Economía

Expectativas de consumidores de EE.UU. sobre inflación se suaviza para 2023

No obstante, las previsiones a largo plazo son más sombrías que en sondeos anteriores

Un comprador sostiene una cesta de la compra con comestibles dentro de una tienda de comestibles en San Francisco, California, Estados Unidos, el lunes 2 de mayo de 2022.
Por Michael Sasso
11 de octubre, 2022 | 02:42 PM

Bloomberg — Los consumidores de EE.UU. creen que la inflación del país se desacelerará modestamente en 2023 pero son menos optimistas a largo plazo, según se desprende de la más reciente encuesta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

La mediana de las expectativas de inflación a un año cayó hasta el 5,44% en septiembre, por debajo del 5,75% del mes anterior y la cifra más baja en un año, dijo el martes el banco regional de la Fed en un informe.

A tres años no obstante, los precios subirán un 2,91%, frente al 2,76% de agosto. Las previsiones de inflación para los próximos cinco años también aumentaron.

PUBLICIDAD
Los consumidores ven un descenso de la inflación a corto plazo y suben a largo plazodfd

Los precios de las tiendas de comestibles son una de las principales preocupaciones, ya que las expectativas de aumentos de precios de alimentos a un año aumentaron un punto porcentual hasta el 6,9% en septiembre, según la encuesta.

Los consumidores también consideran que los precios de la gasolina, el coste de la educación universitaria y los alquileres están en alza, mientras que esperan cierta moderación en los costes de la atención médica.

Aplacar la inflación se ha convertido en la principal prioridad de la Reserva Federal, que se espera que aumente las tasas de interés en 75 puntos básicos por cuarta vez consecutiva el mes que viene. El banco central también presta mucha atención a las expectativas de inflación, ya que pueden convertirse en una profecía autocumplida.

PUBLICIDAD

EE.UU. está experimentando la peor inflación en una generación. Se espera que los datos de septiembre, que se publicarán el jueves, muestren que los precios, excluyendo los alimentos y la energía, están subiendo al ritmo anual más rápido en cuatro décadas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD