SE. Poco se sabe públicamente de la vida privada de este solitario empresario de 61 años, aunque es un destacado candidato a ocupar el puesto de jefe cuando Wolfgang y Hans Michel ya no estén. “Oliver podría ser el heredero; está en muchos consejos de administración”, dice Dean.

Empleados trabajan en el ensamble de un vehículo Porsche Taycan, en Stuttgart, Alemania.dfd

Peter Porsche, hijo del obsesionado por los trenes Hans-Peter Porsche y bisnieto del fundador, es el mayor accionista de la cuarta generación de la familia, gracias a una herencia de su padre, y forma parte del consejo de Porsche SE. Tiene influencia en Porsche SE, pero su deseo de dominar los coches es menor que el de sus homólogos: El musicoterapeuta publicó en 2012 un libro titulado There’s More to Life Than Building Cars. “No necesito destruir a nadie para hacer negocios”, dijo a Bloomberg en 2016, manifestando una mentalidad polarmente opuesta a la forma en que siempre se había dirigido la empresa.

El hijo de Hans Michel Piëch, Stefan Piëch, es otro actor, posiblemente más suave. Forma parte del consejo de administración de Porsche SE y dirige una empresa de medios de comunicación que concede licencias de programación familiar. En una entrevista de 2021, Stefan habló de su negocio: “Todos hemos crecido con Star Wars. Si tenemos en cuenta que los niños en edad preescolar ya están viendo esto hoy, es evidente que algo va mal. La guerra no es una estrella”.

De los demás, el sobrino de Hans Michel, Josef Ahorner, de 62 años, se sienta en los consejos de Porsche SE y Audi; su hermana, Louise Kiesling, se sienta en el consejo de VW. La hija de Hans Michel, Julia Kuhn-Piëch, también forma parte del consejo de VW. Mark Phillip Porsche, uno de los hijos de Butzi, forma parte del consejo de MAN, una empresa de camiones comerciales controlada por VW, al igual que Julia Kuhn-Piëch y otra prima, Stephanie Porsche-Schröder.

Entre los miembros más jóvenes de la familia que se adentran en el mundo de los caballos de fuerza se encuentra Toni Piëch, que fundó el aspirante a fabricante Piëch Automotive en 2016. Ferdinand R.W. Porsche, conocido como Ferdi, tiene un feed de Instagram cargado de Porsches refrigerados por aire y está involucrado en la promoción de las carreras anuales sobre hielo en St. Moritz; ha estado en Los Ángeles recientemente con Wolfgang, asistiendo a cenas privadas organizadas por coleccionistas de Porsche de alto poder adquisitivo. Diana Porsche, que mantiene una presencia en Instagram, pertenece a la élite del ecuestre. Estos miembros no figuran en el índice de multimillonarios de Bloomberg, aunque el acuerdo no se cerrará a través de su holding hasta enero. Puede que no les importe.

“La generación más joven es bastante discreta”, dice Dean. “Se ven a sí mismos como empresarios más que nada”.

--Para contactar con la autora de esta historia, escrita originalmente en inlgés: Hannah Elliott en Los Ángeles en helliott8@bloomberg.net

PUBLICIDAD