Vladimir Putin
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El presidente ruso Vladimir Putin puede hacer la guerra en todas partes y de todas las maneras, y quiere que Occidente lo sepa. Por eso no sólo está volando de nuevo partes de Kiev. También está amenazando a Ucrania, a la Unión Europea y a la OTAN con una escalada nuclear, al tiempo que intensifica la guerra híbrida que, como señor de la guerra entrenado por el KGB, lleva décadas dominando.

Técnicamente, los países occidentales a los que ataca no siempre pueden demostrar de inmediato que Putin es personalmente responsable de un acto específico de agresión. Esa es la naturaleza de la guerra híbrida, que difumina deliberadamente los límites entre el combate militar, tecnológico, psicológico y de otro tipo y esquiva la atribución fácil. Pero los expertos están percibiendo ese olor característico.

PUBLICIDAD

El fin de semana, el tráfico ferroviario en el norte de Alemania se detuvo durante varias horas. Dos cables de radio separados se habían cortado simultáneamente, uno el respaldo del otro, a cientos de kilómetros de distancia. Las investigaciones están en marcha. Pero el consenso es que se trata de un sabotaje profesional y muy sofisticado.

Esta interrupción se produjo después de unas explosiones sospechosamente coreografiadas en las profundidades del Mar Báltico la semana pasada. Esas detonaciones dañaron dos gasoductos destinados a bombear gas natural de Rusia a Alemania, a la que Putin quiere chantajear hasta la sumisión mediante la inanición energética. La gigantesca burbuja de metano del Báltico recordó a toda la alianza occidental que tiene cientos de otros enlaces vulnerables en los fondos marinos, que transportan desde gas hasta electricidad y datos de Internet.

PUBLICIDAD

Con cada acto de sabotaje y provocación de este tipo -esta semana también ha habido ciberataques contra varios aeropuertos estadounidenses- se desarrolla una interesante dinámica en algunos países occidentales. Los entendidos señalan inmediatamente a Putin como el autor más probable. Pero otros, al oír el nombre, reaccionan como si alguien acabara de gritar “Voldemort”. En el mismo momento, sacan a relucir teorías conspirativas de las regiones más bajas del pantano de la propaganda del Kremlin. Tal vez fueron los yanquis, tal vez fuimos nosotros, tal vez ni siquiera sucedió.

Y eso, también, es lo que quiere Putin. Necesita que los estadounidenses, los alemanes, los italianos, los húngaros y otros se peleen con sus propios compatriotas, e incluso que empiecen a odiarlos. Quiere que empecemos a creer, como ha dicho el autor Peter Pomerantsev, que “nada es verdad y todo es posible”. Quiere que dudemos de la realidad: el bien y el mal, la víctima y el agresor, la autodefensa y la escalada.

PUBLICIDAD

De este modo, Putin sabe que muchos de nosotros le tendremos aún más miedo. Por supuesto que nos asusta que pueda lanzar armas nucleares. Pero ahora también nos preocupa que pueda acabar con nuestro suministro de electricidad y agua, con nuestras telecomunicaciones y hospitales, o que pueda complicarnos la vida de otra manera, estemos donde estemos. Como dijo un alto mando del ejército alemán a un periódico, nos encontramos en un estado en el que ya no estamos totalmente en paz y todavía no estamos realmente en guerra.

Contemplando todos estos teatros de guerra en su totalidad, debemos dar a Putin un cierto tipo de crédito. Probablemente lleva mucho tiempo riéndose de las distinciones arbitrarias que los analistas militares occidentales han trazado y que se han convertido en silos en nuestras mentes, y por tanto en nuestros preparativos para defendernos... contra él.

PUBLICIDAD

Eso empieza con el término “guerra híbrida”. La idea subyacente -de la ambigüedad estratégica en la lucha, básicamente- es tan antigua como la guerra, y por tanto la humanidad. Pero el término fue acuñado recién en 2007 -por Frank Hoffman, un pensador militar estadounidense- para describir lo que Putin ya estaba en camino de practicar.

Lo mismo ocurre con los llamados “dominios” de la guerra. Originalmente, éstos eran la tierra y el mar, a los que se sumaron después el aire, el espacio y el ciberespacio. Estas distinciones pueden haber tenido sentido para los planificadores logísticos de los ministerios de defensa, que podían asignar un servicio - ejército, marina, fuerza aérea - a cada dominio.

PUBLICIDAD

Pero son irrelevantes para un enemigo como Putin, que mezcla intuitivamente todos los medios que proporciona el universo físico y psicológico para manipular, chantajear y violentar a sus adversarios. Ya ha utilizado a los emigrantes, los hidrocarburos, el trigo, el Novichok, los candidatos manchurianos, las teorías conspirativas y muchas otras cosas. Con mucho gusto se servirá de los virus, las radiaciones y cualquier otra cosa que surja.

Debemos esperar que se corten más cables y que exploten más tuberías. Debemos prepararnos para que las fábricas se oscurezcan sin previo aviso, los satélites se comporten de forma extraña, los sistemas de navegación se bloqueen y los cajeros automáticos nieguen nuestros PIN. Y cada vez, veremos más “idiotas útiles” de Putin -sus títeres en la política y los medios de comunicación occidentales- diciéndonos que no creamos lo que está sucediendo.

PUBLICIDAD

Desde 2016, la OTAN ha declarado que “las acciones híbridas contra uno o más aliados podrían dar lugar a una decisión de invocar el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte.” Esa es la cláusula que dice que un ataque a uno es un ataque a todos.

Ese general alemán tiene razón: Estamos en un lugar liminal entre la paz y la guerra, y eso es una experiencia nueva e incómoda. Pero más vale que nos acostumbremos rápido, y que le mostremos a Putin que también conocemos sus vulnerabilidades.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.