Narendra Modi, primer ministro de la India, a la derecha, camina con Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, en la Casa Hyderabad en Nueva Delhi, India, el sábado 25 de enero de 2020.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Es al mismo tiempo sorprendente pero familiar.

Más de 51 millones de brasileños votaron para reelegir al presidente Jair Bolsonaro, un autoritario populista de derechas que profesa su admiración por la dictadura militar que asaltó el país hasta 1985.

PUBLICIDAD

Él no ha ganado. Lo más probable es que pierda en la segunda ronda el 30 de octubre contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que lo superó por 6 millones de votos en la primera ronda. Pero la escalofriante perspectiva sigue en pie:

Es posible que los brasileños vuelvan a elegir como presidente a un hombre que ha demostrado tener poca paciencia con la democracia, que ha abrazado el uso de la tortura y que una vez afirmó que la dictadura debería haber matado a muchos más brasileños, incluido el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso. Como miembro del Congreso en 2016, dedicó su voto para destituir a la presidenta Dilma Rousseff al coronel que dirigía la unidad que la torturó en la década de 1970.

PUBLICIDAD

Sin embargo, lo que más llama la atención es lo poco llamativa que resulta la historia en el entorno político actual.

La Hungría de Victor Orban, la India de Narendra Modi y la Turquía de Recep Tayyip Erdogan se han orientado decididamente hacia la “democracia iliberal”. Italia está ahora gobernada por los herederos políticos de Benito Mussolini. Incluso el nuevo partido gobernante de Suecia tiene raíces en el nazismo. El Instituto V-Dem estima que el 70% de la población mundial vivió el año pasado bajo alguna forma de gobierno autocrático, frente al 40% de una década antes. El presidente Donald Trump no logró ser reelegido en 2020, pero 74 millones de estadounidenses votaron por él.

PUBLICIDAD

Estos millones de votos en todo el mundo requieren un examen más profundo. La idea de que las masas del siglo XXI decidieron repentinamente salir del armario como fascistas, revirtiendo el cambio hacia la política liberal que caracterizó la segunda mitad del XX, no es una explicación. No ayudará a construir la nueva política que el mundo aparentemente necesita para hacer frente al autoritarismo.

Trump, como es característico, atribuye el cambio a los temas que le ayudaron a llegar al poder. “Es un movimiento muy simple: Dennos fronteras seguras, dennos calles seguras, no queremos crimen, dennos buena educación, dennos dignidad y dennos respeto como nación. No es complicado”, dijo Trump en una entrevista la semana pasada, deleitándose con el fuerte despliegue de su clon ideológico brasileño. “Todo esto es un gran movimiento que ha tenido lugar y ahora está ocurriendo en todo el mundo”.

PUBLICIDAD

Y, sin embargo, la experiencia de Brasil sugiere que la desilusión de la gente con el orden capitalista liberal proviene de una complicada maraña de frustraciones y decepciones que no provienen todas del mismo lugar.

Bolsonaro, al igual que Trump, obtuvo una gran parte del apoyo de los votantes cristianos evangélicos, encendidos por temas similares, como la oposición a los derechos de los transexuales y al aborto, que sigue siendo ilegal en Brasil. También se benefició del tema “los hombres deben ser hombres”, un ganador seguro entre los votantes masculinos inseguros en los países industrializados donde las mujeres están ganando poco a poco poder y prominencia en el lugar de trabajo y en la sociedad en general.

PUBLICIDAD

Sin embargo, algunas de las fuerzas más poderosas que impulsan el antiliberalismo en todo el mundo resultaron ser menos relevantes para los votantes brasileños.

La inmigración y el cambio demográfico han avivado la xenofobia y la hostilidad racial desde Hungría, pasando por Suecia, hasta Estados Unidos, ofreciendo una oportunidad a los empresarios políticos que prometen proteger al volk de la creciente influencia de los que están al otro lado de las líneas étnicas, religiosas y culturales.

PUBLICIDAD

Sin embargo, aunque el deseo de contar con calles seguras ha jugado un papel importante en las elecciones de Brasil (teñido del mismo tipo de hostilidad racial que Trump intentó explotar cuando prometió proteger a las mujeres blancas de los suburbios de las amenazas urbanas), la inmigración no fue un tema crítico. Eso es probablemente porque no hay mucha.

De manera crítica, los brasileños no parecen verse a sí mismos como víctimas del estallido de la globalización hipertrofiada tras la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio hace poco más de 20 años, que extendió la desesperación por el corazón industrial estadounidense, ayudando a llevar a los trabajadores de cuello azul al abrazo de Trump.

PUBLICIDAD

Como en muchas otras democracias descontentas, millones de brasileños están claramente desilusionados con el orden liberal. Pero, a diferencia de los votantes de EE.UU. y otros países industrializados, la frustración de la clase media brasileña no nace del todo de la pérdida, es decir, de la sensación de que el liberalismo globalizado los ha expulsado de su legítimo lugar de privilegio. Se trata más bien de que la prosperidad nunca ha llegado a cuajar.

En Brasil, el aumento de la influencia de China fue una buena noticia, que apuntaló una década de rápido crecimiento económico que no se había experimentado desde la llegada de la democracia. Pero China se ralentizó, el auge de Brasil impulsado por las materias primas se desvaneció y millones de brasileños que apenas se acercaban a la clase media vieron cómo se la quitaban.

El contraste entre sus desvanecidas perspectivas (la renta media per cápita cayó un 8% en términos reales entre 2013 y el año pasado) y la visión de los políticos atiborrándose de una gigantesca trama de corrupción, el tercer escándalo de este tipo que ha barrido Brasil desde el final del régimen militar, encendió un movimiento decidido a echar a la clase política.

Aquí es donde el hilo de la historia brasileña se enrosca de nuevo con el abrazo más amplio del autoritarismo antiliberal en todo el mundo. Las causas específicas del descontento popular pueden ser idiosincrásicas. La incapacidad de la clase política del liberalismo para responder a la frustración de los votantes es la regularidad sistemática.

En Brasil, la clase política se dedicó a robar. En EE.UU., hasta la llegada de Trump, demócratas y republicanos querían creer que el racismo ya no era un problema (seguramente arreglado en los años 60, o algo así). Ambos partidos abrazaron la globalización como motor de la prosperidad media, pero ignoraron que también producía perdedores. Ninguno de los dos se atrevió a hablar con los estadounidenses sobre la inmigración.

En ambos países, el establishment estaba demasiado cómodo. Así que los emprendedores de fuera vieron una oportunidad y tomaron al establecimiento por asalto.

Todavía faltan un par de semanas para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que decidirá entre Lula y Bolsonaro. Los medios de comunicación brasileños están inundados de comentarios angustiosos sobre el riesgo inminente para la democracia de la nación.

Destacando entre las columnas atormentadas, una nota de Roberto Mangabeira Unger en el diario Folha de Sao Paulo anima a los brasileños, si bien no con especial entusiasmo, a votar por Lula en la segunda vuelta. Pero el profesor de Derecho de Harvard, nacido en Brasil y que fue ministro de Asuntos Estratégicos con Lula y Rousseff, también defendió el caso de las decenas de millones de brasileños que votaron al rival autoritario de Lula. Ellos “no son protofascistas y no quieren liquidar nuestra democracia”, escribió. “Lo que nos falta”, dijo, “es imaginación”.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.